Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: V?a Correo Electr?nico

Los taxistas son groseros y desaseados, pero a la hora de cobrar, cobran como choferes privados

Denuncia al taxi 5804 por maltrato y abuso a la hora de cobrar

20/07/2011

alcalorpolitico.com

Buenas tardes Director general de alcalorpolitico.com:

Soy lector de tu periódico, diariamente entro a la página y me informo. Agradezco que abra un portal para reportar todas las quejas que tenemos la ciudadanía, por la pésima actuación de nuestros políticos y funcionarios públicos que no le hacen caso a nadie.

El día de hoy tuve 2 problemas con un taxista, y es que como dicen son groseros y cochinos; no se bañan. Pero eso sí a la hora de cobrar, cobran como si fueran choferes privados.

El día de hoy le hice una parada a un taxi, para que me llevara de zona centro a CAXA, como vio que yo no era de aquí, me dijo que eran $40.00 pesos, le dije: soy de fuera, pero no pendejo… Me dijo, pues si gusta preguntar, y le digo: yo no tengo nada que preguntar, le pague 20 pesos, si quiere, si no, que le hiciera como él quisiera. Anote el número económico de este atracador. Su número económico es el 5804, es un Nissan Tsuru, por cierto, lo trae sucio, anda sin cinturón, y no conoce la ciudad.

Bien, abordé mi auto, me dirigía a Circuito Presidentes, cuando se me mete un taxi a la fuerza, y no sólo a mi, éste iba en zigzag rebasando autos, no sé cuál era su prisa, pero iba durísimo, de hecho paso una patrulla de tránsito frente a nosotros, y jamás lo detuvo, ¿Aquí está la excelente función de los elementos de tránsito? No le dijeron nada en lo absoluto.

Estoy en contra del alza a la gasolina, porque estos transportistas ganan muy bien, apoyo a los estudiantes que con muchísimo sacrificio apuradamente tienen para pagar con credencia los 4.00 pesos, y para andar en taxis así como el número 5804, pues está cabrón. Pido a las autoridades de tránsito detener esta unidad y hacer del conocimiento del dueño de las placas que su chofer, maneja como borracho.

Por su atención muchas gracias
Pablo Moraima Castañeda