Ir a Menú

Ir a Contenido

Temporada de Frentes Frios
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

No cayeron al río los hermanitos muertos; fue una avalancha en la calle principal

- En el poblado de Mariano Escobedo, llegó la creciente del vecino poblado de La Perla y los arrastró
- Se fueron hacia el drenaje pluvial entre piedras y lodo, los arrastró bajo el pavimento y fueron a salir ya muertos cerca del río
- Los alcaldes habían firmado convenio para construir canal de desahogo, pero no lo cumplieron
- La versión de la caída al río desde un puente, fue difundida por Protección Civil municipal

Miryam Rodr?guez Hern?ndez Orizaba, Ver. 07/08/2012

alcalorpolitico.com

Al filo de las 11:00 horas llegaron a su casa donde serán velados los cuerpos de Felipe y Rocío de apellido Bernardo López, ambos menores de edad y hermanos, quienes fallecieron anoche luego de ser arrastrados por la corriente de los drenajes pluviales prevenientes del municipio de La Perla; su madre de manera milagrosa se salvó.

Ayer, Rocío, su madre y su hermano esperaban en la calle principal de Mariano Escobedo que la lluvia nocturna cediera, con ello la fuerte corriente de agua con piedras que proviene de los drenajes pluviales de La Perla.

Querían atravesar la acera, cuando según versiones de los vecinos la niña de seis años se agachó a recoger algo que se le había caído y se la llevó el agua, en el intento su hermano Felipe quiso salvarla y lo arrastró la corriente, lo propio sucedió con su madre la señora Irma López quien quiso rescatar a sus hijos.

De manera increíble los tres pasaron por una cuneta, para caer en una alcantarilla que los arrastró por alrededor de 60 metros de distancia, pero por abajo del pavimento,  es decir por un drenaje pluvial en Mariano Escobedo, para salir por un tubo de estos y caer de una altura de alrededor de 50 metros.

Los menores murieron, todo parece indicar porque se ahogaron, pero la madre quien luchó hasta el final logró vivir de manera milagrosa, pues ni la basura, ni las piedras, ni el lodo, ni la caída de tantos metros acabó con su vida y aunque fue llevada al hospital ya fue dada de alta y esta mañana esperaba con dolor la llegada de los cuerpos de sus hijos. 

Hasta su hogar llegó la carroza de la funeraria con dos féretros color blanco, en ellos descansan Felipe y Rocío. Serán velados en su casa que los vio crecer y jugar hasta el día de ayer. 

La mamá del adolescente y de la niña, estaba muy golpeada e hinchada de su rostro luego de todos los golpes que recibió ayer durante el trayecto que increíblemente recorrió junto con sus hijos.

Los vecinos reprocharon que ninguna autoridad del municipio de Mariano Escobedo les auxiliara cuando ocurrió la desgracia “a lo mejor si Protección Civil o si los policías o alguien hubiera ayudado a los niños no se los hubiera llevado el agua”, afirmaron.

El cuerpo del jovencito apareció adelante del sitio en donde cayeron, de la niña esta madrugada hallaron su cuerpo hasta la zona que colinda con el municipio de Ixhuatlancillo, cerca de la unidad habitacional “Los Olivos”.

 
Protestan vecinos ante la tragedia

Luego de la muerte de dos menores de edad anoche, a los cuales se llevó la corriente de los drenajes pluviales provenientes de La Perla, que bajan por la calle principal de Mariano Escobedo, y razón por la cual los habitantes de este último cerraron la carretera, los alcaldes de ambos municipios decidieron hoy llegar al lugar del bloqueo para planear obras que sólo mitiguen la corriente de agua.

Desde muy temprana hora pobladores de Mariano Escobedo, decidieron cerrar la vía de comunicación que enlaza a éste con La Perla, pues aseguran que ambos alcaldes Miguel Ángel Bautista y Baldomero Montiel Estévez, firmaron una convenio el mes pasado para efectuar obras a fin de que la corriente de agua desemboque directamente al río no a la calle; sin embargo, hasta el día de hoy nada de eso se ha hecho.

Un grupo de ciudadanos cerraron el acceso dos cuadras después de la cabecera municipal, en tanto otro hizo lo propio más adelante, obstaculizando el paso para camiones y vehículos particulares, lo cual provocó que la gente se bajara del autobús y tuviera que caminar hasta hallar otro camión.

Hasta el sitio del segundo bloqueo llegaron el alcalde de La Perla y Mariano Escobedo, Miguel Bautista y Baldomero Montiel respectivamente, en donde la población les recriminó que si se hubieran hecho trabajos de prevención difícilmente hubiera ocurrido la muerte de los dos menores que anoche se llevó la corriente de los drenajes pluviales que se han desazolvado.

Explicaron que a partir de junio comenzaron a correr las aguas pluviales por la calle principal de Mariano Escobedo “pero después de tantas barrancadas que nosotros hemos visto, la de ayer esa va a quedar para siempre grabada en nuestra memoria, pues fallecen dos niños y la mamá por fortuna se salvó, pero la verdad es que ya no podemos aguantar más, por eso estamos aquí para reclamar a las autoridades para que resuelvan el problema”.

La solución -dijeron- es desviar todas las aguas pluviales y que en La Perla se construyan las cajas de tratamientos porque sus aguas negras corren por el poblado “se busca con un vecino de aquí que de un permiso para que por su predio pase un canal que desemboque hacia el río y ya no pase por la calle. Lo que escuchamos es que se va a llegar a un acuerdo de que se le dará un propina, pero no va a vender”, acentuaron.

Hace un mes recordaron que se había llegado a un acuerdo entre autoridades de los dos municipios, en el cual se comprometía a resolver este problema “por eso es la indignación porque en esa fecha sólo se habló y de tantos acuerdos a los que se supone llegamos, ninguno de todos se cumplió, la verdad sí ha habido apatía de parte de los alcaldes”, subrayaron.

De hecho se comprometieron a desazolvar las tuberías pero todo parece indicar que no se hizo y provocó que la presión del agua fuera muy fuerte ayer “a qué precio nos venimos a manifestar, y mire todavía está en riesgo la vida de la mamá de ellos y los que vivimos aquí. Además todos aquellos que bajan de los camiones luego de que llovió la corriente es fuerte y los puede arrastrar”, expresó.

A todo esto se le suma que el agua proveniente de las lluvias que baja desde el municipio de La Perla, arrastra piedras lo cual convierte en más riesgosa la situación, pues el solo líquido llega a alcanzar en las cunetas hasta más de 1 metro y en la carretera hasta 50 centímetros con mucha fuerza. 

Hasta este mediodía los habitantes de Mariano Escobedo no habían liberado la avenida principal que conduce a ambos municipios, pues no se llega a un acuerdo que para ellos sea satisfactorio.

  • Salon de usos multiples
  • Paga tu predial en linea
  • Ipax
  • Temporada de Frentes Frios
  • La Parroquia Xalapa
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado