Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Le llovió a Soberanes en la Cámara de Diputados

Sostiene su teoría de que Ernestina no fue violada y que murió de anemia Diputada perredista lo acusa de hacer el “trabajo sucio” a los políticos

Lupita L?pez Xalapa, Ver. 25/04/2007

alcalorpolitico.com

Con su actuación en el caso Ernestina José Luis Soberanes Fernández, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos “le ha hecho el trabajo sucio a algunos actores políticos y realizado todo un entramado digno de una operación de Estado, para tratar de ocultar la verdadera causa de su muerte”.

Eso manifestó este miércoles la diputada federal Maricela Contreras Julián, presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados, durante la comparecencia del ombudsman, cuyo objetivo era explicar ante los legisladores lo relativo a la muerte de Ernestina y donde mantuvo su postura de que la anciana indígena no fue violada, sino que murió de una anemia crónica aguda.

Ahí, lo menos que le dijo a Soberanes la legisladora perredista es que usurpa las atribuciones de persecución, investigación y determinación de las conductas que pueden ser constitutivas de delitos, propias de un Ministerio Público y le espetó que si no es capaz de defender los derechos de los sectores más desprotegidos como los pueblos indígenas, ¿qué hace al frente de la CNDH?

Maricela Contreras manifestó a Soberanes que estaba ahí por la criticable actuación con la que se ha conducido en el caso de la muerte de Ernestina Ascencio Rosario, ocurrida en el Municipio de Soledad Atzompa de la Sierra Zongolica de Veracruz; porque se ha extralimitado en las funciones que le otorga la Constitución y la ley; por la manera “tendenciosa e imprudente” que ha dado al manejo de la información de las investigaciones que se han hecho sobre el caso y por las contradicciones en las que ha incurrido.

Asimismo, por recurrir a violaciones de los derechos humanos de las víctimas de la posible comisión de un delito; por su afán de enfrentarse a las autoridades locales y de descalificar el trabajo que han realizado; por desechar a priori, la presunción de un delito sexual, descalificando los dichos de la propia víctima y sus familiares.

“Está usted aquí para que nos diga cuál ha sido su papel en la defensa de los derechos humanos, ¿a quién fue a defender a Veracruz?, ¿a Ernestina?, ¿a sus familiares? ¿a las declaraciones irresponsables de Calderón? ¿a los cuatro militares acusados de haber cometido la presunta violación? Hasta ahora Dr. Soberanes, no sabemos cual ha sido su actuación como ombudsman nacional”, le reclamó la diputada federal.

Puntualizó también que como diputadas y diputados no es su papel examinar estudios periciales ni hacer la valoración de pruebas, “tampoco es el suyo Dr. Soberanes, por lo que le solicitamos se abstenga de presentarnos en esta comparecencia cuestiones técnicas que atañen estrictamente a médicos legistas y forenses determinar. De igual forma le exigimos que respete ya la memoria de la señora Ernestina Ascencio Rosario, absteniéndose de exhibir las fotos de las necropsias que se le han practicado y respete también el dolor de los familiares por la pérdida de Ernestina. Basta ya Dr. Soberanes, de que se sigan violentando los derechos humanos”.

Mencionó que es una realidad innegable la falta de credibilidad en las instituciones, esto se debe a la poca transparencia y al escaso acercamiento con la población de algunos responsables de cumplir con los objetivos que cada instancia tiene y agregó que hasta el momento, la actuación del titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos confirma el por qué la sociedad deja de creer y confiar en las instancias que, se supone, tienen el objetivo de salvaguardar y proteger sus intereses y derechos.

También indicó que les sorprende la información que ha proporcionado la CNDH sobre la muerte de Ernestina Ascencio y la prisa con la que ha actuado por acallar las voces que han denunciado que fue muerta a causa de una presunta violación; y sorprende –comentó- porque no ha actuado con la misma rapidez ante las diversas denuncias públicas sobre agresiones sexuales y violencia ejercida contra mujeres y niñas en México.

La violencia de género no es sólo en Ciudad Juárez, donde existen cientos de feminicidios sin castigarse; no es sólo en el Estado de México o Morelos donde hay una creciente ola de asesinatos de mujeres; no es sólo en los estados militarizados de Chiapas, Oaxaca y Guerrero; no es sólo en Veracruz donde hay más denuncias de violaciones y no han sido atendido con la prontitud con la que ha actuado la CNDH en el caso de Ernestina, expresó Maricela Contreras Julián.

Esta violencia de género, apuntó, se está suscitando en las regiones del país, donde hay despliegue de efectivos policíacos y militares desviándose de la misión que se les ha encomendado y generado un clima de represión y hostigamiento contra las personas, especialmente las mujeres que se ven vulneradas en sus derechos. Aquí cabe preguntarse qué ha hecho la CNDH, añadió.

Hizo mención que ahora, sea cual sea la determinación del caso, “¿quién la va a creer a la CNDH?”

Soberanes, manifestó, ha pretendido desviar el curso de las investigaciones sobre el caso, erigiéndose también en juzgador, señalando que Ernestina no fue objeto de violación y que no hay delito que perseguir.

Así también, se ha dedicado a defender, no a las víctimas de violaciones de derechos humanos, sino a las “irresponsables” declaraciones de Calderón, convirtiéndose de un defensor de derechos de la población a un personaje que trata de hacer verdad lo dicho por una persona que ha mostrado total desprecio a los derechos de Ernestina.

Le dijo, por último, que las declaraciones que ha vertido sobre el caso y el papel que ha desempeñado, sólo ha generado más dudas y sospechas sobre los intereses a los que él responde.