Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Gregoria Godínez, de Huayacocotla, y su hija, las falsas enfermeras que robaron el bebé

- Estudios genéticos probaron el parentesco biológico directo entre Marisela García y Onésimo Reyes con el menor
- Oportunidad y eficacia en la procuración de justicia, dice el titular Amadeo Flores

Poza Rica, Ver. 29/08/2012

alcalorpolitico.com

En Veracruz, la procuración de justicia es eficaz y oportuna y por ello la Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz, a través de la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI), logró esclarecer la sustracción de un menor recién nacido, registrada el pasado 9 de mayo en el Hospital Regional de esta ciudad, informó el procurador, Amadeo Flores Espinosa.

Al acompañar al gobernador Javier Duarte de Ochoa, a entregar el bebé que fue rescatado y al cual se le realizó una prueba genética para demostrar que sí existe relación de parentesco biológico directo con sus padres, Marisela García García y Onésimo Reyes de Luna, el Fiscal estatal dijo que “la procuración de justicia en Veracruz tiene el objetivo de garantizar un Estado de Derecho mediante un sistema integral que brinde certeza y legalidad”.

De frente a los familiares del menor sustraído y de los medios de comunicación, Flores Espinosa informó que la minuciosa investigación llevó a la detención de la señora Gregoria Godínez Martínez, originaria de la comunidad El Reparo, municipio de Huayacocotla, quien confesó haber raptado al bebé.

Dijo que en consecuencia, con las medidas de seguridad y protección correspondientes, la señora Godínez Martínez, su hija y el bebé fueron trasladados a la ciudad de Poza Rica, donde quedaron a disposición de la Agencia del Ministerio Público Especializada en Delitos contra la Libertad y la Seguridad Sexual y contra la Familia.

Tras rendir su declaración, se decretó la detención de Gregoria Godínez Martínez, procediéndose a solicitar la medida cautelar de arraigo en su contra. En tanto, su hija y el menor recién nacido, fueron remitidos al cuidado de la Procuraduría de la Defensa del Menor, la Familia y el Indígena.

Flores Espinosa reiteró que como parte de la investigación, se obtuvo muestra biológica del menor para elaborar la prueba pericial en materia de genética, a fin de establecer si el menor corresponde al privado de su libertad en el hospital de Poza Rica.

“Con base en el estudio genético y a los cálculos estadísticos, se determinó que sí existe relación de parentesco biológico directo entre Marisela García García y Onésimo Reyes de Luna con el menor”, indicó.

Dijo que ante estos hechos, la Procuraduría General de Justicia, a través de la Agencia del Ministerio Público Especializada, resolvió entregar al menor a sus padres biológicos, y determinará la situación jurídica de Gregoria Godínez Martínez; así como de su hija, por la responsabilidad que se le impute a la primera y se atribuya a la segunda, por la privación de la libertad física agravada, cometida en agravio del recién nacido.

El titular de la PGJ mencionó que los testigos circunstanciales que ayudaron en la confección de los retratos hablados han reconocido plenamente a madre e hija como las mismas mujeres que el día 9 de mayo estuvieron en las inmediaciones del hospital.

“Tanto en la investigación como en el ejercicio de la acción penal, nuestra premisa ha sido el absoluto respeto a los derechos humanos, tanto de las víctimas del delito como de los presuntos responsables de los hechos que se investigan”, destacó.

Dijo que la PGJ reconoce la decisiva participación de los ciudadanos en el desarrollo de esta investigación, lo que fortalece la confianza en las instituciones. “Hoy ratificamos nuestro compromiso de atender las denuncias ciudadanas con oportunidad, eficacia y la secrecía a que nos obliga la ley, en garantía de la seguridad de los denunciantes”, aseveró.

La investigación


Al dar detalles de la investigación, el Procurador recordó que el 9 de mayo, una mujer joven ingresó al Hospital y vestida de enfermera, pidió a Maricela García García le facilitara a su bebé recién nacido para bañarlo, con el propósito de sustraerlo.

Hecha la denuncia, añadió, se obtuvieron los primeros datos con la trabajadora social en turno, y con los padres del menor, Maricela García García y Onésimo Reyes de Luna, quienes proporcionaron una descripción de lo ocurrido.

Alrededor de las 6 de la mañana, personal del hospital comunicó la situación a las autoridades y elementos de la AVI se presentaron de inmediato en las instalaciones del nosocomio.

Dio a conocer que en entrevistas realizadas surgieron datos importantes que permitieron establecer la presencia de dos mujeres: una de ellas, muy joven y otra más, de edad media, lográndose la elaboración de sus retratos hablados, los cuales fueron difundidos ampliamente.

Flores Espinosa explicó que el operativo de búsqueda se extendió durante las horas y días posteriores en otros hospitales de la zona, consultorios médicos, casas de asistencia, hoteles y moteles de la ciudad, y lugares circunvecinos, estaciones de taxi y terminales de autobuses, hasta que el 25 de agosto se recibió una llamada anónima en la comandancia de la AVI de Huayacocotla.

Señalaban que en el poblado El Cupil, de ese municipio, se encontraba una señora de nombre Gregoria Godínez Martínez, quien tenía tres meses de haber llegado con un bebé recién nacido, pero que nunca se le observó embarazada y que lo daban a conocer porque se enteraron por las noticias de la pérdida de un bebé en la ciudad de Poza Rica.

Al día siguiente, añadió, se implementó un operativo por parte de elementos de la AVI, quienes se trasladaron al lugar. Al tratar de localizar a Gregoria Godínez, fueron informados por pobladores que se le podía encontrar en la comunidad El Reparo. Al llegar a este sitio, se ubicó su domicilio sobre la carretera Huayacocotla-Zontecomatlán.

El Procurador explicó que la señora Gregoria fue cuestionada sobre la presencia del menor, de quien dijo, era producto de su relación de pareja con Belén González Ángeles, aunque se contradijo al responder por la fecha exacta de su nacimiento. Además, al requerir la documentación que amparara su alumbramiento, manifestó no tenerlo por haberse atendido con una partera de su comunidad, por lo que se procedió a su localización.

“Ante los hechos, la señora Godínez Martínez pidió que no la buscaran y reconoció que el niño en realidad no era suyo y que lo obtuvo en la ciudad de Poza Rica, tras quitárselo a su mamá en el interior del Hospital Regional, siendo ayudada por su hija, menor de edad; asimismo, narró la forma en que lograron salir del hospital y trasladarse a la terminal de autobuses, viajando posteriormente al municipio de Huayacocotla, donde fue localizada”, concluyó.
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Ipax
  • Seguimos trabajando
  • Salon de usos multiples