Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Sin elementos relevantes que justifiquen reformar la Ley Orgánica UV, es terreno peligroso

- El exrector Raúl Arias advierte el riesgo de que sólo se centre en la posibilidad de permitir la reelección del actual Rector

- Se violentaría la autonomía universitaria si se intercambian favores por el apoyo al Gobernador como inventor y el perdón del 4% del presupuesto

- Que el Consejo Universitario discuta con profundidad los cambios en esta iniciativa; toda la sociedad podría opinar, propone

Jos Topete Xalapa, Ver. 19/03/2024

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
El exrector de la Universidad Veracruzana (UV), Raúl Arias Lovillo, criticó la inminente reforma a la Ley Orgánica de la casa de estudios, la cual permitiría la reelección del actual rector Martín Gerardo Aguilar Sánchez, aseverando que la reforma se da en un contexto de "intercambio de favores" con el Gobierno estatal.

Recordó que, en febrero de este año, el Rector de la UV reconoció al gobernador Cuitláhuac García Jiménez por su participación en la creación y patente de un "tribómetro electrohidráulico". El reconocimiento se dio junto a otros colaboradores y a un grupo de inventores condecorados por la institución.

Para el Exrector, si la propuesta de reforma que está por presentarse ante el Consejo Universitario General carece de elementos relevantes que la justifiquen se estaría entrando a un terreno peligroso que pondría en riesgo la autonomía de la Universidad. Advirtió que la reforma se estaría centrando únicamente en la posibilidad de permitir al rector permanecer por otro periodo de cuatro años.



Cabe destacar que el actual anteproyecto para reformar la Ley Orgánica elimina el requisito de edad máxima de 65 años para designar al titular de la Rectoría. Aguilar Sánchez, nacido el 23 de julio de 1958, está por cumplir 66 años y de no haber reforma quedaría descartado para buscar su reelección, por lo que concluiría su gestión en agosto de 2025.

"Me parece que, de confirmarse la propuesta de cambio y si no hay otros elementos importantes que justifiquen un cambio en la Ley Orgánica, creo que estamos en un terreno verdaderamente peligroso. Estamos tratando de impulsar un cambio que sólo favorece en este caso a una persona y no a la institución", alertó Arias Lovillo.

El exrector añadió que la actual administración estatal también se ha caracterizado por incumplir con la autonomía presupuestaria que establece la Constitución Política del Estado y que demanda la casa de estudios a través de un subsidio por el 4 por ciento del presupuesto general de Veracruz, reclamo que ha sido refutado por el gobierno de García Jiménez.



“Si no se justifica plenamente (la reforma) por otros cambios fundamentales que provoquen beneficios importantes para la Universidad Veracruzana yo digo que se pueden malentender completamente una propuesta de esta naturaleza.

“Estaríamos en una especie de tomar una cosa por otra si el Rector ha provocado un apoyo importante para el Gobernador, como inventor, si aparte se le ha perdonado una parte del presupuesto que corresponde a la Universidad Veracruzana, lo del cuatro por ciento que ya se conoce muy bien, creo que en ese sentido estaríamos pensando en un pago de favores”, observó Arias Lovillo.

Reiteró que una situación de este tipo podría violentar la autonomía universitaria, dejando un escenario poco propicio para luchar por un mejoramiento institucional para los próximos años. Al respecto, Arias Lovillo resaltó la importancia de que el Consejo Universitario discuta, con profundidad, las propuestas de cambio que se están haciendo en la iniciativa y que la comunidad universitaria también pueda valorar todos estos cambios.



El exrector afirmó que a nivel federal y estatal han existido administraciones que se han caracterizado por la mediocridad educativa, lo que se refleja en el proyecto de las Universidades del Bienestar que están siendo calificadas como un fraude con una fuerte corrupción y cero resultados académicos, mientras al mismo tiempo se cierran instituciones de investigación importantes o se les aplican recortes a sus presupuestos.

“La autonomía universitaria es mal vista por las autoridades del país, no hay respeto por la autonomía universitaria, por el conocimiento y hagamos de cuenta que este país nuestro no está viviendo lo que es hoy la más importante revolución científica y tecnológica que el mundo vive, por qué razón, bueno porque las universidades que tendrían que jugar un papel fundamental y no lo hacen por falta de apoyo, por falta de visión de las más importantes autoridades de nuestro país”, añadió Arias Lovillo.

Para el exrector, el contexto en que se podría discutir la reforma es favorable para dicho intercambio de favores que incentivaría la mediocridad educativa. Además, si bien la reforma todavía debería de ser aprobada por el Congreso, el exrector señaló que los diputados de la LXVI Legislatura también se han destacado por aprobar todas las propuestas que salen del Palacio de Gobierno.



“Ya sabemos cómo utilizan las mayorías en este sexenio. Simplemente levantan la mano, no hay una reflexión profunda de los pros y los contras de una iniciativa y simplemente se va a levantar la mano y aprobar lo que desde Palacio se requiere”, consideró el exrector.

Veracruzanos deben de opinar

Además, Arias Lovillo dijo que si bien la Universidad Veracruzana goza de autonomía esto no significa que los ciudadanos no puedan opinar respecto a la forma en que son utilizados los recursos públicos con los que se subsidia a la institución. Por ello, desde su perspectiva, los ciudadanos en general deberían de tener la oportunidad de dar una postura sobre cualquier cambio y sobre las necesidades que existen en la casa de estudios.



“Hay que recordar que la autonomía no es extraterritorialidad. Esto quiere decir, el espacio universitario debe de ser respetado como un espacio autónomo, pero también la sociedad tendría que opinar. Me parece que la Universidad Veracruzana, al ser la institución educativa más importante de Veracruz, se esperaría que la sociedad también valore la propuesta de cambio y que hiciera también un balance de cómo está hoy la Universidad Veracruzana, cómo está el presupuesto de la institución”.

Arias Lovillo señaló que como exrector ha recibido un sinfín de quejas respecto a la infraestructura de la Universidad, sobre sus proyectos académicos y sobre la parálisis en toda la administración universitaria que afecta a los trabajadores, facilitadores, así como a los universitarios.

“Me parece que la sociedad también tendría que opinar porque la universidad utiliza recursos públicos que son resultado de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos del Estado”, concluyó.