Ir a Menú

Ir a Contenido

El Canje Seguro Conviene
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

La familia y Duarte

Arturo Reyes Gonz?lez 15/02/2011

alcalorpolitico.com

El domingo, al checar noticias por internet, me llamó la atención el hecho de ver una fotografía del gobernador con sus pequeños hijos, cuya nota que la acompañaba se tituló: “La familia la gran fuerza de Veracruz: Javier Duarte”. Lo primero que recordé fue la materia que cursé en el Master en Ciencias de la Familia, que refería al tema de la importancia de la unión familiar y pensé en lo importante que resulta el mensaje que envía con la misma.

Como señalaba, tuve la oportunidad de tomar el Master que impartió el Instituto Juan Pablo II de la ciudad de México y el Departamento de Estudios de Posgrado de la Universidad Anáhuac Xalapa, y ahí hubo una excelente materia dedicada a la importancia de la familia.

Los asistentes pensamos –estoy seguro– que sabíamos mucho del tema por vivirlo de manera cotidiana, pero descubrimos muchos aspectos que uno vive pero no razona o estructura de manera formal. Del grupo de 25 personas que éramos 24 eran señoras madres de familia, tres de ellas realmente jóvenes cercanas a los 35 y las demás de edad, por lo tanto no podía haber mucho margen de error en el aula. Estábamos equivocados.

Un aspecto muy importante es el siguiente: entre muchas razones elementales de la conformación y el entrelazamiento de sus miembros por su naturaleza y amor, destaca que estudios sobre la materia desarrollados principalmente en Estados Unidos de un par de décadas a la fecha demostraron que una familia que se encuentra unida y cohesionada resulta mucho más provechosa con fines sociales que una separada y dividida.

Se hizo hincapié en el hecho de que en la última década las campañas públicas por parte del gobierno y la iglesia, organizaciones civiles y otros grupos, para mantener unidas a las familias del vecino país del norte se habían intensificado de manera exponencial. ¿Por qué? La principal causa no era porque el gobierno de los Estados Unidos sea sensible, social, responsable y “buena onda”, que por contar con dirigentes humanos piense en el bienestar emocional de la célula fundamental de la familia.

No, los resultados obtenidos habían demostrado que cuando los miembros que la conforman están unidos luchan por salir adelante y combatir sus distintas necesidades en común, por encontrar soluciones y apoyarse, lo que traducido al lenguaje económico representaba millones de dólares en ahorros al gobierno.

En cambio, las familias divididas generaban una importante carga al erario público ya que al estar separadas, niños y adolescentes sufrían de distintas enfermedades por diversas razones, una de ellas que la madre tenía que salir a trabajar, por lo que de inmediato se requería de un mayor número de guarderías ya que los pequeños se enfermaban más de resfriados, sufrían de alimentación y afectaciones psicológicas, físicas y hasta de conducta, por lo que incluso ya mayores podrían acabar formando parte de pandillas, grupos de robos e incluso ligarse al narcotráfico. Consecuencia: mayor gasto en centros de salud, medicinas, seguridad, patrullas y prevención del delito.

Asimismo, dicho en palabras de nuestro contexto, cuando las familias integradas se atoran económicamente entre todos se apoyan, se prestan, empeñan, se endeudan, pero a final de cuentas son el principal aval en lo que se recuperan; han demostrado entonces que se sale adelante estando unidos. Y eso pasa cuando un padre apoya a su hijo que ha sido despedido del trabajo, cuando los abuelos, los papás de las parejas aportan para una receta, una enfermedad e incluso el cuidado de los pequeños de una familia.

¿Cuántas personas no prestan objetos, joyas, aparatos para vender o empeñar y ayudar a sus sobrinos, primos, hermanos? Con lo que a su vez ayudan al entorno social y de seguridad y al mismo tiempo al gobierno que tendría que invertir mayores recursos financieros en patrullas, policías, estancias y guarderías, entre otras. Para nuestra sociedad es altamente benéfico.

¿Usted, estimado lector, lo había visto y pensado así? ¡Caray, cuán valioso es el amor familiar de verdad!

Bien doctor Duarte de Ochoa. Adelante con los valores. Adelante con la familia.

Ojalá pronto podamos ver eventos, ferias, conferencias o incluso un festival Tajín dedicado de manera específica a la importancia de la familia, de la familia veracruzana, a través de la historia de nuestro estado con especialistas en la materia.

[email protected]