Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Llegan a Palacio Nacional a exigir libertad de ganadero de Jesús Carranza

- Denuncian anomalías y que supuesto capo compró a autoridades para fabricarle delitos

- Exigen suspender audiencia de este viernes donde se dictará sentencia

Elizabeth Avia Coatzacoalcos, Ver. 03/11/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Minutos antes de que iniciara “la mañanera”, al menos 100 agricultores y empleados del empresario ganadero Jhovani Aguirre Benítez, de Jesús Carranza, al sur de Veracruz, se manifestaron frente a Palacio Nacional para exigir la liberación de su patrón, quien está preso injustamente desde hace poco más de un año.

Con lonas y pancartas, los manifestantes pidieron a la autoridad correspondiente atender el tema pues aseguraron que a su patrón le fueron fabricados varios delitos, entre otros, el de trata de personas, portación de armas de fuego prohibida, posesión de droga y robo de 2 mil 500 pesos.

Explicaron que detrás de la situación está Álvaro Sánchez Sánchez, quien presuntamente es jefe del Cártel de los Hermanos Sánchez, que opera en el Estado de México, Querétaro, Chiapas e incluso fuera del país.



En el lugar entregaron un escrito y advirtieron al Jefe del Ejecutivo que Jhovani Aguirre Benítez fue encarcelado por una venganza de Álvaro Sánchez, quien le pidió que le apoyara con sus tractocamiones para mover droga, a lo que Aguirre Benítez se negó porque, según ha dicho, “yo me meto en esos negocios sucios”.

Por lo anterior, Sánchez Sánchez emprendió la persecución en perjuicio de Aguirre Benítez, pues ha pagado a diversas autoridades para acusarlo falsamente de delitos que no ha cometido.

La protesta se efectuó esta mañana como una medida para frenar la audiencia que celebrará este 4 de noviembre el juez Marco Antonio Fuerte Tapia, quien dictará sentencia.



De acuerdo con las denuncias presentadas en la Presidencia de la República, el capo Sánchez Sánchez le llamó a la familia de Aguirre Benítez para decirles que de él dependía si el juez le imponía una pena de 8 o 20 años de cárcel.

En el escrito que los manifestantes entregaron incluso a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), se desmenuza una larga lista de inconsistencias de su caso y se explica que nunca le fue asignado un abogado de oficio, como lo establece la Ley; que el vehículo en el que fue detenido no fue puesto a resguardo de la autoridad; fueron aseguradas sus puertas y cofre y lo extraño de todo es que varias horas después en el vehículo fueron encontradas el arma y la droga, lo que prueba que todo eso fue “sembrado” por agentes policiacos al servicio de Sánchez Sánchez.

En medio de la protesta de esta mañana –los manifestantes arribaron a Palacio Nacional a las 4 de la madrugada– un supuesto enviado del Tribunal Superior de Justicia arribó al lugar para solicitar el levantamiento de la protesta y ofreció que el máximo Tribunal revisaría el caso y solicitó una comisión de cuatro personas para dialogar en privado y analizar el caso.



Los manifestantes aseguraron que no se irán de la Ciudad de México hasta que haya una solución “a esta injusticia” y se suspenda la audiencia de mañana 4 de noviembre programada para dictar sentencia a Jhovani Benítez.

“No nos iremos de aquí hasta que haya justicia”, dijeron los trabajadores de Aguirre Benítez, quienes aseguraron que seguirán en pie de lucha “hasta que el patrón sea liberado”.

Los inconformes denunciaron que el capo ha sido capaz de corromper autoridades en diversos estados de la república, y Veracruz no ha sido la excepción, pues como parte de su venganza, en julio pasado le pagó a la Policía Ministerial de Coatzacoalcos, para que montaran un caso de secuestro y acopio de armas.