Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Impactos negativos del Internet y las redes sociales

Jorge Salazar Garca 05/07/2021

alcalorpolitico.com

“Creamos un sistema que privilegia la información falsa (...) porque la información falsa
rinde más dinero a las empresas que la verdad"

Es probable que en algún momento, navegando por la web, haya quedado atrapado en medio de una polémica sobre los temas de moda: el cambio climático y las conspiraciones. Tales polarizaciones no son fortuitas, las propician quienes obtienen beneficios de ello: los poderosos concentradores de la riqueza.



Para las corporaciones dueñas de los medios de información es relativamente fácil inducir la confrontación entre quienes creen en dichos fenómenos y sus negacionistas. Indudablemente, discutir y confrontar ideas en las redes es bueno. El problema es hacerlo sin fundamento ni sentido crítico o, peor, porque se responde a una provocación.

Lo común en ellas no es el diálogo tolerante sino la batalla de fanatismos. El resultado directo de esta tendencia en la red ha sido el explosivo crecimiento de la polarización social que, como se verá más adelante, beneficia a las empresas propietarias de los medios digitales porque utilizan a los internautas ya convertidos en seres manipulables en personas incapaces de descubrir quiénes le ocultan la verdad.



Afortunadamente no hay crimen perfecto. Muchos profesionales de las tecnologías digitales e inteligencia artificial han identificado el origen de los daños que la industria de la información esta ocasionado a millones de seres humanos y, en consecuencia, a la sociedad y a el PLANETA.

Se sabe con certeza, por ejemplo, que las plataformas digitales se disputan la atención de la gente empleando sus datos personales sobre preferencias, gustos, fobias, filias, habilidades, capacidades, etcétera, recolectados mediante algoritmos (programas) que almacenan dicha información en enorme centros computacionales, ubicados en cavernas, incluso marinas. Con esos datos biográficos consiguen aplicar psicotecnologías aprendidas en la universidad de Stanford, entre otras, para capturar la mente del usuario y manipularlo. El propósito es legal (ganar dinero) no así los métodos, como se verá más adelante.

La tarea de concentrar información de cada individuo conectado a la web es permanentemente actualizada. Eso permite optimizar el programa. Después, la máquina elabora un AVATAR o CLÓN DIGITAL de cualquier usuario que usa un celular, tablet o computadora en el mundo.



Lo que sigue es sencillo partiendo de las preguntas: ¿qué le digo?, ¿qué imagen, video o texto le pongo?, ¿qué le gusta?, principalmente. Consiguen mantenerlo pegado a la red, volviéndolo adicto a ella. Naturalmente, eso implica invertir mucho dinero en recursos materiales y humanos, ¿de dónde proviene si sus servicios son GRATUITOS?, ¿por qué invertir tiempo, tecnología y espacio (memoria)? o ¿cómo es posible que esas compañías se hayan convertido en las mas acaudalas del mundo?

“Si NO se paga por el producto, uno mismo es el producto”

Algunos dicen que sus miles de millones de dólares provienen de la publicidad o el pago de Internet. Eso es parcialmente cierto. Lo que realmente venden es la atención de PERSONAS VIRTUALES. Los clientes de esas industrias son las demás empresas que requieren ESCLAVOS DIGITALES sumisos, “azombizados” y adictos para venderles lo inimaginable y así seguir concentrando riqueza y poder.



Por supuesto, no todo es negativo en la web. Sería necedad no reconocer los beneficios y placeres que las redes proveyeron a las nuevas generaciones, pero no se puede ignorar que los impactos negativos, de continuar sin regulación social, superarán en cantidad a aquellos.

Las siguientes entrevistas, realizadas por el director de cine Jeff Orlowski a personajes que trabajaron para las más poderosas plataformas de Internet (Facebook, Twitter Google, YouTube, etcétra) expuestas en el documental “El Dilema de las redes Sociales” (2020) prueban que los impactos NEGATIVOS (suicidios, depresiones, adicciones, alteraciones de la personalidad, confusión, soledad, trastornos nerviosos, superficialidad) en las nuevas generaciones son ocasionados, en muchos casos, por el modo de operar dichas empresas.

Los entrevistados accedieron a brindar su testimonio sólo después de darse cuenta que fueron colaboradores inconscientes de lo que hoy es cada vez más cuestionado: la manipulación de las personas en las redes sociales.



Es en cierto modo un “mea culpa” de quienes laboraron en Silicon Valley. Al director del film, Orlowsky, preocupado por la otra amenaza que polariza al mundo (cambio climático) y a partir de conocer la enorme cantidad de negacionistas del calentamiento global le surgió la idea de filmar los documentales “En busca del coral” (2017) y “Persiguiendo el hielo”(2012)

¿Por qué había tantos y por qué estaban tan convencidos de que el calentamiento global NO es cierto? Se preguntó. Su intuición le dijo que “algo” o “alguien” influenciaba las posturas fanáticas desde las redes sociales. Incluso, él mismo reconoce que en 2017 había cuestionado su fanatismo (adicción) por las redes y relación con el mundo. Produce terror enterarse que la misma gente que trabajó y diseñó dichas plataformas se hayan convencido de que algo está podrido en ellas.

Por razones de espacio, en este y en el siguiente artículo, se citarán partes resumidas de las confesiones de algunos, escritores, creativos, ejecutivos, ingenieros y científicos que sirvieron a los monstruos propietarios de la web, tales como Tim Kendall (Facebook), Jeff Seibert (Twitter), Justin Rosenstein (Asana), Tristan Harris (Google), Aza Rakin (Mozilla y Firefox), entre otros.



Comencemos con el poeta y escritor Tim Kendall, un exadicto a las redes.

Tim Kendal: Siendo presidente de Pinterest, cuando llegaba a casa no podía desprenderme de la red. Tenía dos hijos pero era cautivo de mí mismo; preso de la tecnología. A veces no podía controlarme, aún sabiendo lo que hay detrás del telón. Eso asusta. Traté miles de veces con pura fuerza de voluntad dejar el teléfono en el auto, no llevarlo a la alcoba cuando llegara a casa. Para las nueve de la noche ya había regresado por él.

Yo lo tengo muy claro: estos servicios (redes) MATAN PERSONAS y causa que se quiten la vida. Decir que la tecnología es una amenaza existencial es una gran afirmación; aunque no en sí misma sino por su capacidad de sacar lo peor de la sociedad. Puede crear caos masivo, indignación, incivilidad, falta de confianza en los demás, soledad, alienación, POLARIZACIÓN, fraudes electorales y populismos con relativa facilidad.



Al distraernos de los problemas reales hace incapaz a la sociedad de curarse a sí misma. Esto afecta a todo el mundo incluso si no se usan estos productos. Estas cosas se han convertido en el “Frankenstein digital” que están transformando al mundo a su imagen.

Altera la salud mental de los niños, invade la política sin hacerse responsable de nada. Lamentablemente la carrera por retener la atención de la gente (con técnicas fascistas) no va a desaparecer. Los algoritmo van a mejorar y el enganche va a empeorar si no se regulan antes las acciones de estas empresas.

(Continuará el 12 de julio)