Ir a Menú

Ir a Contenido

Verificacin 2022
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Pesimistas

Arturo Reyes Gonz?lez Xalapa, Ver. 22/02/2011

alcalorpolitico.com

Contundente, reveladora, cual destello al final del túnel que ilumina y guía nuestro camino hacia la luz –económica en este caso–, nuestro Secretario de Hacienda, don Ernesto Cordero, nos ha revelado, ayudado y al mismo tiempo resuelto con sus ideas expresadas en conferencia de prensa, el lunes en la ciudad de México, toda una serie de problemas que aquejan la vida de millones de mexicanos entre los cuales por supuesto me incluyo.

¿Qué dijo el señor Cordero? Entre otras cosas, que un sector de la población del país no percibe la mejoría del Producto Interno Bruto (PIB) porque somos más exigentes y eso hace que siempre tengamos una percepción negativa.

¡Ah, eso era! Y mi mamá, mi abuela, mi tía, vecinas y conocidas que se quejan cuando van de compras por productos de la canasta básica al mercado y no les alcanza el dinero que llevan, y todavía se enojan y se espantan; y yo prácticamente recordándole su mamá al señor Secretario y al Presidente por los “gasolinazos” mensuales; ¡qué pena!, ya ni fregamos, somos unos negativos, unos pesimistas que no entendemos lo que pasa y que en lugar de razonar acerca de lo que está pasando, lo primero que hacemos es irnos por la más fácil y enojarnos, para que una vez exaltados le echemos la culpa de nuestra desgracia monetaria a papá gobierno.

Todo esto cuando la culpa la tenemos nosotros, porque ¿quién nos manda a ser ambiciosos y querer más y más? ¡No tenemos llenadera!, y mire que no somos de Tlacotalpan, no tenemos esa suerte.

Quién nos manda a andar leyendo columnistas y a escuchar y leer noticieros de radio y televisión que dan voz a comerciantes, productores, amas de casa, y a muchos otros actores y ciudadanos mexicanos que se quejan de lo alto de los precios de todo tipo de productos. ¿Qué no alcanza el dinero para nada? No seamos pesimistas.

Ya lo dijo el señor Cordero: la recuperación económica ya se siente, y agregó (cheque bien lo siguiente) que “hay familias muy luchadoras que con ingresos de 6 mil pesos tienen crédito para vivienda, para un coche y se dan el tiempo para enviar a sus hijos a escuelas privadas y pagar colegiaturas”.

Pero no nos perdamos en pequeños detalles. Regresando al tema del esclarecimiento de nuestros problemas y traumas económicos, nuestro funcionario hizo énfasis en que "la percepción que tenemos los mexicanos de distintos temas es siempre peor de lo que los datos muestran".

¿Por qué, Dios, seremos tan negativos?

Pero lo rescatable es que estamos a tiempo de empezar a cambiar o al menos de intentarlo, ahora ya sabemos por dónde debemos empezar a reordenar nuestras ideas de vida, para que así mejoren las finanzas y en consecuencia el presente y futuro: por no ser negativos y conformarnos con llevar una vida media, equilibrada, una “justa medianía” sin ambicionar todo lo que vemos en la televisión, revistas o la Internet.

¿Para qué diablos queremos una “ipad”, un smartphone, una lap top, una pantalla gigante de plasma, un Blu Ray, un carro de lujo o una camioneta, ropa de marca, zapatos finos y otra serie de “chucherías” que nada mas nos cambian la perspectiva real de nuestra economía y nos distraen de lo importante?¿Para qué querrán entonces sueldos de más de cien mil pesos los secretarios de estado como Ernesto Cordero?

¿Y los diputados, senadores, alcaldes, regidores? ¿Para qué tanto?

¡Ah, pues debe ser para con el resto ayudar a los ciudadanos que les piden “apoyos”!

¿Seis mil pesos?, ¿Seis mil pesos?, ¿Cada cuándo? ¿Diarios, semanales o por hora como deber ser el caso de los ingresos del Secretario?

¡Vaya sensibilidad! ¿En manos de quién estamos?


[email protected]