Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Va Correo Electrnico

Para ser Rector de UV, tiene “preferencia” su comunidad, asegura

Muchos académicos han dedicado su vida entera a la Universidad y esperan su oportunidad: Samuel G. Ortiz Williams

Xalapa, Ver. 23/06/2021

alcalorpolitico.com

La Ley Orgánica de la Universidad Veracruzana en su fracción III, artículo 37 expresamente indica que para ser Rector se requiere:

III. Tener cuando menos cinco años de servicio docente, de investigación o de difusión de la cultura y extensión de los servicios, preferentemente en la Universidad Veracruzana.

De esto se desprende (como la otra cara de la moneda) que cualquier miembro de la comunidad universitaria que cuente con los requisitos mínimos -expresamente indicados por la fracción III, del artículo 37- tendrá preferencia para poder ser elegible como Rectora o Rector.



¿Y por qué tendrá “preferencia” dicha persona para ser Rectora o Rector? Simplemente porque la palabra “preferentemente” estipulada en la Ley Orgánica nos lleva al concepto “De manera preferente” y la palabra “preferente” nos lleva al concepto de “que tiene preferencia” o “superioridad sobre algo”.

Así que en el orden de ideas que desarrollaremos dentro de este documento, al estipularse dentro de la Ley Orgánica de dicha institución de educación superior el “preferentemente en la Universidad Veracruzana” se nos está indicando de manera clara e indubitable que la persona -que reúna los requisitos mínimos estipulados por dicha fracción III, en su artículo 37- tendrá preferencia o superioridad de circunstancias para aspirar a ser candidato a Rector.

Si bien es cierto que la Ley Orgánica de la Universidad Veracruzana deja abierta la posibilidad a que cualquier candidato externo a la UV participe en el proceso de elección de Rectora o Rector, también lo es que hay muchos miembros de la comunidad universitaria que han dedicado por completo su tiempo y vida a la docencia, a la investigación o a la difusión de la cultura y extensión de los servicios dentro de nuestra máxima casa de estudios; y por ese sólo hecho, tienen más méritos y derechos que cualquier candidato externo.



¡Que los polizones no se equivoquen! ¡Hay que formarse en la fila! Muchos miembros de la comunidad universitaria se sienten y tienen más derechos para dirigir a la Universidad Veracruzana que aquellos externos con contactos políticos de alto o medio nivel. Muchos académicos han dedicado su vida entera a la UV y están esperando su oportunidad. ¿Por qué habría la Junta de Gobierno de nuestra universidad considerar como candidatos a los arribistas que ven a la UV como botín? ¡Recuerden! Ya no son los tiempos del PRI en los que un Ernesto Zedillo Ponce de León daba la orden para imponer a un candidato en particular para así ocupar el Rectorado en la UV. Fidel Herrera Beltrán intentó imponer a su gallo y quedó el doctor Raúl Arias Lovillo, así como también lo intentara sin éxito Javier Duarte de Ochoa, quedando la doctora Sara Ladrón de Guevara.

¡No hay que confundirse! Para poder siquiera aspirar a dirigir a la universidad más importante del sureste del país, hay que empezar a hacer méritos desde estudiante y seguir toda una trayectoria que permita conocerla desde adentro para así poder contribuir mejor a la sociedad.

Atentamente,



Samuel G. Ortiz Williams
Doctor en Derecho & Matemático
Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Veracruzana