Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Forenses argentinos podrían analizar restos del joven Bernardo Benítez Arróniz

- En entrevista con Ciro Gómez Leyva, su padre informó que ya contactó a los expertos

- Bernardo Benítez se negó a firmar un acta de defunción hasta estar completamente seguro que son los restos de su hijo

?ngeles Gonz?lez Ceballos Xalapa, Ver. 10/02/2016

alcalorpolitico.com

El señor Bernardo Benítez, padre de Bernardo Benítez Arróniz, informó que la noche de este martes se hizo el primer contacto con los expertos argentinos que realizaron los estudios de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa para ver si ellos pueden analizar los restos aparecidos en el rancho de Tlalixcoyan.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, adelantó que mañana jueves será el primer contacto con el grupo de argentinos.

Explicó que la comunicación con los expertos fue a través de familiares que tienen en la Ciudad de México, quienes le enviaron un correo electrónico y donde le responden con quién se deben presentar: “al parecer mañana vamos a tener el primer contacto con ellos”, agregó.



Indicó que no están recibiendo el apoyo del Gobierno del Estado, sino de organizaciones de la sociedad civil, de ayuda a víctimas, para darles orientación sobre quién más pudiera ayudarlos.

"Lo único que tenemos es un poco más de acercamiento con los argentinos, esperemos que ya mañana tengamos algo más seguro para que ya empiecen a arreglarse los estudios. Tenemos de parte de la Gendarmería el ofrecimiento de sus instalaciones por si las personas que van a hacer el estudio en las mismas instalaciones de la Gendarmería se podrían hacer”, resaltó.

Confirmó que ayer martes, la Fiscalía General del Estado le quería hacer entrega de los restos de su hijo Bernardo y quería que firmara un acta de defunción, pero no aceptó y se regresó ese resto y quedó en custodia de la Gendarmería Nacional.



“La Fiscalía de Veracruz me quería entregar un acta de defunción que yo no acepté, dije que primero tenía que cerciorarme al cien por ciento que eran los restos mi hijo y se regresaron los restos nuevamente a México, quedaron en resguardo de la Gendarmería hasta que todo esto se establezca”, expresó.

Lo que recibiría de parte del Gobierno de Veracruz era parte del hueso de la tibia de su hijo Bernardo; sin embargo, les dijo que no aceptaría el acta de defunción hasta estar completamente seguro de que era de su hijo.