Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Juan Pablo II, el Papa más carismático y querido, pero pocos recuerdan cuándo murió

- Fue una de las personalidades más influyentes del siglo XX, quien luchó contra el comunismo

- Xalapeños lo recuerdan como “un ser de mucha paz” y alguien amoroso que buscaba el bien común

?ngeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 02/04/2012

alcalorpolitico.com

Este 2 de abril se conmemora el aniversario luctuoso del beato Juan Pablo II, quien fuera el líder espiritual más carismático de la iglesia católica y a quien muchos siguen recordando como “el Papa Mexicano”.

Sin embargo, pocos recuerdan la fecha del deceso del líder polaco que tuvo tanto impacto, no sólo en la religión católica, sino en algunas decisiones como la caída del muro de Berlín o el fin del comunismo en Polonia.

Juan Pablo II fue una de las personalidades más influyentes del siglo XX, recordándosele especialmente por ser uno de los principales símbolos del anticomunismo, luchó contra la expansión del marxismo en lugares como Iberoamérica.

También combatió enérgicamente al movimiento conocido como la teología de la liberación, con la ayuda de quien fuera su mano derecha y posterior sucesor, Joseph Ratzinger. Incluso mejoró significativamente las relaciones de la Iglesia católica con el judaísmo, el islam, la Iglesia ortodoxa oriental y la Comunión Anglicana.

En Polonia, en algunas ciudades como Varsovia y Cracovia se espera que cientos de fieles se congreguen esta noche para una vigilia en recuerdo del Santo Padre, mientras que en la localidad de Ruda Slanska, al sur del país, decenas de nadadores se turnarán para recorrer en la piscina municipal un total de 9 mil 665 metros, el número de días que duró el pontificado de Karol Wojtyla.

No obstante, en México, no se registraron ceremonias especiales para recordar la figura emblemática de la iglesia católica quien, debido a sus logros y milagros, fue beatificado.

“Yo nunca lo vi en vivo, siempre a través de la tele; pero recuerdo que tenía mucha buena vibra, cada que venía a México era una fiesta. Ahora el nuevo Papa tiene una imagen muy dura, ni siquiera lo vi en la tele más que en las noticias que pasaban lo que hizo en Guanajuato, pero para mí el Papa más carismático fue Juan Pablo II”, señaló la xalapeña Dolores Guerrero.

“El día que él murió yo estaba viendo la tele, recuerdo que días atrás todos estaban pendientes de su salud y finalmente anunciaron su muerte. Me solté a llorar y prendí una vela. Él era un ser amoroso, dedicado a realizar acciones de paz por todo el mundo. Ahora al nuevo Papa sí lo conozco, pero tiene una cara muy dura, habrá que conocerlo mejor para llegar a quererlo, pero nunca como a Juan Pablo II”, afirmó María Galicia.

“A mí me da igual, yo la verdad creo en Dios, no en los sacerdotes ni en esas personas que supuestamente son muy santas pero tienen más defectos que nadie. Lo recuerdo, pero para mí no tuvo impacto, yo creo a mí manera y la verdad lo demás me da igual”, comentó Alberto Sánchez.

“Para mí era un ser de mucha luz, de mucha energía, que tan solo con verlo te transmitía paz. A mí me tocó ir al Distrito Federal a verlo y era una paz muy especial, un saber que ahí enfrente estaba el representante de Dios. Era una gran persona, como un ángel”, afirmó Mario Hernández.

“A mí me pusieron su nombre para cuidarme, su muerte fue impactante; pero más su funeral, ahí todos reunidos, incluso unos que no eran católicos, pero eso te habla de la convocatoria que tuvo este líder espiritual”, indicó Juan Pablo Moya.

Cabe recordar que Juan Pablo II sufrió un grave deterioro físico que le impidió cumplir en reiteradas ocasiones con sus apariciones públicas habituales en la plaza de San Pedro en Roma.

Falleció el 2 de abril de 2005, para algunos simbolizó la pérdida de uno de los líderes más carismáticos de la historia contemporánea. Otros comentaron que por fin la Iglesia católica avanzaría hacia la modernidad.

No obstante, su muerte marcó un proceso de evaluación sobre el protagonismo de la Iglesia Católica. Su beatificación ocurrió el 1° de mayo de 2011.