Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Cultura

OSX estrena este viernes obras de Johann Sebastian Bach y Jan Novák

- Complementan el programa música de Schubert y Shostakovich

- Concierto será a las 20:30 horas, en la sala Tlaqná

Arturo Benjamn Prez Xalapa, Ver. 23/11/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Dentro de la nueva temporada de conciertos presenciales de la Orquesta Sinfónica de Xalapa (OSX) de la Universidad Veracruzana (UV), se ofrece una serie de piezas que pocas veces son ejecutadas en vivo, detalle que la convierten en una oportunidad única de escuchar estas maravillosas obras en vivo.

Para este viernes 26 de noviembre, a las 20:30 horas, en la sala de conciertos de Tlaqná, Centro Cultural, el público podrá escuchar obras de Dmitri Shostakovich, Franz Schubert y la Chacona de Johann Sebastian Bach, con arreglos de Max Baillie y el Balletti para 9 Instrumentos de Jan Novák que serán estreno en Xalapa.

Sobre el programa



La Orquesta Sinfónica de Xalapa nos envía información sobre el programa que tendrá para este viernes.

Comenzando en 1720, como demuestran los más recientes estudios de la musicóloga alemana Helga Thoene, durante la estancia en Cöthen como lamento por la muerte de su primera esposa María Bárbara (fallecida en 1720), la Chacona de Bach es unánimemente considerada la cima de la literatura violinística, la página musical más emocionante escrita para un instrumento, una de las más bellas e impresionantes obras de la música occidental.

Bach estructura esta pieza de sólo 15 minutos de música en diferentes momentos, diferentes capítulos del mismo cuento: pero sí en un relato podría ser útil contar y sintetizar cada uno de los hechos en un breve resumen, en este caso analizar cada una de las diferentes frases musicales no nos ayudaría a entender y valorar la impresionante, conmovedora y mística unidad musical que caracteriza toda la pieza.



Lo más impactante de la chacona de Bach es su unidad. Todas sus frases, tan diferentes e intensas, coexisten entre ellas en un impresionante equilibrio: nunca, durante estos 15 minutos de música, al terminar una frase, percibimos una interrupción, una obstrucción. Todo fluye, todo procede con una naturalidad conmovedora. En este eterno y amable fluir de la música se desarrolla el arte más sublime de Bach: un arte hecho de amables y fuertes tensiones armónicas y melódicas; un arte hecho de dramáticas alternancias rítmicas; un arte hecho de encantadoras, fascinantes y transparentes melodías, cariñosas y cálidas, fuertes y agresivas. Ingredientes que en cada una de las frases de la chacona aparecen con una fuerza y una belleza definitivas. Belleza, nada más y nada menos, belleza conmovedora, exaltante, directa, severa, penetrante.

Casi cien años después, al sur de Alemania, en Austria, Franz Schubert compuso su lied Erlkönig en 1815 con 18 años para voz y piano, con el texto del poema de Johann Wolfgang von Goethe Der Erlkönig (El rey de los elfos). El poema comienza dando la impresión que el niño simplemente está padeciendo una vaga y no especificada dolencia y ve la muerte como producto de su imaginación. Al avanzar la lectura del poema, ésta toma un tono más oscuro para terminar con la muerte del niño.

Cuenta la historia que Goethe visitaba a un amigo una tarde-noche cuando una figura oscura, cargando un bulto en sus brazos fue vista cabalgando hacia las puertas de la ciudad a gran velocidad. Al día siguiente, Goethe y su amigo se informaron que era un granjero que llevaba a su hijo enfermo al médico. Este incidente fue probablemente la inspiración para Goethe. Schubert revisó su obra tres veces antes de publicar su cuarta versión en 1821 como su Opus 1. Se interpretó por primera vez en un concierto el 1° de diciembre de 1820 en una reunión privada en Viena. Se presentó al público el 7 de marzo de 1821, en el Theater am Kärntnertor en la misma ciudad.



Cien años volverían a transcurrir para que en Rusia las dos piezas para octeto de cuerdas fueran compuestas por Dmitri Shostakovich cuando aún estudiaba composición en el conservatorio, a los 17 años de edad. La primera pieza es más bien tranquila y quería ser una elegía para su amigo el poeta Volodya Kurchavov: poesía hecha música. En cuanto al scherzo: Allegro molto, la segunda pieza, fue considerada por su profesor de composición como excesivamente barullento. Para nuestros oídos más trajinados, ya no nos sorprende este lenguaje musical pero para la época, 1923, ciertamente deben haber sido revolucionarias las disonancias con las cuales Shostakovich quería expresar su independencia artística.

Finalmente escucharemos una obra de estreno en Xalapa, compuesta en 1955 por el compositor checo Jan Novák, nacido en la región de Moravia, emigró después en la Segunda Guerra Mundial a América. Allí recogió todas las influencias del jazz y las nuevas músicas del Nuevo Mundo. Ya no regresó nunca más a la República Checa, en los años 60 se convirtió en un respetado autor de música para películas, especialmente de las dirigidas por Karel Kachyña.

Sus composiciones destacaban por su afán de perfección, gracia y cierta elegancia. Sin embargo, tras su emigración pasó a un segundo plano, estando su legado actualmente en proceso de reivindicación, es por ello que escucharemos el Balletti para 9 Instrumentos, una pieza para danza, con un primer movimiento muy alegre, fácilmente podremos imaginar durante éste a un grupo de niños corriendo en un campo del Reino Unido en una mañana de verano mientras las mamás están cocinando alegremente en la cocina, los instrumentos de aliento le dan un dinamismo excepcional, cobran vida como si fueran personajes en esta secuencia que, definitivamente, los que más están presentes son los niños.



El segundo movimiento ya no es tan alegre pero sí moderado, con la velocidad de los alientos, imaginamos a unos niños calmados que están siendo regañados pero aún con aires de complicidad. Con el tercer movimiento damos paso a unos alientos llenos de calma, de paz, de serenidad pero que se tornan juguetones en ocasiones, ahora esos niños están calmados pero sólo porque al cuarto y último movimiento, más dinámico que los dos pasados movimientos, realizarán su travesura final. Esta obra sin duda merece ser escuchada en vivo e imaginar estas escenas maravillosas con nueve grandes músicos ejecutándola por primera vez en Xalapa.

Sin duda la OSX busca brindarle a su público una experiencia maravillosa, inigualable y dinámica que llevarán en su cabeza por mucho tiempo. Podrás adquirir tus boletos en orquestasinfonicadexalapa.com y en taquilla el día del evento.