Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Matrimonio tiene como objetivos el amor a la pareja y la procreación: Hipólito Reyes

Unión humana sólo se puede sostener con "la gracia de Dios"

Sara Atanasio Xalapa, Ver. 17/01/2016

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Durante la misa de este domingo, el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, pidió por la aparición de los cinco jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca, quienes fueron levantados el pasado 11 de enero por policías estatales de la Secretaría de Seguridad Pública.

Los jóvenes son: José Benítez, Mario Arturo Orozco, Alfredo González, Bernardo Benítez y Susana Tapia.



Por otro lado, la liturgia de la palabra correspondiente a este domingo fue sobre la importancia del matrimonio.



Dijo que en la primera lectura se habla de la alianza que Dios tiene con el pueblo, mismo que había sido infiel y es por eso que fue desterrado de la tierra prometida. El profeta Isaías anunciaba que venía el regreso "y que ahora la que se sentía abandonada se siente recibida, se siente engalanada la que había sufrido".

Ante lo anterior expresó una frase que dice "como un novio se casa con su novia. O la alegría que encuentra el esposo con su esposa, la encontrará tu Dios contigo", y de esta relación se habla en el viejo y en el nuevo Testamento, ya que es una alianza entre Dios y su pueblo.



En la segunda lectura se habla del relato de las Bodas de Caná, a lo que aún se llama Epifanía o la manifestación del Señor, la cual consiste en la visita de los Reyes Magos, el bautismo del Señor que se celebró el domingo pasado y hoy de las bodas antes mencionadas.



El matrimonio es, según un texto de los del derecho de la Iglesia, "la alianza matrimonial que se da entre un varón y una mujer y que se comprometen en un consorcio durante toda la vida... Y que tiene como objetivos dos cosas principales: el amor y la atención de la pareja; y la procreación, la generación, dice ahí, y la educación de los hijos y de las hijas".

El Arzobispo puntualizó que es un consorcio natural, y Jesús lo catalogó como el Sacramento, el cual significa un signo que tiene una realidad profunda.



Pidió analizar la alianza matrimonial cuando ambas personas se casan ante la Iglesia y ante Dios, ya que de manera voluntaria conforman ese consorcio, el cual significa un acuerdo y un pacto que toman ambas partes.



Exhortó a las esposas y a los esposos que después de que tienen hijos, no se descuiden y que se presten atención para que su relación perdure, ya que lo calificó como "una entrega total del cuerpo, del alma y del corazón", y la relación es primordial para poder educar a los hijos e hijas.

Acotó que la alianza tiene dos propósitos: el cuidado, el respeto, el amor; los hijos y las hijas, la generación y la educación.



En las bodas de Caná hay dos personajes claves: la Virgen María y Jesús. La boda duraba ocho días, en esa celebración se les acabó el vino, bebida que tenía que durar la misma cantidad de días que la boda. Ahí María le dijo a su hijo que ya no tenían vino, a lo que él contestó que sólo eran invitados y que aún no llegaba la hora de su resurrección.

Sin embargo, la Virgen les dijo a los casados que hicieran lo que su hijo les dijera, quien tuvo que obedecer. Les pidió que llenaran las tinajas con agua y fue cuando les hizo el milagro de convertirla en vino.



Para finalizar, Hipólito aseguró que es necesaria la presencia de Jesucristo y de la Virgen en un matrimonio cristiano, porque la unión humana sólo se puede sostener con "la gracia de Dios".