Ir a Menú

Ir a Contenido

Alerta de violencia de genero
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Graves irregularidades de Fiscalía contra presuntos asesinos de alcaldesa Florisel Ríos

- Delincuencia organizada habría “levantado” y entregado a presuntos responsables a la Policía Ministerial
- Policías ministeriales los habrían torturado y obligado a disparar un arma para “plantar evidencia” del crimen
- Familia de uno de ellos, intimidada, vendió su casa para huir y poder pagar un abogado

Romeo Ahuja Xalapa, Ver. 06/04/2021

alcalorpolitico.com

“Me dijeron que ‘le bajara de huevos’, que ‘aguantara vara’, que no dijera nada de cómo fui entregado o me podían ‘dar pa’ abajo’”, cuenta Víctor Francisco “N”, uno de los dos procesados por el feminicidio de la alcaldesa de Jamapa, Florisel Ríos Delfín, cometido el 11 de noviembre de 2020.
 
Desde el penal de Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oaxaca, el hombre de 32 años reconoce que hasta antes de su detención vendía drogas en el puerto de Veracruz, sin embargo, se deslinda tajantemente de lo ocurrido con la militante perredista.
 
A la hora del asesinato de la presidenta municipal Víctor asegura que estuvo en el taller mecánico de su padre. Desde ahí se comunicó por Facebook con su expareja; y un testigo –cliente del lugar– aceptó que Víctor “N” reparó su camioneta.
 
Alcalorpolítico entrevistó a los dos detenidos por el crimen de Florisel Ríos, quienes a su vez señalan a presuntos integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) de privarlos de la libertad la tarde del 14 de noviembre de 2020, en horas y lugares distintos, y posteriormente entregarlos con policías ministeriales de la Fiscalía General del Estado (FGE). 
 
Víctor “N” y John “N” coinciden en temer por su vida y la de sus familiares. Y culpan a policías ministeriales de haberlos torturado y obligado a disparar al aire con una pistola sig sauer calibre 9mm, la misma con la que la edil fue asesinada con dos tiros en la cabeza.
 
Este reportaje, para el cual se solicitó la postura de la FGE, contrasta con la versión oficial del Gobierno de Veracruz, sobre lo que se anunció como una respuesta contundente e inmediata al crimen de Florisel Ríos Delfín.
 
La madrugada del 15 de noviembre, autoridades estatales destacaron las detenciones de Víctor “N” y John “N”. Las capturas, informaron, se dieron en un retén del municipio de Manlio Fabio Altamirano, en la costa veracruzana.
 
Los dos hombres se habrían resistido a una revisión de rutina e iniciado un enfrentamiento con policías estatales y federales, quienes solo repelieron la agresión y los detuvieron por el delito de ultrajes a la autoridad. Posteriormente fueron imputados y vinculados a proceso por el crimen de la munícipe de Jamapa.
 
Veracruz registra 22 asesinatos contra políticos durante la administración del morenista Cuitláhuac García Jiménez, donde la mayoría de los casos prevalecen en la impunidad; no hay detenidos. La entidad jarocha y Guerrero lideran ataques y atentados contra la clase política, de acuerdo con información referida por el presidente Andrés Manuel López Obrador.
 
*Víctor “N” estuvo en su domicilio el día que asesinaron a Florisel*
 
“Tenemos una prueba de que Víctor no estuvo el 11 de noviembre en Jamapa. […] Él estuvo trabajando con su papá en el taller. […] Y estuvo un rato en el celular, justo en la mañana, iban a dar las 11”, indicó Clara Luz “P”, madre del hoy procesado.
 
La mujer muestra una conversación que sostuvo Víctor “N” [de sobrenombre ‘Chikis’] con su expareja el 11 de noviembre de 2020 a las 10:49 horas, minutos antes de que el cadáver de Ríos Delfín fuera hallado en un paraje de Ixcoalco, Medellín de Bravo, a una hora del domicilio de Víctor “N”, en el puerto de Veracruz.


Víctor escribió por Messenger a Laura Patricia “G, su expareja. La conversación que tuvieron fue para pedirle que lo dejara ver a su hija, a quien tenía un mes sin visitarla.
 
Víctor: “N”: “Ya no estoy jugando, esa. Dime qué rollo con lo de la niña. Ya porque ya te quieres parar tu culo y como que no, esa. [...] Así que dime qué rollo, esa”, preguntó Víctor a las 10:49 horas del 11 de noviembre.
 
Laura Patricia “G”: “Estoy trabajando y no tengo tiempo para tus bobadas”, contestó Laura, justo a las 12:00 horas del mismo día.
 
Víctor “N”: “Jajaja. Yo no te pregunté eso, yo nada más te pregunté por mi hija, y si andas trabajando en cualquier bar es tu rollo. Sale. [...] Bueno, dime cuándo la veré nada más. Sale, pues. Bye.”, insistió Víctor “N”, a las 02:55 horas del 12 de noviembre.
 
Laura Patricia “G”: “Ya te dije que no tiene tiempo [su hija] y que yo sepa trabajar en cualquier bar no es delito. [...] Así que deja de molestar”, finalizó Laura, a las 06:49 horas del 12 de noviembre.

Víctor “N” envió esos mensajes desde un ZTE Blade L8, cuyo registro de geolocalización del celular indica que estuvo ubicado en las coordenadas de su domicilio, 19°12’00.5”N 96°09’06.2”W.
 
En entrevista con un cliente del taller del padre de Víctor “N”, reconoció que el 11 de noviembre de 2020 el inculpado reparó su camioneta la mañana en que ocurrieron los hechos en Jamapa.
 
“Eran como las 12, afuera de su casa su papá tenía un taller mecánico. Entonces el muchacho estaba apoyando con la camioneta, si yo no lo hubiese visto ese día, ni meto las manos por él”, declaró el hombre desde el anonimato.
 
La versión de los imputados
 
En entrevista telefónica del 22 de febrero del año en curso, Víctor Francisco “N” declaró que la tarde del 14 de noviembre, alrededor de las 17 horas, cinco sujetos armados lo “levantaron” en las afueras del bar “San Judas Tadeo II”, ubicado en la zona centro de la ciudad de Veracruz, en la calle González Pagés, esquina con Paso y Troncoso.
 
Dicho por Víctor “N”, los individuos que lo privaron de la libertad habrían sido integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), quienes estarían haciendo con él un ajuste de cuentas debido a no cumplir con el pago de una cuota, ligada a la venta de drogas por menudeo.

“Los malandros dijeron que venían por mí, que me la iba a fletar, me vendaron los ojos y me ataron, recuerdo que me subieron a una camioneta blanca, como la que dicen en las noticias, me amenazaron y me llevaron a un cuarto, no recuerdo a dónde”, agregó.

Víctor indicó que la noche del 14 de noviembre presuntos integrantes del CJNG lo entregaron con elementos de la Policía Ministerial, en “un lugar con fuerte olor a pescado”, aparentemente Plaza de Mar, el mercado de pescadería del puerto de Veracruz. Acto seguido, los policías ministeriales lo habrían llevado a los patios de la Policía Ministerial, en donde lo obligaron a disparar una pistola al aire.

“No vi sus caras porque me traían vendado […], los ministeriales me obligaron a disparar un arma al aire, me mencionaron el nombre de mi hijo y de mis jefes y me dijeron que ‘le bajara de huevos’, que ‘aguantara vara’, que no dijera nada de cómo fui entregado o me podían ‘dar pa’ abajo’, abundó.
 
Difunde su versión mediante carta
 
El pasado 10 de marzo, un familiar de John León “N” recibió un sobre con cartas que este último le mandó, en las cuales el inculpado describe cómo lo “levantaron” supuestos integrantes del CJNG para entregarlo con policías ministeriales.

"Jalisco nos entregó con los ministeriales, yo te lo había dicho que están juntos, solo que se te olvidó, y nos hicieron disparar al aire con un arma, estábamos vendados, no sabíamos por dónde andábamos. Nos dijeron ‘si hablan vamos a matar a su familia’, a mí me mencionaron tu nombre y fotos y el segundo nombre de mi hijo. Al Chikis [Víctor “N”] igual, nos dijeron dense culpables, si no ya saben", expone John en la carta.
 
"[...] A mí me agarraron unos vatos ya viejos [afuera de Soriana Los Pinos], ahí venía “El M.”; “El G.” llegó después, solo se reía... Al 'Chikis' le dio unos vergazos; a mí no me tocó [...] Nos iban a matar, nos vendaron los ojos con cinta, primero nos pusieron un Cótex (toalla sanitaria) en los ojos, después no sé a dónde nos llevaron y luego me hincaron. Le dijeron al 'Chikis': tú lo vas a matar al John; dijeron [que] uno de los dos se va a morir, o dale tú un balazo al 'Chikis', John. Le rogué mucho a Dios que nos cuidara y al poco rato les hablaron, “El G.” se fue para México porque estaba enterado por lo del David y le pegó al 'Chiquis'", escribe John.


Parte del sobre de la carta


"Nunca estuvimos en una carretera ni hubo ninguna balacera que dicen, a nosotros nos están queriendo meter ese delito de la alcaldesa, pero nosotros ni tenemos nada que ver, solo lo hacen para refundirnos aquí", aseguró John "N" vía telefónica el 18 de marzo de 2020, y aseguró que además fue despojado de la ropa que traía (un short verde Nike y una playera blanca sin mangas) para “encasquetarle” un pantalón azul y una camisa blanca con estampado de piñas.
 
La versión oficial
 
El 17 de noviembre de 2020, el Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, reveló que dos personas habían sido detenidas por el asesinato de Florisel Ríos Delfín.
 
El informe policial homologado número 30/OA/01193/15/11/2020/05/38 detalla que Víctor Francisco “N” y John León “N” fueron detenidos en el cruce carretero Cuatro Caminos – Las Higueras, perteneciente al municipio de Manlio Fabio Altamirano.
 
Las detenciones se habrían concretado luego de que dos camionetas evadieran un filtro de revisión que custodiaban elementos de la Policía Naval, Fuerza Civil y Policía Ministerial. De acuerdo con un policía naval, identificado como Juan José Jacuinde Sánchez, las camionetas fugitivas habrían detenido su marcha a un kilómetro del retén.
 
Tres sujetos se dieron a la fuga de una camioneta Honda CR-V color gris, placas YFG-476-A; en tanto que los dos tripulantes de la otra camioneta, una Toyota Hilux color blanco, placas VR33142, comenzaron a disparar a elementos de la Marina Armada de México.
 
Luego del supuesto enfrentamiento, señala el informe, los policías navales habrían sometido a Víctor Francisco “N” y John León “N”, a las 23:55 horas del 14 de noviembre. El operativo concluyó además con las dos camionetas retenidas y armas largas y cortas aseguradas, entre ellas una R15 calibre .223, una pistola Erfurt 9mm y una pistola sig sauer 9mm.
 
Según el relato del primer maestre Jacuinde Sánchez, la madrugada del 15 de noviembre elementos de la Policía Naval trasladaron a los presuntos responsables a la Delegación Regional de la Policía Ministerial, a bordo de la unidad policial de placas 100356, toda vez que la unidad de la Secretaría de Marina, de número 100356, habría recibido impactos de bala en el radiador.
 
Paralelo a ello, el policía ministerial Juan José Crespo Méndez procedió a llamar vía telefónica al servicio de “Grúas del Golfo” para el levantamiento de las unidades aseguradas. En tanto que las peritas criminalistas Karla Gochi Hernández y Jenny Jiménez Vázquez, bajo el mando del Director Regional de los Servicios Periciales, Abel Roa Franco, realizaron la inspección y recolección de huellas e indicios del lugar en que habrían ocurrido los hechos.
 
Los policías ministeriales trasladaron a los detenidos hasta el Servicio Médico Forense (SEMEFO), en Boca del Río, para realizarles la certificación médica.
 
A decir del dictamen realizado por el Dr. Agustín Morales, perito médico de la Dirección Regional de los Servicios Periciales, John León presentaba arañazos en la parte del cuello y del tórax, mientras que Víctor Francisco no presentaba “lesiones físicas externas de origen traumático”, a pesar de que este último portaba una férula en el dedo meñique derecho debido a una fractura.
 
Posteriormente los trasladaron a la Fiscalía Sexta de la Unidad Integral de Procuración de Justicia del XVII Distrito Judicial de Veracruz, representada por la Lic. Leticia Guzmán Martínez, a efectos de iniciar la carpeta de investigación UIPJ/DXCII/F6/5059/2020 por el delito de ultrajes a la autoridad.
 
Aunque Víctor “N” y John “N” fueron reportados como detenidos por ultrajes a la autoridad, el 17 de noviembre les imputaron también el delito de feminicidio de Florisel Ríos Delfín, dado que la pistola que habrían disparado Víctor y John, una sig sauer 9mm, era la misma con la que asesinaron a la alcaldesa.
 
 De acuerdo con la Fiscal General del Estado, Verónica Hernández Giadáns, el 25 de noviembre de 2020 se vinculó a proceso a los dos detenidos del delito de homicidio calificado en agravio de Florisel Ríos Delfín, concediendo la Jueza de Control, Ángela Peralta Meza, cuatro meses de investigación complementaria y la medida cautelar de dos años de prisión preventiva oficiosa.

Les achacan asesinato de contralmirante
 
En un mensaje a medios de comunicación emitido el 27 de noviembre del año pasado, Verónica Hernández Giadáns, informó que los imputados Víctor “N” y John “N” también habrían participado en “otros hechos delictivos y pronto se esclarecerán otros lamentables eventos criminales en los que también participaron dichos probables delincuentes”.
 
En ese sentido, el 15 de diciembre el Juez del Juzgado de Procedimiento Penal y Oral del Distrito Judicial de Veracruz, Armando Virgen Alcalá, hoy fallecido por covid-19, giró una orden de aprehensión contra Víctor “N” y John “N” por el homicidio calificado en agravio del contralmirante Rodolfo Pallares Herrán, perpetrado el pasado 21 de agosto de 2020 en la ciudad de Boca del Río.
 
De acuerdo con el dictamen forense registrado en la carpeta de investigación UIPJ/SUB.U.BOCADELRIO/FIII/869/2020, el contralmirante habría fallecido dentro de su vehículo Nissan Versa color gris, placas YRV-927-A, a las 16:15 horas, producto de dos impactos de bala: uno en el brazo izquierdo y otro en el cuello. La camioneta Honda CR-V color gris y el arma larga R15 calibre .223 estarían relacionadas con este hecho delictivo.
 
Con base en el testimonio de una persona de identidad reservada por la FGE, quien presuntamente presenció la escena del crimen, Víctor Francisco “N” y John León “N” fueron los responsables materiales del delito contra Rodolfo Pallares Herrán.
 
Los policías ministeriales, de acuerdo con la carpeta de investigación antes citada, manifestaron haber entrevistado al testigo presencial a las 12:00 horas del 21 de agosto, a pesar de que el atentado ocurrió cuatro horas después, exactamente a las 16:15 horas.
 
Llevan caso a Derechos Humanos
 
Clara Luz "P" y Florentino "V", padres de Víctor Francisco, afirman haber abandonado su domicilio por haberse sentido intimidados por parte de elementos de la Policía Ministerial, quienes además de tomar fotografías a su casa lo hicieron con ellos. Clara y Florentino tuvieron que malbaratar su casa para poder tener suficiente dinero y poder ayudar a su hijo recluido en Oaxaca.
 
“Mi hijo no tiene ni un abogado, no tenemos dinero, entonces vendimos la casa para poder meter abogados, pero nadie quiere llevar el caso por ser del Gobierno”, declaró Clara Luz “P”, madre del hoy procesado, y quien refirió que la abogada de oficio, de nombre Larissa Martínez Rivera, no les ha informado nada al respecto, así como tampoco se ha entrevistado con Víctor “N” ni con John “N”.
 
Es así como el pasado 2 de febrero Clara Luz “P” y Florentino “V” presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) para alegar la probable violación de derechos fundamentales en agravio de Víctor Francisco “N”, por presuntos abusos de poder por parte de policías ministeriales. A pesar de que la CEDH selló de recibido el pasado 8 de febrero, y de que notificara a las autoridades agravantes, siguen sin tener información al respecto.

  • Alerta de violencia de genero
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Ipax
  • Salon de usos multiples
  • Ayuntamiento de Xalapa