Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Nacional

Muere el escritor Ignacio Solares, a los 78 años de edad

Narrador, dramaturgo, editor y ensayista, Solares fue acreedor a varias distinciones

El Universal Ciudad de Mxico 25/08/2023

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
¿Ignacio Solares, el narrador, dramaturgo, editor, periodista cultural y quien durante casi 7 años fuera colaborador de El Universal, murió este jueves, a los 78 años. Su esposa, Myrna Ortega, confirmó que el autor de “Delirium tremens” falleció a las 21:30 horas en el hospital Médica Sur de la Ciudad de México a causa de diversas complicaciones de salud.

Sus restos serán velados en la funeraria Gayosso de Félix Cuevas, este viernes.

Colaborador de esta casa editorial y autor de diversos libros, ensayos y artículos periodísticos, Solares nació el 15 de enero de 1945 en Ciudad Juárez, Chihuahua.



Estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y fue docente de la misma, así como de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la misma casa de estudios a la que estuvo ligado hasta su muerte.

A propósito de su último libro “Novelista de lo invisible” (Grijalbo, 2023) escrito a 4 manos con el también periodista cultural y escritor, José Gordon, Ignacio Solares sentenció: “Yo no reconozco más patria que la infancia. Es mi patria, de ahí soy, de ahí vengo y para allá voy”.

Sus búsquedas literarias estuvieron marcadas por la existencia, la muerte, lo sagrado, los fantasmas de la historia, lo onírico, el misticismo, el espiritismo, el destino, el azar, la imaginación, el bien y el mal y el psicoanálisis.



Nacho Solares estuvo ligado al periodismo cultural durante más de 50 años. Dirigió el suplemento cultural del periódico Excélsior, “Diorama de la Cultura”, hasta la salida de Julio Scherer en 1976; y fue parte del equipo de redacción de publicaciones emblemáticas como “Claudia”, “Revista de Revistas”, “Plural”, “Quimera”, “Hoy” y “La cultura en México”; sin embargo, fue significativa su presencia de 2004 a 2017, al frente de la Revista de la Universidad de México.

Narrador, dramaturgo, editor y ensayista, Solares fue acreedor a distinciones como la beca de John S. Guggenheim Foundation; el Premio Xavier Villaurrutia en 1998 por la novela “El sitio”; el Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares en 1996 por “Nen, la inútil”; y el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura en 2010. También fue reconocido con el Homenaje Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez en 2008 que otorga la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Dentro de la UNAM tuvo a su cargo la Dirección de Teatro y Danza (1994-1997), el Departamento de Literatura (1997-2000) y la Coordinación de Difusión Cultural (2000-2003).



Su trayectoria literaria inició en 1972 con la publicación del libro de cuentos “El hombre habitado”; desde entonces desarrolló una extensa obra. Como novelista destaca su trilogía histórica “La Noche de Ángeles” (1981), “Madero, el otro” (1989) y “Columbus” (1996), que entre otras novelas lo llevó a ser considerado un “maestro excepcional de la narrativa contemporánea mexicana” y en el 2015, por sus 70 años, el Gobierno de Chihuahua instituyó el Premio Chihuahuense de Narrativa Histórica “Ignacio Solares”.

Gran parte de su obra ha sido traducida al inglés. Entre sus obras teatrales destacan: “El jefe máximo” (1991), “Desenlace” (1992), “El problema es otro” (1992), “El gran lector” (1993), “Infidencias” (1994), “Tríptico” (1994), “La flor amenazada” (1995), “Los mochos” (1996), “La vida empieza mañana” (1996), “La moneda de oro ¿Freud o Jung?” (2002) y “Si buscas la paz, prepárate para la guerra” (2003).

Destacado en el género de la crónica periodística, Ignacio Solares publicó el texto “Delirium tremens”, basado en el testimonio de 110 alcohólicos recluidos en sanatorios psiquiátricos.



Fiel colaborador de El Universal, Solares comenzó la columna “Minucias” hace 6 años y medio. Su última colaboración fue el 29 de noviembre del año pasado, donde anunció que se tomaría un descanso indefinido.