Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Molestias por cierre de calle Ferrocarril, en Centro de Álamo

No habrá paso durante el resto del año debido a obras; taxistas y comerciantes reubicados se inconforman

Hiplito Moreno Tapia lamo, Ver. 25/08/2023

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
La calle Ferrocarril, en el centro de la ciudad, fue cerrada al paso vehicular por obras de rehabilitación, lo que obligó a que taxistas y comerciantes de esa zona fueran reubicados, la mayoría bajo protesta.

En la calle, en el tramo comprendido entre las avenidas Independencia y Garizurieta, serán rehabilitadas las líneas de agua y la red de drenaje, además de que se instalará cableado subterráneo por parte del ayuntamiento.

Para ello, desde este viernes comenzó la demolición del concreto, lo que acarreó críticas de residentes, al apuntar que el pavimento está en óptimas condiciones, a diferencia de otros tramos de distintas calles, entre ellas la avenida Garizurieta, donde se han formado baches por fracturas y hundimientos.



“Tenían que haber arreglado las partes feas de la Garizurieta. En el tramo del mercado (municipal) hacia Los Flamingos (un restaurante) está en muy mal estado esa calle, y, en cambio, la Ferrocarril no se ve con daños”, indicó la señora Raquel Hernández, comerciante de un puesto semifijo.

Asimismo, los taxis del Sitio Tincontlán-Mequetla fueron retirados e instalados en la calle Raúl R. Núñez, adyacente a la terminal de autobuses, pero se inconformaron ya que algunas unidades se ven en la necesidad de estacionarse frente a las cantinas que están al fondo de dicha calle.

La demolición del pavimento igualmente obligó al retiro de puestos semifijos que estaban sobre la acera de la calle Ferrocarril, en la parte posterior de la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores, siendo reubicados a otros puntos.



Además, los comerciantes ambulantes también fueron retirados, con lo que sus puestos quedaron temporalmente en el entronque de Ferrocarril con la avenida Independencia.

Los más inconformes son los comerciantes con locales fijos, pues argumentan que la obra arrancó justo cuando viene le temporada de más ventas, es decir, el último cuatrimestre del año.

Indicaron que, para dicho periodo varios de ellos ya se surtieron de diversas mercancías, pero temen que el cierre de la calle redunde en muy bajas ventas.



“Nos avisaron (del cierre) hace apenas 15 días. Nosotros ya compramos mercancías desde más antes y es seguro que van a bajar las ventas. Nos hubieran avisado antes y no hubiéramos comprado tanto. Van a caer las ventas y vamos a tener dificultades para pagar las rentas.

“Nos dijeron que la obra va a tardar cuatro meses, o sea, todo lo que resta del año, que para nosotros es la mejor temporada. Pero dudamos que la vayan a acabar en cuatro meses, porque ya estamos en temporada de lluvias y seguro que no la van a terminar en ese plazo”, señaló a su vez el encargado de una pequeña tienda de abarrotes.