Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

La 4T “denigra”, ataca y deja sin recursos al Poder Judicial, advierte Magistrado

- La gente empieza a creer dichos sobre corrupción: José Manuel De Alba

- En DefiendeTV, critica nula inversión en sistema judicial pese a carga de trabajo

- Alerta Ejército será “menos controlable” mientras tenga más poder

ngel Camarillo Xalapa, Ver. 15/06/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos


A pesar de la carga de trabajo en los juzgados de Veracruz, el Estado no invierte en tribunales ni procuradurías de justicia, y por el contrario, busca descreditarse al Poder Judicial, alertó el magistrado José Manuel De Alba.

“Nos están denigrando y dense cuenta. Decía el Presidente de la República: de tantas veces decir una mentira se convierte en una verdad, y tantas veces de estar diciendo que somos corruptos, la gente empieza a manejar el descrédito a la institución, pero nos la rajamos”, expresó en su participación en DefiendeTV, emitido por TeleClic.com y alcalorpolitico.com, bajo la moderación de Roberto Mercado.

En ese sentido, reprochó que el “austericidio” dificulta a los tribunales acceder a recursos.



“El austericidio es muy complicado. Los tribunales, las procuradurías, todas deben tener dinero; hay que tener dinero, también hay que dar buenos sueldos. No es que se diga la aspiración de cualquier persona es llegar a tener un buen sueldo para desarrollarse, no por otra cuestión”.

El Magistrado defendió que en sus 37 años de carrera sólo ha cobrado su salario, reiterando que el Estado no invierte en tribunales, ni en juzgados y las jornadas en los tribunales de distritos resultan extenuantes, incluso de 24 horas.

“La gente trabaja 24 horas, casi se vuelven locos, es muy extenuante y además el descrédito de la gente porque ahora nos traen en una campaña señalando que somos los más corruptos, que somos lo peor y que hay que acabar con eso, y que solamente con una persona nos va a poder salvar de esto y debe de violentarse la Constitución, para llevarse a cabo una reforma Constitucional y acabar el nepotismo y la corrupción y solo una persona lo puede hacer”, dijo.



Recalcó que aunque se avista una reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, esta no conlleva ningún impacto a los derechos humanos, dado sólo es la parte operativa del Poder Judicial, a diferencia de la Reforma en Derechos Humanos del año 2011.

Militar instituciones es peligroso

Por otra parte, De Alba alertó que con militarizar el mando de instituciones y dependencias, a la larga el Ejército se volverá menos “controlable”.



Durante el pánel “Avances en materia de Derechos Humanos y Amparo: a 10 años de la Reforma Constitucional en Derechos Humanos" de DefiendeTV, el togado comparó el escenario de respeto a las garantías individuales en los años 70 y en la actualidad, y en la cual el Gobierno y sociedad plantean el actuar de los militares como la respuesta a la crisis de inseguridad.

“El Ejército es más complicado y si se le empieza a dar más mando al Ejército, es menos controlable y sí estaríamos en un caso en que estemos perdiendo muchas garantías o en este caso, el derecho humano al tránsito, a la seguridad jurídica”.

José Manuel de Alba observó que si bien no se experimenta un “retroceso” como tal en materia de derechos humanos, sí se viven “factores políticos” y estos pueden reflejar una incidencia en cuanto al respeto de las garantías básicas.



Así, comparó que mientras en los años 70 resultaba excepcional la idea de un retén en la carretera; hoy este tipo de filtros resultan de lo más normal.

“La sociedad está perdiendo seguridad, creo que es una psicosis mundial por ese lado, (….) empieza a haber miedos, empieza a haber más delincuencia y le exigimos al estado más seguridad aunque perdamos libertad”.

Dijo que esto conduce a que la sociedad prefiere más seguridad, pero se opone a los retenes, y el estado “justifica” dicha obligación con la instalación de puestos de vigilancia.



“No han retrocedido, se siguen manejando, pero de repente la sociedad modula y en cuanto a empieza a haber más inseguridad prefieren a veces cambiarlo por libertad: ‘si por seguridad me pones esto, yo prefiero al Ejército’”.