Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Megacable es la segunda empresa con más quejas en el país, según Profeco

Sólo acudiendo a esa dependencia logró que le devolvieran su dinero

Xalapa, Ver. 14/07/2010

alcalorpolitico.com

Señor Director

Agradezco el espacio que brinda a los lectores de su prestigiada página para hacerse oír. Mi comentario tiene que ver con lo que he leído (no sólo hoy, sino varios semanas atrás también) sobre el servicio de Megacable. No puedo sino unirme a las voces de protesta contra tan pésima empresa.

En mi caso, hace un año se contrató el servicio del famoso YOO. Como era de esperarse, no cumplieron con la fecha que ellos mismos establecieron para instalar todo. Se acudió a la oficina que tienen en Ignacio de la Llave y programaron una nueva visita, a la cual - ¡oh, sorpresa! - tampoco acudieron. La siguiente vez solicité que se cancelara el contrato y me devolvieran mi dinero, a lo que se negó la persona que me atendió argumentando que no podía porque "son políticas de la empresa".

Le agradecí y me fui. Al día siguiente ya había armado una queja por escrito con todos los fundamentos legales y la llevé a la delegación de la PROFECO. Cuando se realizó la audiencia, se presentó la abogada de la empresa y sin ningún problema me entregó el importe que se había pagado. Ni diez minutos llevó todo, pero eso fue porque sabían que no podían zafarse de la argumentación que se presentó con base en la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Cosa curiosa, el mismo día de la audiencia una persona acudió a plantear su queja contra Megacable (aunque no por escrito), exactamente por lo mismo que lo hice yo; le ofrecí el machote de mi texto para que sólo cambiara sus datos, aunque debo decir que ya no supe en qué acabo su asunto. He de decir, además, que días después consulté la página electrónica de la PROFECO y me encontré con que MEGACABLE era (y supongo que sigue siendo) la segunda empresa con más quejas en el país.

Traigo esto a colación porque quizá sea la vía que pudiera tomar Víctor Borges-Caamal al referirse a buscar una autoridad que le escuche para deducir sus derechos; eso sí, presentando desde el principio todo el articulado para, por un lado, agilizar los tiempos, y por el otro, para que la empresa deficiente y abusadora a que se hace mención sepa que a quien tiene enfrente sabe sus derechos y los hace valer.

Por lo pronto tomo nota del vínculo que él dejó de Facebook y me apunto inmediatamente. Gracias nuevamente por el espacio.

Javier Torres Rodríguez