Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Existe interés por San Rafael Guízar en Polonia, Argentina, España, EU y países Bálticos

- Hay peticiones para exhibir reliquias en dichos países debido a la devoción que ha despertado: padre Rafael González

?ngeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 14/04/2010

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
La devoción para San Rafael Guízar y Valencia crece día a día, “tenemos peticiones de reliquias (objetos que usó el Santo en vida) para ser exhibidas en países como Polonia, Argentina, España, Estados Unidos e incluso los países Bálticos”, afirma el padre Rafael González.

Nacido el 26 de abril de 1878, Rafael Guízar se distinguió por ser un sacerdote valiente dedicado a ganar almas para Dios. Por ello realizaba misiones tanto en México como en otros países, Cuba, Guatemala, Colombia y el Sur de los Estados Unidos.

Durante la Revolución Mexicana atendió a los enfermos y moribundos por el movimiento armado. Guízar se disfrazaba como vendedor de baratijas para entrar al campo de batalla y no poner al descubierto su condición de sacerdote. Así impartía la Absolución Sacramental y el Sagrado Viático a quienes agonizaban.

Estuvo desterrado en Cuba y en enero de 1920 llegó a Veracruz donde estableció su obispado. Fue en Xalapa el 9 de enero que tomó posesión de la Diócesis. Como Obispo de Veracruz sufrió la persecución religiosa en México donde sufrió calumnias, vejaciones, destierros y hambre.

Aún en contra de las persecuciones mantuvo abierto el Seminario. Obligado a esconderse por la persecución religiosa en Veracruz, pasó sus últimos días en la Ciudad de México donde padeció diversas enfermedades como diabetes, flebitis e insuficiencia cardiaca. Ahí murió el 6 de junio de 1938 y su cuerpo fue trasladado a su diócesis en Xalapa.

Sus restos descansan en la Catedral donde cada año acuden a visitarlo devotos de varias ciudades de la República Mexicana.

Pese a que el 6 de junio es el aniversario de su muerte, su fiesta litúrgica se celebra el 24 de octubre. “De hecho debiera ser su fiesta litúrgica el 6 de junio porque los santos celebran su tránsito al cielo el día de su muerte”, aclara el padre González, “yo le pedí al papa Juan Pablo II (qepd) que no pusiera como fecha litúrgica el 6 de junio porque aquí había ya una tradición de años de visitar la tumba de Guízar el 24 de octubre, en virtud de que antiguamente era la fiesta del arcángel Rafael; era su santo y por eso los fieles festejaban en vida en esa ocasión. Posteriormente lo visitaban en el panteón y luego en la catedral después de que se trasladó su cuerpo acá”.

“Hay una propuesta de nombrarlo patrono de los seminarios por su interés de formación sacerdotal y porque fue el único obispo que mantuvo abierto el seminario en tiempos de la persecución, ha habido mucho crecimiento en la devoción a San Rafael Guízar”, señala el padre.

Así, indica que cada año vienen sacerdotes con seminaristas a la tumba, “celebran en la catedral, vienen acá al museo y ha habido cada año más gente”.

Los reportes de los milagros se guardan por escrito para conformar el Libro de Milagros, no con la finalidad de presentarlos en el Vaticano sino para tener el testimonio. También se lleva un Reporte Periodístico de todas las publicaciones que han salido sobre el Santo.