Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Murió Marduck Garrido, el Argonauta de la Atenas Veracruzana

- Reconocido librero y promotor cultural, realizó una importante contribución a la cultura de Xalapa

- Amigos, familiares y conocidos de este personaje de los libros y la literatura, se han sumado a la pena de su pronta partida

Miguel Valera Xalapa, Ver. 17/07/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
La tarde de este sábado 17 de julio se dio a conocer el fallecimiento del reconocido librero y promotor cultural, Marduck Garrido, quien desde su librería “Los Argonautas”, ubicada en el número 20 de la calle de Rojano, realizó una importante contribución a la cultura de la Atenas Veracruzana.

Aunque tenía vínculos familiares con el presidente Andrés Manuel López Obrador, su interés particular, como amante de la literatura se centró en otro familiar, el cordobés Jorge Cuesta, a quien estudió a profundidad en una tesis que le dirigió la maestra Malva Flores, cuando fue estudiante de la Facultad de Letras en la Universidad Veracruzana.



En cascada, amigos, familiares y conocidos de este personaje de los libros y la literatura, se han sumado a la pena de su pronta partida, dejando en la orfandad a los amantes de los libros viejos, auténticas joyas que podían encontrarse en este emblemático espacio cultural de Xalapa.



A través de redes sociales, la Facultad de Letras Españolas, de la Universidad Veracruzana, de donde fue alumno, indicó: “La comunidad de la Facultad de Letras Españolas se conduele por la pérdida de uno de sus más queridos miembros, Marduck Garrido. El legado inagotable de la Librería Los Argonautas sobrevive a la tristeza de su partida. Honramos su memoria y la de su familia. Marduck, ya te extrañamos, jamás te olvidaremos. (D.E.P.)”.

Desde la página Criticismo, comentaron, en franca referencia a los Argonautas de la mitología griegos, los héroes que salieron a la mar en busca del vellocino de oro, dirigidos por Jasón, cuyos ralos siguen contándose hasta nuestros días.



“En memoria de Marduck Garrido. ‘Comenzando por ti, Apolo, evocaré las hazañas de los antiguos héroes, que allende la boca del Ponto y a través de las Rocas Cianeas por mandato del rey Pelias guiaron la sólida Argo en pos del vellocino dorado’ (Argonáuticas, I)”, indican los directivos de Criticismo.



A su vez, el escritor Carlos Manuel Cruz Meza, un bibliófilo consumado y cliente frecuente de Los Argonautas, escribió también en su red social: “Ha muerto Marduck Garrido. Hombre todo él de letras, se convirtió en un referente esencial para los bibliófilos de Xalapa y de otros lugares que también aman leer. Su proyecto mayor fue la librería “Los Argonautas”, ese palacio con paredes que eran inmensos libreros, donde uno podía encontrar joyas espléndidas. Estuve allí en varias ocasiones y nunca salí con las manos vacías”.

“Lo último que adquirí, poco antes de que la pandemia estallara y destruyera esos días luminosos, fueron unas historietas antiguas sobre crímenes reales, de una serie que no conocía: ‘Muertes trágicas’; uno de los números que me vendió se publicó el 12 de octubre de 1973, cuatro días después de mi nacimiento y era sobre ‘La Banda del Automóvil Gris’”.

“Sabedor de mis sangrientas aficiones, Marduck me las mostró, con ese talante de conocedor de las debilidades librescas de los que fuimos sus clientes y quiero pensar, también sus amigos. Las compré todas. Años atrás había conocido a su hermano, Fidel Garrido Obrador, retratista de pejelagartos, de quien conservo una curiosa obra que me obsequió, pintada en un CD. Marduck fue siempre un caballero. Lo recuerdo jugando al ajedrez, la voz profunda, alto y fornido, la melena luenga; me parecía enorme, todo él daba siempre la impresión de solidez, pero también de un temperamento cálido”.



“Amaba a Jorge Cuesta y alguna vez me comentó que su tesis había sido sobre el trágico poeta veracruzano. Sus proyectos editoriales, el Café Jasón al que nunca fui, las exposiciones que organizó, su pasión por los viajes, las aventuras en busca de nuevos libros, sus desayunos deliciosos, el amor por sus hijos, todo eso permanece en mi memoria: un tipo polifacético, cuya muerte duele como duele perder un libro muy querido. Ahora, obtenido el Vellocino de Oro que fue su proyecto cultural, ha retornado a Yolcos. Que los Dioses lo reciban con los brazos abiertos”, indicó Cruz Meza.

Una de sus familiares, Ana Paulina Obrador Garrido, añadió con emotiva sensibilidad: “Cuando era niña recuerdo que Marduck me daba miedo, su tamaño, su voz grave, sus muecas y su misterio me espantaban, de repente crecí y me enamoré de ese personaje, un tío excepcional, un ser humano como pocos, un hermano para mi papá, recuerdo sus visitas como horas felices donde mis papás, mis tíos, mi hermano y yo nos podíamos doblar de risa con su manera tan singular de contar cualquier anécdota, amante de los libros, apasionado de la vida y un referente de la cultura en Xalapa como muchos me lo han externado aún sin conocerme, cuando mi papá murió, Marduck no sólo fue un apoyo incondicional sino un amigo que me dio consejos para no escuchar la mierda que la gente dice, sino darle valor a lo que realmente importa en la vida y tener seguridad en uno mismo, un consejero, un tío cariñoso y amoroso, un amigo para mí, en una de mis visitas al rancho me puse horas a platicar con él de mi padre al que tanto amábamos y extrañábamos los dos, nos emborrachamos y pasamos como él dijo: una fiesta de tío y sobrina recordando los momentos más felices de la vida, Marduck era de todos, era el hijo, el hermano, el primo, el sobrino, el tío y el amigo que cualquiera hubiese querido cerca, hoy después de escuchar la voz de sus amados hijos, partió de este mundo a encontrarse con sus seres queridos, a ver a su papá, a sus amadas abuelas, a su primo amado que seguro lo recibirá con un abrazo eterno, aquí nos dejas un dolor inmenso Marduck y en lo personal la sensación de que la gente más chingona se va antes porque llegaron con la misión de amar tanto y ser tan amados como lo fuiste tú y lo serás siempre, no podría expresar en palabras cuánto te voy a extrañar y cuánto me duele que te hayas ido, te prometo que así como tú lo hiciste con mi hermano y conmigo, tus hijos siempre van a tener en mí además de familia, una amiga, que les va a recordar siempre lo increíblemente fantástico que fue su papá, te amo Torito, vuela alto”.



A su vez, desde la Librería la Rueca de Gandhi, añadieron: “Con profunda tristeza nos enteramos del fallecimiento de nuestro colega y amigo Marduck Garrido. Siempre recordaremos su pasión y dedicación a los libros.
Nuestras condolencias para sus familiares y amigos”.



Por su parte, el escritor y periodista, Armando Ortiz, apuntó en su red social: “LA COMUNIDAD CULTURAL EN VERACRUZ LAMENTA LA MUERTE DE MARDUCK GARRIDO; GRAN PROMOTOR DE LA LECTURA; UN ARGONAUTA DE LOS LIBROS
Marduck Garrido fue compañero de muchos en la Facultad de Letras. Un hombre muy querido no sólo por su don de gentes sino por su amor a la cultura; particularmente de los libros. Gracias a Marduck y a otros promotores tuvimos muchas ferias del libro independientes en la Plaza Lerdo de Xalapa; tenía un gusto exquisito por los buenos libros, un instinto para dar con esos ejemplares únicos que ahora guardan muchas bibliotecas en Xalapa”.

“Recientemente Marduck consiguió tenernos pendientes de sus ofertas literarias en su ‘Bibliofilia Apasionada’, un grupo de Facebook con más de mil 900 miembros que todos los días esperábamos pacientes, como pescadores de anzuelo, los libros que lanzaba a ese mar virtual. Cuando íbamos a recoger los libros teníamos oportunidad de saludarlo en ese paraíso de libros donde a muchos de nosotros nos hubiera gustado pasar horas y horas. Decía Borges: ‘Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca’”.



“Pues el espacio de Marduck, su librería ‘Los Argonautas’, era como ese jardín del Edén que Borges imaginaba. Hoy Marduck ha levado anclas y ha dejado el puerto de los vivos en su nave Argos para lanzarse a la aventura de buscar el ‘vellocino de oro’. Nos duele su partida tan repentina, no nos reponemos de la sorpresa. Yo todavía tengo pendiente un libro de Quim Monzó que pensaba recoger uno de estos fines de semana. Esperaba pasar por ese libro y saludar al buen Marduck, quien quizá estuviera comiendo esos deliciosos ramens que una de esas tardes almorzaba con particular apetito. Te vamos a extrañar mucho amigo, te vamos a echar de menos; por alguna razón hoy muchos de nosotros nos sentimos más pobres, despojados de algo, despojados de ti”.

Desde la cuenta de Xalapa Antiguo, asentaron: “Hoy el libro antiguo de Xalapa está de luto, Marduck Garrido, uno de los libreros más dinámicos y propietario de la librería Los Argonautas ha dejado este mundo. Descanse en paz”.



Y la compañera periodista Laura Estela Haddad Rodríguez, expuso: “Conocí a Marduck Garrido una noche en El Submarino, de esas noches que ahora extraño cada vez más... Yo iba con mi amiga Jenny quien atravesaba una ruptura amorosa y llegamos en plan de ‘sólo chicas" y él llegó con varios chicos de Letras, sin pensarlo Marduck le dijo a mi amiga ‘qué bonita eres’ y lo era. Yo reí, él apenado me dijo ‘tú también’, reí más”.



“Eran tiempos en que un gesto así de un chico no lo considerábamos "acoso" y creo lo gestionábamos bien porque las chicas que éramos no sabíamos de feminicidios. De pronto, éramos Jenny, Marduck, sus acompañantes y yo platicando de libros, lecturas y arte”.

“Cuando nos presentamos, Marduck notó mi apellido y lo calificó de "interesante" y me habló de los suyos a lo que respondí ‘más interesante el tuyo’. Sí, Marduck era descendiente de un importante poeta veracruzano, de Córdoba, cuyo nombre olvidé de momento. Y quizá sea lo mejor. Desde esa vez Marduck me saludaba amable y atento, preguntaba por mi trabajo, me daba su opinión respetuosa”.



“La última vez que lo vi fue en la Feria de Libros que recién se llevó a cabo en La Plaza Lerdo y platicamos de lo mucho que me animaba que volvieran esos eventos. Me anunció que se realizaría la actual Feria del IVEC e invitó.



¡Qué ironía saber de su muerte justo cuando la Feria ocurre! Si hubo una amistad entre él y yo fue así: entre libros que se ofertaban en eventos así y charlas sobre la dinámica cultural de Xalapa que hoy está de luto. Descansa en Paz Marduck gracias por tus aportaciones a la Cultura Xalapeña, por regalarnos una hermosa librería”.

Buen viaje estimado Marduck.