Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac
Equivalente a mucho ruido y pocas nueces

Ms produccin que trabajo actoral en: Odio a los putos Mexicanos

Buena msica y escenografa, pero el desperdicio de actuacin no es para enorgullecer a nadie No consiguen sacar an del letargo a la Organizacin Teatral de la UV

Henry Stanislavsky Xalapa, Ver. 19/02/2007

alcalorpolitico.com

La Organizacin Teatral de la Universidad Veracruzana, present el pasado viernes 15 de febrero la obra de Luis Enrique Gutirrez Ortiz Monasterio: Odio a lo putos mexicanos, en la sala chica del Teatro del Estado, dirigida por dos de las actrices integrantes de este colectivo teatral institucional: Alba Domnguez y Miriam Chzaro, ambas con una larga trayectoria dentro de la agrupacin, ambas actrices experimentadas y al parecer ambas tambin con poca experiencia como directoras, lo cual se hace notar en el montaje y es que la obra de Ortiz Monasterio presenta como un rollings gag que comienza rodar desde el mismo ttulo y que contina rodando durante toda la obra sin llegar a destino alguno.

Con un estilo que pretende ser subversivo y al mismo tiempo analtico, la obra de Ortiz Monasterio nos hace extraar el estilo fresco e innovador de Gerardo Mancebo y Castillo, hasta ahora nunca igualado por ningn dramaturgo contemporneo mexicano. En el texto tambin se puede apreciar una aspiracin Ibarguengoitiana que desafortunadamente queda slo en eso.

Dentro de lo destacado del montaje se puede mencionar la excelente musicalizacin hecha por las directoras que remite al sur de Estados Unidos.

En cuanto al trabajo actoral, es de destacar la mediana de los intrpretes, slo perturbados por el sobrio trabajo de Hctor Moraz y la divertida imagen de Carlos Ortega volando en un ovni, burlndose de lo sureos protagonistas.

Quiz debamos esperar una obra ms ad hoc para apreciar el trabajo de las directoras Domnguez y Chzaro, con una puesta que consiga sacar de su letargo artstico a los actores de la Orteuv pues hace un buen rato, (desde la poca de Ral Zermeo) que el pblico la merece.