Ir a Menú

Ir a Contenido

Temporada de lluvias
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Necesario apoyar la verdadera lucha libre que se hace en México: Raúl Criollo

- Autor del libro “¡Quiero ver sangre!” recuerda que los luchadores participaron como héroes en el cine mexicano
- Define que es difícil alcanzar ese título, pues la exigencia es muy alta

?ngeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 03/03/2012

alcalorpolitico.com

“El cine mexicano de luchadores está formado de héroes, no de superhéroes, porque no podían volar, no veían a través de las paredes, no podían cargar un tráiler, ellos dependían de su inteligencia, fuerza y preparación”, señaló Raúl Criollo, uno de los autores del libro “¡Quiero ver sangre! Historia Ilustrada del cine de luchadores”.

El auditorio del Ágora de la Ciudad, fue el escenario donde después de un pequeño video ilustrativo, se recordó que el ciclo de cine mexicano dedicado a la lucha libre, básicamente tuvo en “El Santo”, su principal exponente.

Criollo señaló que sólo hubo un superhéroe en la historia del cine de luchadores, que fue “Supersan”, quien detuvo un tren durante su primera película, donde también aparece “El Perro Aguayo” en sus inicios.

“Los demás son los grandes héroes del cine mexicano, vale la pena seguir apoyando al cine mexicano y a la lucha libre mexicana”.

Refirió que en Estados Unidos, se cuenta con grandes campañas de mercadotecnia, sobre todo con respecto a lo que ellos conocen como “Lucha Libre”; sin embargo, la lucha original se hace en México.

“Puedes ser una gran figura en el cine gringo si tienes gran físico, si eres capaz de desarrollar un personaje puedes volverte una estrella. En México es muy difícil convertirse en luchador profesional, destacar, hacerlo bien y sostenerse ahí, es complicado porque la exigencia es más alta”.

Contó la historia de Mil Máscaras, quien reprobó su primer examen para obtener su licencia de luchador en México. Regresó a prepararse con el “Diablo Velasco” y fue como pasó su examen.

“Todos esos grandes fortachones no aguantarían ni 15 minutos en la lona con los luchadores que se hacen en México, esa es la realidad”.

Por ello, reiteró que es necesario apoyar no sólo la lucha libre, sino el cine y la literatura que se hace en México.

Por su parte, José Xavier Návar, coautor del libro, comentó que las películas de “El Santo”, marcaron historia, incluso son conocidas como de culto.

“A parte de la más clásica y conocida que es “Santo contra las mujeres Vampiro”, la que el mismo plateado decía que era la mejor que había hecho es “Santo contra el Doctor Muerte”, una coproducción con España”.

Afirmó que incluso el mismo Rodolfo Guzmán Huerta, decía que era la mejor película, comparada incluso con una de la serie de James Bond, el agente secreto británico.

“Realmente no había tanta producción, pero sí se veía que era otro tipo de película, decía que estaba fascinado con este trabajo y no como las películas que hizo en Haití con tres pesos”.

Criollo y Návar, comentaron que el libro “¡Quiero ver sangre!” se presentará en una feria en Estados Unidos, así como en otras de Japón y España.

Para la segunda edición, planean insertar un apartado de investigaciones tales como la marca de la máquina del tiempo, entre otros misterios que parecen inexplicables de los efectos especiales de las historias de luchadores.

Este libro se realizó con una investigación de seis años que muestra más de 900 imágenes, algunas con pósters y propaganda de aquellas películas taquilleras. Es una muestra histórica- gráfica del cine de luchadores, una compilación que documenta el surgimiento, la cúspide, la decadencia, así como el resurgimiento de este género fílmico.

La publicación, coordinada por la Universidad Nacional Autónoma de México, el Club de Periodistas de México y la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, rinde homenaje a los luchadores mexicanos que protagonizaron estos largometrajes y especialmente al Séptimo Arte que atrapó una época importante de la lucha libre.
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Temporada de lluvias
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Salon de usos multiples
  • Ipax