Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Para variar, Fiscalía desatiende caso de joven desaparecido

- Ekain Guadalupe Vásquez González desapareció hace 8 meses cuando iba en taxi de Xalapa a Veracruz

- Familia ha sido extorsionada por personas que dicen saber de su paradero

Jos Topete Xalapa, Ver. 02/11/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
A 8 meses de la desaparición de Ekain Guadalupe Vásquez González, ocurrida el 10 de febrero pasado, cuando manejaba un taxi de Xalapa rumbo al puerto de Veracruz, vehículo que finalmente fue localizado en Boca del Río sin él ni su pasajero, la Fiscalía General del Estado (FGE) no ha avanzado en las indagatorias.

Además, la familia, que reside en Estados Unidos, ha sido extorsionada por personas que afirman tener información del paradero del joven sin aportar ningún dato.

En entrevista, su madre narró que, a varios meses de distancia del caso, la Fiscalía sigue sin tomar declaraciones de testigos potenciales, como el dueño del taxi que conducía el desaparecido y el sobrino de éste con el que Ekaín vivía en esta capital.



Sostuvo que el dueño del vehículo, a quien sólo ubican como José Manuel, no quiso entregar las pertenencias del joven en tanto que su sobrino apuntaba a una versión no tomada en cuenta por las autoridades, particularmente por la fiscal del caso Nelly Cristina Méndez Medina.

A detalle, a la madre de Ekaín le dijeron que una mujer llamó al joven con el que su hijo compartía departamento y ésta afirmó que a su hijo se lo habían llevado en una camioneta negra.

“Diciéndole que mi hijo había ido a comprar alimentos para los puercos cuando una troca negra lo había abordado y se lo habían llevado en la troca negra y otra persona se había llevado el taxi.



“Entonces les dije que me dieran el número de esa persona; me dieron el número, pero el teléfono siempre estaba como desconectado y no sabemos si fue verdad que si hablaron o qué”, dijo.

Esta versión se contrapone a la inicial, de que aparentemente Ekaín y su pasajero Christian Iván González Rueda desaparecieron en el trayecto al puerto de Veracruz, presuntamente cuando este último solicitó la carrera para ir a comprar refacciones para celulares.

Acusó también que el dueño del taxi que su hijo manejaba intentó quedarse con un terreno que el joven taxista adquirió gracias a su madre; de lo que sí consiguió adueñarse es de una motocicleta de Ekaín y con al menos mil dólares que su madre le mandó antes de su desaparición.



La familiar del muchacho afirma no conocer las circunstancias de la relación entre su hijo, el dueño del taxi y el sobrino de este, pues lo que sabe es que les tenía mucha confianza. Sin embargo, éstos se negaron a entregar las pertenencias.

El caso está plagado de irregularidades y omisiones que, según acusan las familias, no han sido investigadas por la FGE.

De entrada, las últimas ubicaciones de ambos no coinciden. Es decir, la geolocalización de Cristian Iván se pierde en Cerro Gordo, casi a medio camino.



De Ekaín se tiene conocimiento que su ubicación final fue en el poblado de Playa de Vacas, muy cerca del municipio donde hallaron a la unidad de la que es el conductor. Es decir, ambos estaban a una distancia aproximada de 115 kilómetros a pesar de que viajaban juntos.

La madre de Ekaín acusó que, a lo largo de estos meses, ha sufrido de extorsiones de parte de diversas personas, una de ellas afirmando que tenían cautivo a su hijo y exigiendo cierta cantidad de dinero.

“Pero cuando les pedimos una prueba, se molestan; como nosotros repartimos fotos de mi hijo lo único que hacen es pedirnos dinero”, detalló.



Agregó que la Fiscalía ha admitido que se han enfocado más en la búsqueda de Christian Iván que de su hijo, sin que hasta ahora tenga claro el porqué de esta determinación.

Recordó que el taxi que manejaba el joven fue entregado al dueño sin más, bajo el argumento de que no había una sola huella o indicio que pudiera ser investigado.

“Ya pasaron 8 meses y me da tanta tristeza cuando mi nietecito me habla y me dice que cuándo va a volver su papá y a mi otra nieta no le hemos dicho nada porque está malita de su corazón, ya no sé qué hacer”, lamentó entre lágrimas.



Recalcó que ha insistido también ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) para que indaguen si hubo violaciones de derechos o incumplimiento de las autoridades en las investigaciones, pero dado que el joven no es de Veracruz ni tiene familiares en esta entidad no se ha iniciado la indagatoria pues forzosamente les piden que alguien dé seguimiento personal al caso.