Ir a Menú

Ir a Contenido

Semana de la Ciencia
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Llaman a preservar hábitat de coatíes en Cerro del Borrego, Orizaba

- Los animales, científicamente denominados Nasua narica, han proliferado en la zona

- Su contacto con humanos y animales domésticos los pone en riesgo, con padecimientos como sarna

Lissette Hernndez Orizaba, Ver. 21/06/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Los proyectos de ampliación de la infraestructura ecoturística en la zona del Cerro del Borrego, región de Orizaba, donde se aumentaría el número de cabinas del teleférico, no causa afectación mayor a los coatíes que han decidido hacer desde hace años esta zona su hábitat, sin embargo, existe el riesgo de migración hacia otras áreas con menor presencia humana.

Lo anterior fue señalado por Graciano Illescas Téllez, presidente del Consejo Intermunicipal Ambientalista (CIMA), quien explicó que el significativo grupo de coatíes o tejones que habita en el Cerro del Borrego ha empezado a tener una interacción accidentada con la población asentada en las inmediaciones y con los turistas, por lo que hace falta tomar algunas medidas para su conservación.

Recordó que hace algunos años se vio una presencia importante de estas especies y ahora, a pesar de que es menor, se tiene que regular su interacción con animales domésticos.



Agregó que aunque el tejón, científicamente denominado como Nasua narica, tiene una amplia distribución desde el sur de Estados Unidos hasta Centroamérica, incluyendo gran parte de México y la totalidad del estado de Veracruz, por lo tanto no se ubica en el listado de las especies amenazadas en peligro de extinción o sujetas a protección especial; no obstante, lo cierto es que es poco usual observar grupos numerosos en las áreas donde este animal habita, de manera que el caso del Cerro del Borrego representa una oportunidad única para su conservación.

Debido a que uno de sus hábitos consiste en acercarse a campamentos o a los contenedores de residuos que hay en los asentamientos humanos de los alrededores, en este caso de alguna manera debe haberse dado una interacción con perros domésticos que les transmitieron sarna, la cual es contagiosa y ha puesto en riesgo la salud y permanencia de los ejemplares.

El biólogo de profesión resaltó que estos animales se alimentan de insectos, larvas, frutos, pequeños roedores, ardillas, aves o los huevos de estas que rastrean hasta sus nidos en la parte alta de los árboles, e incluso les gustan mucho las mazorcas de maíz, por lo que pueden reducir la población de aves silvestres o afectar los cultivos agrícolas.



"Pero también son depredados por rapaces, serpientes y también pueden ser atacados por perros y pueden considerarse una plaga".

El entrevistado sugirió se considere la intervención de veterinarios para monitorear el estado de salud de los coatíes y se les someta a algún tratamiento, una mayor reglamentación para reducir la interacción con los perros domésticos y ubicar alguna zona de reserva especial para ellos.

"Un sitio donde se les pueda aportar alimento suficiente. Igualmente valdría la pena motivar la realización de servicio social o trabajos de tesis de egresados de las carreras de biología y veterinaria, para comprender mejor la forma de vida de estos animales y encontrar alternativas adicionales para su conservación, sobre todo porque estos grupos están conformados principalmente por hembras y crías, pues los machos adultos suelen apartarse y volverse solitarios", concluyó el biólogo.