Ir a Menú

Ir a Contenido

Casas Carpin

Sección: Estado de Veracruz

Los masones representados por García Leyton son un grupo cultural, no político

Por eso dice su representante que no requieren registro ante ninguna dependencia gubernamental

Ángeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 21/08/2012

alcalorpolitico.com

Luis Alberto García Leyton, dirigente de la Gran Logia Unida Mexicana, mencionó que es importante conservar la separación Estado-Iglesia, de ahí que varias asociaciones se opongan a la reforma constitucional del artículo 24.

“Porque da pie a otras reformas como el artículo 3º constitucional de la educación laica; el artículo 130 de la participación política de los ministros de religión y algunos otros”.

Comentó que esa reforma que se promueve, no tiene razón de ser porque pese a que sus defensores dicen que es para brindar mayor libertad religiosa, considera que cada quien debe ser libre de elegir lo que su convicción les mueva.

Del mismo modo, recordó que el país es producto de muchas luchas que ha habido del siglo XVIII a la fecha, por lo que es importante recordar que las libertades de las que hoy se gozan son producto de esos movimientos donde los masones han participado.

“La Masonería es una organización muy antigua que en México, desde los tiempos de la Independencia, ya había grupos masónicos. Buscamos siempre el desarrollo integral del ser humano, el bienestar de la comunidad, por eso la historia de México está llena de personajes que han hecho su labor como ciudadanos, en defensa de las condiciones adecuadas para el desarrollo del país”.

En entrevista, aclaró que no son organización religiosa o política o social, sino cultura,l por lo que no ameritan el registro ante alguna dependencia gubernamental.

Incluso afirmó que los masones pueden ser de cualquier religión, ya que están abiertos a las personas preparadas.

Explicó que a mediados del siglo XIX la única religión era la católica y por ello debía responderse ante la Santa Inquisición, los tribunales religiosos, cuando eran acusados de alguna falla.

“Quien no era católico no podía ser sepultado en un camposanto, quien no practicaba la religión tampoco podía ser registrado, porque eso lo controlaba la iglesia católica”.

No obstante, recordó que la Constitución Política de 1857, que rige hasta la fecha, es un parteaguas entre los asuntos religiosos y los de Estado, lo que se conoce como Estado laico.

“Se establece que el gobierno no tiene que meterse en asuntos religiosos, pero también que no permita que ninguna religión, influya en sus decisiones de Estado, de gobierno. Esto para no caer en el retroceso”, concluyó.
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Escuela Cervantes
  • La Parroquia Xalapa