Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Inconsistencias del nuevo sistema penal pueden dar marcha atrás a juicios orales

- Son tales las irregularidades  que pueden abrir la puerta a la impunidad: Foro Liberal de Abogados

- El Ministerio Público tiene poco tiempo para allegarse de pruebas y presentar la acusación formal ante el Juez

- Se privilegia la presunción de inocencia, término que puede ser contraproducente

Javier Salas Hern?ndez Xalapa, Ver. 14/05/2013

alcalorpolitico.com

De no corregirse a tiempo las inconsistencias del nuevo sistema penal adversarial, acusatorio y oral, podría presentarse la posibilidad de dar marcha atrás a los juicios orales, aseveró Roberto Rodríguez Cruz, presidente del Foro Liberal de Abogados de Veracruz.

La intensión para mejorar la impartición y procuración de justicia es buena; sin embargo, esas inconsistencias pueden abrir la puerta a la delincuencia e impunidad, pues muchos delitos quedarían sin castigo.

Las reformas para introducir los juicios orales atan de manos al Ministerio Público y a la Policía Ministerial, pues cuentan con poco tiempo para investigar, allegarse de pruebas y fundamentar bien las acusaciones ante el Juez.

Pues si no se demuestra la flagrancia del delito, el presunto puede quedar en libertad, aunque sea responsable, tal como sucedió con el robo de un cajero automático instalado en el edificio del Instituto de Pensiones del Estado.

En el supuesto de que alguien cometa un delito que lastime a la sociedad y no haya castigo al responsable, posiblemente se analice la posibilidad de dar marcha atrás a los juicios orales.



De acuerdo con las reformas constitucionales en materia de impartición y procuración de justicia, se privilegia la flagrancia, la cuasiflagrancia, la presunción de flagrancia y la presunción de inocencia.

La flagrancia tiene un término de fenecimiento máximo de 72 horas y, si en ese lapso no es presentada la persona, ya no se le puede detener.

Es decir, si una persona comete un delito con premeditación y tiene el cuidado de no dejar evidencias visibles y se esconde para que pasen los tres días del término de la flagrancia, puede salir sin el temor de ser detenido.



Posiblemente sea citado para comparecer pero el Ministerio Público ya no tendrá tiempo para recabar pruebas y el presunto responsable podrá negar los hechos y quedar en libertad, toda vez que hoy nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario.

“Es un buen sistema penal pero cuando se empiece a generar tanta impunidad y menos delincuentes estén en la cárcel, posiblemente los juicios orales desaparezcan, ojalá y no suceda”.