Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Movimientos estudiantiles, “verdaderas escuelas de pensamiento político”, opinan

- La lucha por los derechos civiles es innata a la sociedad: Académicos

- Docentes de UV, UAM y UNAM participaron en conversatorio en el marco de la FILU

Julin Hernndez Xalapa, Ver. 07/09/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Durante la tarde de este viernes, en el marco de actividades de la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU) 2022, académicos especialistas dialogaron sobre la importancia de los movimientos sociales para el desarrollo social de México, en la Sala Anexa del Centro Cultural Tlaqná.

En la mesa de diálogo moderada por Dora Cecilia Sánchez Hidalgo, de la Universidad Veracruzana, participaron Sergio Tamayo, docente de la UAM; Massimo Modonesi, de la UNAM y Miguel Ángel Ramírez Zaragoza, también de la UNAM.

Ya de entrada el humor invadió al recinto, pues uno de los presentadores bromeó en alusión a la pierna izquierda fracturada que uno de sus colegas tenía, donde el infortunio se consideró "muy de acuerdo con la situación de la izquierda latinoamericana actual: rota", a lo que el público reaccionó con risas.



El diálogo inició formando una perspectiva respecto al pasado de México, un campo de tensión política donde, a través de la historia, no deja de librarse una batalla por la hegemonía y el control cultural de la ciudadanía. De ahí la necesidad de los movimientos contra la represión, asociados a las libertades ideológicas y el deseo colectivo de la libre expresión.

Se consideró de suma importancia a los primeros textos sobre ciudadanía en América latina que se publicaron hacia 1995.

A través de ellos, se explicó puede percibirse cómo los nuevos flujos migratorios de los años 90 sustituyeron el hecho de la migración de los 70´s, tiempo en que mayormente iban hacia lugares donde había mayores oportunidades de emplearse. Se comentó que, por el contrario, el nuevo flujo migratorio partió desde otra perspectiva, donde ya no sólo se buscaba el trabajo en el campo sino el mejoramiento de la calidad de vida ciudadana, pasando de formar comunidades agrarias a pequeñas ciudades cosmopolitas con ideales de igualdad



De manera que el desarrollo histórico trajo consigo una transformación de perspectivas que, con el paso del tiempo, fueron aspirando reivindicación de la ciudadanía civil, pues se hicieron evidentes las carencias de calidad en cuanto a los servicios que ciertos sectores de la población recibían o ni siquiera eran tomados en cuenta.

Aunado al análisis migratorio, los panelistas recordaron que la lucha por los derechos civiles es un tema innato en la sociedad, con uno de los momentos de mayor efervescencia en el movimiento estudiantil de 1968, cuya histórica y trágica resolución germinaron futuros movimientos cada vez más demandantes.

Sólo desde la crítica y la perspectiva de los movimientos sociales se puede buscar un discurso contrahegemónico desde la democracia y la participación ciudadana, que genere cambios benéficos para el grueso poblacional, consideraron los académicos.



Así, impera un debate cuyo centro radica en el modelo neoliberal, donde prevalecen valores individualistas que actúan por competencia y no por solidaridad; paradójicamente, justo ese escenario propició el desarrollo ilustrado de los ciudadanos que, inconformes ante la desigualdad, usan su pensamiento crítico para cuestionar y tratar de cambiar el sistema en que viven.

Los movimientos son desafíos públicos que buscan reformas políticas institucionales que afectan a ciertos grupos sociales.

Impactan la normativa de la ciudadanía y su ejercicio cotidiano. Por lo tanto, son imprescindibles para el desarrollo de la sociedad.



Entre los movimientos que más han impactado a este país, y que a su vez influenciaron y fueron influenciados por un contexto latinoamericano desigual en este lado del continente, los ponentes ejemplificaron los de 1968, 86 y 99, así como el Yo Soy 132. Dichos “despertares de conciencia” han fungido como resonancia histórica y recordatorio de que siempre se puede luchar.

Finalmente, se habló de que la mayor atención en la línea de estudio de los movimientos estudiantiles se debe concentrar en el análisis de los derechos ciudadanos, pues de la batalla de individuales contra colectivos brotan los ejes de acción política, civil y social.

Es por ello que resulta tan necesario ver este tipo de movimientos sociales desde una perspectiva histórica, para saber que son procesos pasados, presentes y vigentes, en constante cambio y suma de perspectivas ideológicas que producen sentidos de agencia y crean identidades colectivas.



En suma, no debe olvidarse que aquello que nace como movimiento social, con el paso de los años y la suma de conciencias, puede constituir “verdadera escuela de pensamiento político”.