Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Pelear por derechos de comunidad LGBTTTI es legitimar un Estado fallido: Norma Mogrovejo

La autora del libro Disidencia Sexual, presentado en el Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales, habló sobre el neoliberalismo y los movimientos sociales

Jos? Topete Xalapa, Ver. 04/02/2016

alcalorpolitico.com

La profesora investigadora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), Norma Mogrovejo, aseguró que al pelear por derechos como el del matrimonio entre parejas del mismo sexo la población lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual (LGBTTTI) ha caído en una “trampa” que solo sirve para legitimar un Estado fallido.

Durante la presentación de su libro “Disidencia Sexual y Ciudadanía en la era del Consumo Neoliberal” en la ciudad de Xalapa, la autora planteó que al buscar estos derechos los integrantes de dicho sector únicamente se atan a una institución y a un gobierno que busca generar beneficios concediendo ciertas garantías.

En ese sentido, refirió que lo que la comunidad LGBTTTI tiene que entender es que como individuos ya cuentan con los derechos que pelean y este reconocimiento es el que tienen que exigir al Gobierno.



“Todos somos objetos de derechos por ser personas, no por pertenecer a una institución, ni militar ni religiosa”, expuso la investigadora.

De esta manera reiteró que el matrimonio es una trampa para los disidentes sexuales, pues los ata a una institución que es el Estado, el cual finalmente utiliza al matrimonio como una institución de control social, interesado en que las parejas se conviertan en unidades económicas crediticias.

Por lo anterior, en entrevista criticó el llamado de instituciones como el de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quien pidió al gobierno veracruzano adecuar sus leyes para que las personas del mismo sexo puedan unirse por la vía civil.



“Lo que tendríamos que hacer es poner en duda la legitimidad de un narco estado-heteropatriarcal, que lo que pretende es legitimarse con los grupos sociales que han estado al margen del sistema social.

“Muchos han caído en la trampa de solicitarle al Estado una serie de derechos cuando lo que hay que hacer es cuestionar a ese estado y su legitimidad, tendríamos que revelarnos porque es un Estado que no nos da seguridad, que no nos da derechos mínimos básicos como la salud y al medio ambiente o a una vida económica digna”, señaló Mogrovejo.

En este contexto dijo que la entrada del neoliberalismo ha influido en los movimientos sociales y ahora las demandas que hace poco parecían revolucionarias han sido cooptadas por el sistema que bajo el rostro de la libertad encuentra una moneda de cambio en la capacidad de consumo.



“Si tienes capacidad de consumo se te conceden los derechos humanos, si no la tienes no se te conceden lo derechos humanos, son una moneda de cambio que para el Estado sirve para acceder a los créditos del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, que es la condicionante que ponen estas transnacionales”, explicó.

En su opinión es bajo estos términos que el gobierno implementa un sistema de derechos humanos nada más para cumplir los lineamientos y tratados internacionales, cuando en el fondo nada cambia.

“Nada se transforma y al contrario este sistema funciona para reforzar los ámbitos que como sistema neoliberal le interesa; el consumo por un lado y mantener una sociedad jerarquizada en un ámbito racial en donde la blanquitud siga siendo el grupo hegemónico”, resaltó.



Cómo es posible, cuestionó la investigadora, que hoy en día existan casos de “sexilio” o personas que por sus preferencias sexuales tengan que emigrar a otros países y cómo es posible que si una mujer busca inseminarse artificialmente para tener un hijo se le ofrezcan espermas de hombres blancos, al ser los más aceptados a nivel social.

“Las madres lesbianas con el sistema de reproducción asistida pueden acceder a inseminaciones artificiales y lo que van a buscar será semen de personas blancas, de hombres blancos buscando así este sentido aspiracional de entrar en la hegemonía del mundo blanco”, observó.

Es por estas razones que criticó que los grupos LGBTTTI intenten legitimar a un Estado que se ha demostrado que está a la cabeza del narcotráfico y que no tiene reparo en asesinar personas para cuidar de sus intereses.



“Lo que se tiene que hacer es justamente no darle legitimidad al estado, no votar porque es más de lo mismo y en medida en que hagamos expresa esa rebeldía a este sistema, se podrá mostrar el descontento con el no voto o la no legitimidad al Estado y hacer comunidades económicas autosustentables”, consideró.

A la presentación de este libro en Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales Mogrovejo estuvo acompañada por las expertas Diana Silva, María Fernanda Medina y Rocío Córdova, todas investigadoras de diferentes instituciones educativas.