Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Urgen estudios a cuerpos de monos saraguatos muertos, en Hueyapan

- Deben ser autoridades federales las que hagan estos análisis, dijo especialista

- En sur del país, ya son 150 los monos aulladores que han muerto

Abigail Montoya / Wilber Vzquez Veracruz, Ver. 30/05/2024

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Ante los casos de muertes de monos saraguatos en Hueyapan de Ocampo, en la zona sur del estado, especialistas señalan que es necesario que se realicen estudios de histopatología a los ejemplares.

A decir de Ana Isabel Fernández Cortés, médica veterinaria especialista en fauna silvestre, se requiere atención inmediata al tema, de lo contrario, se corre el riesgo que desaparezca esta especie que ya está en peligro de extinción.

“Estudios de sangre, muestrear a los animales vivos y a los muertos. En cuanto mueren (hacer) un estudio de histopatología o una necropsia y con estudios. Lo tiene que hacer un patólogo veterinario”, indicó.



A pesar de que, un grupo de especialistas y naturalistas, fueron hasta la zona en donde se registran, hasta el momento las inexplicables muertes, resaltó que debido a la condición de riesgo de los monos saraguatos, deben ser las autoridades federales las que realicen estos procedimientos. Explicó que se requiere analizar también a los animales vivos y así determinar la razón específica y así tomar acciones preventivas.

“Está en peligro de extinción por eso, nosotros por nuestra propia voluntad no podemos tomar el cuerpo, llevárnoslos. Tiene que haber un permiso y que nos diga te autorizo tomar las muestras, para hacer tu estudio”. En el recorrido que hicieron observaron sólo un ejemplar muerto, que estaba en avanzado grado de descomposición, lo cual les impide identificar las causas de muerte.

Problema en sur de México

En la zona sur del país han muerto de forma misteriosa cerca de 150 monos aulladores, lo que ha llamado fuertemente la atención de ambientalistas veracruzanos, quienes exigen a las autoridades de los tres niveles de gobierno llevar a cabo las investigaciones que determinen las causas de la mortandad de dichos primates en peligro de extinción.

Los decesos de estos primates, conocidos también como monos Carayá o Saraguatos, han ocurrido en los estados de Campeche, Tabasco, Chiapas y Veracruz en los últimos meses. Los ambientalistas reclaman que hay mucho hermetismo por parte de las autoridades.

En la entidad federativa, se ha confirmado por parte de la PROFEPA la muerte de ocho ejemplares en la zona de San Andrés Tuxtla y Hueyapan de Ocampo, atribuyendo sus decesos a las altas temperaturas que genera la ola de calor.

Por tales motivos, el ambientalista Arturo Islas Allende dio a conocer a los medios de comunicación que, en compañía de biólogos y otros activistas, realizó un recorrido por la zona de Hueyapan de Ocampo, donde constató que el panorama para los monos aulladores es desolador, debido a la deforestación y depredación, al quedarse sin agua y alimento.

Narró que, en grupo, recorrieron la comunidad de Barrosa y Playa Iguana, donde encontraron el cadáver de un mono aullador, que ya presentaba un avanzado estado de descomposición. Aceptó que algunas de las causas podrían ser la ola de calor, pero también hay otras situaciones.

“Lo que le exigimos a las autoridades mexicanas es que se investigue. No puede ser que en un mes y medio, con tantos especialistas que tenemos, no tengamos un dictamen claro de lo que está sucediendo. Hay mucho hermetismo, no quiero pensar que es porque son elecciones y tampoco quiero politizar esto, pero ¿por qué no ha dicho nada?”, recriminó.

En ese sentido, dijo que en Veracruz, además de las altas temperaturas, también existe la deforestación, así como las quemas agrícolas y principalmente la escasez de agua. También agregó que el programa Sembrando Vida podría estar afectando el ecosistema natural de los primates, ya que los dueños estarían deforestando para sembrar los árboles que les exige el programa federal.

“La fauna silvestre no se debe alimentar, pero estamos en una situación crítica donde los animales no están encontrando comida ni agua. Nosotros encontramos un cuerpo, pero nos comentaron los pobladores que ya habían enterrado otro. En la comunidad de Barrosa se dice que son siete, todo desde hace una semana atrás”, concluyó.