Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac
Durante el Vig?simo Quinto Congreso Seccional Extraordinario

No habrá “línea ni dedazo” a favor de ningún candidato: Fernando González Arroyo

En la elección de la dirigencia de la Sección 32 del SNTE

Javier Salas Hern?ndez Xalapa, Ver. 03/03/2007

alcalorpolitico.com

Durante el Vigésimo Quinto Congreso Seccional Extraordinario para renovar la dirigencia de la Sección 32 del SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación) no habrá “línea ni dedazo” a favor de ningún candidato, aseguró el aún representante de esa agrupación magisterial, Fernando González Arroyo.

El congreso se efectuará los días 30 y 31 del presente mes en el cual participarán mil 200 delegados quienes eligirán al nuevo dirigente de la Sección 32 del SNTE que aglutina a 77 mil trabajadores de la educación de Veracruz.

Los delegados al Vigésimo Quinto Congreso serán electos democráticamente en asambleas delegacionales que deberán efectuarse en los centros de trabajo.

Sobre la posibilidad de que haya “línea” de la líder moral de este sindicato, Elba Esther Gordillo Morales, para que los delegados voten a favor del candidato oficial a la secretaría general de la Sección 32, González Arroyo rechazó categóricamente esa versión.

“Aquí no va haber línea de ningún tipo, porque simple y llanamente no hay cabida para el dedazo, de eso si se los puedo garantizar, porque serán los delegados los únicos que con su voto determinen quién será el nuevo secretario general”.

Dejó claro que él no va a meter las manos por nadie en este proceso interno democrático en donde resultará electo su sucesor para los próximos 4 años.

“Quiero reiterar, porque así lo he venido manifestando, yo no tengo candidato alguno para la secretaría general. Todos los compañeros y compañeras de la Sección 32, que son 77 mil tienen en este momento las mismas posibilidades para aspirar a la dirigencia”.

Hizo saber que el primer día de los trabajos del Congreso, rendirá su informe anual de labores y allí dejará constancia que entregará buenas cuentas a su sucesor, tanto en lo económico como en lo político sindical.