Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Orizabeños emprendedores impulsan cerveza “artesanal y sustentable”

- La pequeña empresa "Altas Cervezas" utiliza el chayotextle como ingrediente, lo que beneficia a productores de chayote

- Se impulsa a la zona porque los orizabeños somos chayoteros, dice el joven Francisco Castañeda

Lissette Hernndez Orizaba, Ver. 08/07/2024

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos


Las ganas de emprender los motivaron a producir "Kambú", su cerveza artesanal. La pandemia estuvo a punto de hacerlos desaparecer, pero lograron resistir y hoy están creciendo. Tienen una empresa y una pequeña planta donde ya están elaborando diferentes sabores de esta bebida, donde decidieron utilizar el chayotextle como uno de sus ingredientes, lo cual ha beneficiado a los campesinos que siembran chayote.

Francisco Castañeda Zamudio, orizabeño y parte de un grupo de emprendedores, animó a través de su experiencia a quienes inician este camino, pues, aunque señaló que es difícil el trayecto, sí se puede lograr iniciar una empresa propia y sustentable.

En entrevista, resaltó que el nombre de su emprendimiento es "Altas Cervezas". Está conformado por doce profesionales que tomaron la decisión de trabajar juntos para ofrecer un producto de calidad en Orizaba, lugar que se considera como una ciudad cervecera.

Dentro de esta aventura, indicó que han ido creando nuevos sabores de esta bebida artesanal, algunas de estas teniendo como ingrediente la planta llamada chayotextle: "El emprendimiento nació con la visión de crear valor en muchos sentidos, no solo el económico, sino social, cultural, en cuanto a términos de sustentabilidad, porque hemos colaborado en un par de artículos científicos para ser promotores de nuevos conocimientos. Y sí quisimos aprovechar los recursos que nos da la zona de las Altas Montañas como es el chayotextle".

Aunque también han hecho cervezas con frutas de la zona y de temporada, otra con jamaica y una en particular que es la línea "Orizabela", la cual es en colaboración con un investigador de Orizaba: "Buscamos fuentes alternativas de almidón, ingredientes de la zona que nos pudieran ayudar en la elaboración de la cerveza. El chayotextle es una raíz, sí, de la planta del chayote y es rico en almidones y aprovechamos este para convertirlo en alcohol.

“Queremos crear cerveza o cervecería más sustentable; a veces es complicada la adquisición de cereales y maltas porque hay pocas fuentes de proveedores de maltas y tenemos que recurrir a proveedores en el extranjero, pero comprar en dólares y euros encarece los insumos".

Añadió que sustituyen una parte de las maltas por un porcentaje de chayotextle. Primero fue 5 por ciento, luego el 10 por ciento, sin descuidar el sabor y con ello también han logrado promover la economía local.

"Esta raíz es como una merma para los productores, y qué mejor si podemos generarles un poco de valor a un producto con identidad de nuestra zona, porque a los orizabeños los conocen como chayoteros".

Pero este camino recorrido por algunos años con la creación y producción de la cerveza artesanal ha sido largo y, a veces, complicado.

Sin embargo, el emprendimiento los ha llevado a lugares y momentos donde jamás pensaron estar. Un ejemplo claro fueron Las Competencias Profesionales de Cerveza, en la cual obtuvieron un excelente lugar con "Kambú", una cerveza artesanal que ellos consideran como la joya de la corona por haber sido la primera que produjeron.

"A este evento van catadores de al menos 15 países, además de México. Van de España, Japón, Brasil y de otros sitios. Decidimos participar, aunque sabíamos que era complicado porque, en primer lugar, sí es costoso ir a estos certámenes de alta gama. Mandas tus cervezas con las que desees concursar a Chihuahua, cruzas el país y ahí empieza la prueba".

La premiación es en Ciudad de México, pero previamente deben estar en el fin de semana más cervecero del país: en la expo más importante de México y Latinoamérica, la cual se realiza en el World Trade Center.

"En nuestra primera participación nos llevamos un bronce con nuestra cerveza Kambú, la primera que sacamos. Es una lager; esta categoría es muy complicada de jugar porque, como son sabores muy suaves, todo debe estar perfecto. Aquel día estábamos desbordados de emoción, pues 730 cervezas diferentes competían. En nuestra categoría, 35, y, pues, quizá digamos que no son tantas, pero sí son de las más picudas".

Añadió que buscan ir creciendo y ser orgullo de la ciudad "y que la gente quiera trabajar aquí, que hagan residencias aquí y, bueno, ya lo vamos logrando. No somos los más grandes, pero somos tercos. Vamos a ampliar nuestro proyecto porque queremos pasar de cervecería pequeña a una mediana y esto tiene que ver con los hectolitros que produces al año. Estamos en un promedio de 70 hectolitros anuales, que son 7 mil litros; estamos en promedio de 600 litros al mes, unas 50 cajas, y vamos a dar el siguiente paso".

Además de "Kambú", tienen otras cervezas, aunque señaló que la joya de la corona es esa, pero sí reconoció que la pandemia casi los obliga a abandonar el barco del emprendimiento.

Pero buscaron la forma de seguir adelante y consiguieron una beca de Citibanamex, que tiene un modelo de negocios de alto impacto.

"Al final concursamos con una cerveza sustentable, que era la de chayotextle. La beca era acerca de emprendimiento de innovación y era algo diferente a lo que se hace en una cervecería tradicional".

Ahora hacen cervezas a la medida en su empresa, crean nuevos sabores, donde todos los que son parte del proyecto tienen una función que al final busca hacer una bebida de este tipo de gran calidad.