Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Historia de perros en el Pico de Orizaba no es nueva, hay antecedentes

- Citla pasó más de 7 años en la montaña y ayudó a encontrar el camino de descenso a más de una docena de alpinistas

- Manchas fue otro perro criollo que llegó en 2016, quedándose a vivir en la montaña hasta 2020, año en que murió

Jorge Reyes Orizaba, Ver. 24/11/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
La historia de perros en la cima del volcán Pico de Orizaba y Parque Nacional, Pico de Orizaba no es nueva, según se dio a conocer, tras el rescate del perro "canelo", realizado en días pasados por un grupo de montañistas.

Canelo fue hallado el fin de semana a una altura de 5,636 metros de altura, en la cima del volcán. Ahí permaneció durante cuatro días, según registros, aunque pudo haber permanecido más tiempo.

Debido a que yacía desnutrido, herido de una pata y con signos de debilidad, fue rescatado. Tras de ello se conoció que "Citla", perro mestizo, muerto en 2017, pasó más de siete años en la montaña y ayudó a encontrar el camino de descenso, a más de una docena de alpinistas.



"Manchas", fue otro perro criollo que realizó una travesía desde Rafael Delgado, hasta el Parque Nacional Pico de Orizaba en 2016, quedándose a vivir en la montaña hasta 2020 en que murió.

Dicho can acompañó a corredores del Sky Ultra Pico Mix que se realiza de Zongolica al Pico de Orizaba, e hizo su nueva morada en el lugar. Relatan montañistas que Cash es otro perro de raza Labrador que habita a una altura de 3,650 metros sobre el nivel del mar.

Es conocido por acompañar a los senderistas a sus recorridos y retornarlos a su sitio de partida. Como éste perro, también recordaron a "Frijol", un perro criollo negro que al paso de los vehículos les perseguía para acompañarles en el viaje a cambio de compañía o alimento.



Gabriel Gutiérrez, médico veterinario señala que estos perros logran adaptarse a las alturas, pero viven menos años debido al esfuerzo que realiza su corazón, además de otras enfermedades que contraen por los fríos intensos y humedad de la montaña.