Ir a Menú

Ir a Contenido

El Canje Seguro Conviene
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Hay dependencias cuyos jefes las hacen improductivas, como las de partidos políticos

Le hizo reflexionar sobre este asunto el caso de la japonesa Akina Yokota, quien pide ayuda en Teocelo para su país

22/03/2011

alcalorpolitico.com

Buen día Sr. Director:

Comparto con usted y sus distinguidos lectores, si así lo considera, una situación que me obliga a reflexionar como ciudadano ordinario sobre la necesidad o no de la existencia de algunas áreas del gobierno del Estado, hablando de austeridad y buen uso de los recursos:

Abro su portal como cada día para estar informado sobre el acontecer de la entidad, entre otras notas destacadas observo la del día 19 de este mes que escribe la reportera Jessica López, sobre la voluntaria japonesa de la agencia JICA que realiza labores ambientales en Teocelo, en ella destaca que Akina Yokota sale a la calle para pedir ayuda económica que pretende enviar a su país de origen, debido a que, en este momento, “los japoneses necesitan toda la ayuda posible”.

La gran mayoría de la gente, me atrevo a decir que un 99% de los veracruzanos, desconoce que el gobierno del estado de Veracruz cuenta con una dirección general de organizaciones y partidos políticos, encargada entre otras cosas, aparte de regalar folletitos para informar los requisitos para registrar una asociación, realizar reuniones informativas mecanizadas diarias para informar el catalogo de servicios que brindan diversas secretarias y servir de base aérea para que cobren sin trabajar decenas de aviadores, también “funciona” como intermediaria diplomática entre la anteriormente mencionada agencia japonesa JICA y aquellos municipios o comunidades en las que puedan ser útiles con sus conocimientos sin fines de lucro para la población.

Ante esta grave situación que vive Japón y la angustia que ha llevado a pedir piedad a la ciudadana Akina Yokota a todos los veracruzanos, es evidente la falta de sensibilidad y atención de nuestras autoridades estatales, especialmente la indiferencia o ineficiencia del subdirector de la dirección de organizaciones y partidos políticos encargado de la relación con JICA, Juan Manuel Téllez Roa, funcionario con más de nueve años en el mismo trabajo, quien al menos hasta hace quince días presumía su padrinazgo que lo protegía de parte de Ranulfo Márquez, además de su cercana relación con varios periodistas entre otros con Gina Domínguez, “su Paisana”, este empleado con tanto tiempo como parte de la burocracia, entiéndase ésta como lo considera el diccionario de la Real Academia Española: “Administración ineficiente a causa del papeleo, la rigidez y las formalidades superfluas”, hasta este momento no se ha pronunciado mucho menos propuesto una iniciativa para convocar a las organizaciones que integran el padrón de esa oficina para sumar esfuerzos, menos para pedir la solidaridad de sus compañeros burócratas o la participación de las demás instituciones con que trabajan como lo son diversas instituciones académicas.

Es decir, nos encontramos con una situación de improductividad, falta de innovación y cero creatividad de parte de un subdirector general, peor aún con más de nueve años haciendo lo mismo, ha diferencia que el año pasado terminaba sus labores a las 5 de la tarde por la que la chamba estaba relax, vaya ni a campaña fue ni para salir en la foto. Creo que a falta de visión y capacidad, las reuniones informativas nada complejas que encabeza este señor que son rutinarias, meramente informativas donde no se gestiona ni se negocia, y a las que acuden empleados ordinarios sin ningún nombramiento las podría hacer cualquier otro servidor sin necesidad de pagar un sueldo de esa categoría.

Me queda claro que es innecesaria su existencia como subdirector y que tampoco se distingue por ser parte de un Estado Próspero.

De igual forma pido a las autoridades llevar a cabo acciones de apoyo para respaldar a los japoneses que actualmente habitan en Veracruz.

Atentamente.

Ciudadano preocupado por la fiscalización de los recursos.