Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Mexicanos debemos llenar las vasijas de la justicia y la honestidad: padre Helkyn

El Vocero de la Diócesis de Orizaba advirtió que instituciones y ciudadanos no hemos cumplido en la búsqueda del bien de los demás

Miryam Rodr?guez Hern?ndez Orizaba, Ver. 17/01/2016

alcalorpolitico.com

La justicia, honestidad y el cumplimiento con aspectos de la agenda nacional, son algunas de las vasijas que los mexicanos no han querido llenar en su totalidad, a pesar de que esto sea una ordenanza de parte de Dios, indicó el vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez, quien agregó que la invitación es para que la gente actúe como aquellos que acudieron a llenar los recipientes en las Bodas de Caná luego de que Jesús así lo instruyera.

En entrevista, dijo el presbítero que existen las instituciones, las personas que tendrían que actuar a favor de cierto sector; sin embargo, el trabajo que se tendría que efectuar no se ha hecho; las vasijas están a la mitad, expresó.

“No quiero decir, al expresar a medias, que significa que lo vea medio vacío, sino es medio lleno, estamos en proceso, pero todavía hay mucho por hacer y es a todos los niveles; por eso no tenemos el vino de la paz, de la tranquilidad, porque no hemos colaborado en diversos aspectos”.



Al citar el pasaje bíblico de este domingo, dijo que hay muchas cosas que les toca a los creyentes hacer y ejemplificó las Bodas de Caná, cuando se terminó el vino y Jesús dio la instrucción de que se llenaran las vasijas; en aquel entonces los enviados hacer esa tarea obedecieron, a diferencia de la actualidad en la cual Dios manda que se llenen las tinajas del amor, paz, justicia, misericordia y más, pero no se ha hecho en su totalidad.

“Esa es la enseñanza: Dios no va hacer nada que nos toque hacer a nosotros. Y es que se nos ha acabado el vino de la paciencia, de la reconciliación nacional, de la justicia, de la comprensión, de la familia, del perdón, del respeto, de la educación”.

Añadió el sacerdote que todos tenemos una tarea que efectuar, pero también destacó que muchos reclaman a Dios porque las malas situaciones no mejoran, pero su responsabilidad no la cumplen.



Finalmente dijo que Dios ha dado diversos dones, para que, al nivel de profesiones, de vocaciones, de actividades, lo pongan en práctica para el bien de los demás.