Ir a Menú

Ir a Contenido

Verificacin 2022
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

La injustificable existencia de los partidos políticos

Jorge Salazar Garca 21/09/2020

alcalorpolitico.com

Los siguientes comentarios giran en torno a las obligaciones legales que los partidos tienen para con la ciudadanía, establecidas en la Ley General de Partidos Políticos (LGPP). Pero los propósitos son contribuir con algunos elementos formales al análisis de sus funciones, discutir su pertinencia y motivar el debate sobre su existencia, ahora que volverán a saturarnos de promesas en las próximas campañas electorales. Iniciaremos delimitando su significado.

¿Qué es un Partido Político?

El Art. 3 de la LGPP, los conceptualiza como: -“entidades de interés público con personalidad jurídica y patrimonio propios, …, tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, …, y hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público-. Dejando fuera el análisis sobre si esta definición caracteriza fielmente o no a los Partidos, se desglosarán brevemente los aspectos subrayados.



-DE INTERES PÚBLICO

Como cualquier abstracción de la realidad, esta definición incorpora subjetividades tales como la orientación política e ideológica de quien la elaboró. Aceptemos que a los legisladores, en este artículo, les inspiró un espíritu humanista. Eso muestra la expresión “INTERÉS PÚBLICO” la cual agrupa pretensiones relacionadas con las necesidades colectivas de los miembros de una comunidad, protegidas mediante la intervención directa y permanente del Estado-[1]. Dicha categoría (pública) al ser otorgada directamente por el Estado a los partidos, permite a éste mantenerlos bajo su control absoluto. Los funcionarios de partido lo saben, por esa razón, una vez obtenido el registro se alinearon al gobierno en turno y al interés privado, por acción o por omisión.

-PROMOVER LA PARTICIPACIÓN DEL PUEBLO EN LA VIDA DEMOCRÁTICA



En este enunciado destacan la palabra –PROMOVER- y el binomio -VIDA DEMOCRÁTICA-. El significado original de “promover” nos dice que es iniciar algo procurando su logro. La frase “vida democrática” debe entenderse formalmente como el acceso y ejercicio del poder desde los órganos de representación política (Congresos).

De lo anterior puede deducirse lo siguiente:
  1. El Estado tiene monopolizadas las vías de acceso al PODER y el control de los partidos.
  2. Los gobiernos han limitado la DEMOCRACIA a dos acciones: acceder y ejercer el poder político.
  3. El pueblo es considerado “idiota”[2]; por lo tanto, hay que “promover” que participe en la “vida democrática”. Por supuesto, bajo las condiciones del poder establecido.

Sin profundizar en lo que es o debe ser la democracia, un régimen político realmente apegado a esa forma de gobierno incluye la participación directa de la sociedad en la toma de decisiones que afectan la cotidianidad. Además reconoce las facultades de la comunidad para vigilar, sancionar y destituir de manera efectiva a cualquier autoridad o servidor público que no cumpla o desvíe su función en beneficio propio. Una democracia representativa así haría innecesarios a los partidos políticos. Por esa razón, difícilmente vendrá de arriba.

Veamos a continuación algunas de las OBLIGACIONES (Art 25-LGPP) que el Estado impone a los partidos y cuyo incumplimiento tolera el INE y explican por qué han servido cortesanamente al SISTEMA neoliberal.

a)

…respetar los derechos de los ciudadanos.

e) …observar los procedimientos que señalen sus estatutos para la postulación de candidatos, …

f)

Mantener en funcionamiento efectivo a sus órganos estatutarios, …



i) Rechazar toda clase de apoyo económico, político o propagandístico de cualquiera de las personas a las que las leyes prohíban financiarlos.



n)

Aplicar el financiamiento de que dispongan exclusivamente para los fines que les hayan sido entregados;

q) Abstenerse de realizar afiliaciones colectivas de ciudadanos; 


s) Elaborar y entregar los informes de origen y uso de recursos a que se refiere la presente Ley;

Seguramente se habrá percatado de que difícilmente se cumplen cabalmente, por ejemplo, manejar transparente las prerrogativas, hacer funcionar sus órganos estatutario y respetar los derechos de los ciudadanos (incisos i, n, s; a, e, f). Todos los partidos, en menor o mayor grado han pisoteado permanentemente la mayoría de esas obligaciones ¿Por qué no se les retira el registro? Simplemente porque eso conviene al sistema.



¿Qué hacer con esos elefantes blancos?

Si no contribuyen al bien común nacional y dividen a la población, ¿qué sentido tiene la existencia de los partidos? Si acaso dos serían suficientes para representar los intereses opuestos: liberales-conservadores, explotados-explotadores, izquierda y derecha, o patrones-trabajadores si se quiere hablar de sectores. Si la Democracia tiene que ver con la libertad, la justicia y equidad, y ningún partido las ha hecho realidad entonces ¿para qué tantos? ¿Por qué tenemos que pagar 27 mil millones a ineficientes, corruptos y mentirosos?

Para terminar dejo algunas ideas (inacabadas) de solución recogidas aquí y acullá.



-Constituir un Consejo Ciudadano o asamblea popular para registrar y supervisar a los partidos.

-Otorgar el registro previa consulta social y entregar las prerrogativas de acuerdo al resultado de aquella.

-Cancelar el registro de inmediato cuando incumplan sus obligaciones.



-Prohibir la reelección y las alianzas, ambas implican traición a sus militantes.

En una sociedad capitalista donde el PODER económico concentra los medios que moldean el pensamiento a su favor, la democracia es IMPOSIBLE. A ellos sirven los partidos como herramientas perfectas de simulación y fomentando el odio entre hermanos. Apoyados por el capital tiran migajas de libertad, justicia y democracia para atemperar rabias y que nada cambie y, sobre todo circunscribiendo la democracia al cambio de capataces y al depósito de un papel en la urna.

MORENA, en sus inicios fue realmente una esperanza para muchos, debido a que era un MOVIMIENTO formado por pueblo. Hoy, como partido, secuestrado por oportunistas, dividida y asolada por el pragmatismo electoral poca oportunidad tiene de recuperar el prestigio y dignidad que alguna vez tuvo. Ignoraron las advertencias sobre su descomposición y la peligrosa acechanza de la derecha fascista que avanza sólidamente aprovechando el odio de clase sembrado por sus voceros (medios y partidos). ¿Alguien cree que el PRI, PAN, PRD, Verde, … intentarán hacer realidad el art. 39 Constitucional, (instituir el PODER en beneficio del pueblo)?



Por todo lo anterior, si no sirven para servir su existencia es moral y éticamente injustificable ¿No le parece así?






[1] Diccionario jurídico mexicano, México, UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas-Porrúa, 1996, t. III, p. 1779.
[2] Persona que no se ocupa de los asuntos públicos. Ignorante o inculto que solo se importa a si mismo.