Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Familiares no dan crédito a fatal accidente de autobús en Atoyac, este domingo

- Parientes de las víctimas tuvieron crisis nerviosa al llegar al lugar de los hechos

- Podría ser el peor accidente en la historia de este puente

Benito Ju?rez Ram?rez Atoyac, Ver. 10/01/2016

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Familiares que llegaron al lugar del fatal accidente no daban crédito al cuadro que presenciaron, lo que provocó crisis nerviosa, gente desmayada y llanto.

Expresan que alrededor de las 6:30 de la mañana todo era felicidad, emoción entre los jóvenes porque se iban a jugar la final contra un equipo de Córdoba.

Para eso contrataron un autobús de la empresa Jamapa con el número económico 1872, donde viajaban juntos papás y menores de edad, o sea la porra para apoyar a su equipo.



Esto habla que este autobús viajaba con sobrecupo; aunado a esto, el chofer conducía a exceso de velocidad en las curvas de la sierra de Atoyac; que al descolgarse en la bajada para llegar al puente; aun cuando hay un tope antes de entrar a la curva; el autobús ya no respondió y se siguió derecho llevándose el barandal del puente para caer en picada al fondo del río Atoyac.

Al escuchar el estruendo los pobladores, que apenas abrían los ojos de este domingo al despertar; corrieron a ver qué había ocurrido y fue cuando se dieron cuenta de este trágico accidente.

Al poco rato se empezaron a escuchar las sirenas, eran las ambulancias de los diversos cuerpos de rescate, la movilización de la Policía Municipal y el griterío en el fondo del río: pedían auxilio.



Testigos oculares expresaron que muchos de los heridos habían perdido el conocimiento y otros buscaban revivir a sus familiares; pero sus esfuerzos estaban de más: habían fallecido por la caída en picada de más de 20 metros de altura.

En este pueblo y en la región de estos municipios, hay consternación por este fatal accidente; quizá el más trágico que se haya suscitado en este puente; donde también se han ido al fondo camiones cargados con caña de azúcar.

En esta lugar se respira un clima de silencio, de gente que corre de un lugar a otro, preguntando si están vivos sus familiares; otros se abrazan y lloran; porque no dan crédito a lo que ven; esa fila de muertos tendidos en el salón social de Atoyac.