Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Pide apoyo, tras perderlo todo en incendio

“Todo se quemó: la estufa, cama, el refri”, lamentó doña Rosa tras siniestro en la colonia Amapolas de Veracruz Puerto

Wilber Vzquez Veracruz, Ver. 12/08/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Doña Rosa Hernández Jácome, de 59 años, había ido con su nieta de 7 años a visitar familiares calles adentro de la colonia Amapolas, en la ciudad de Veracruz cuando recibió el aviso de vecinos que su casa se estaba incendiando.

Aunque intentaron sofocar el fuego, fue en vano, pues ruidos extraños en la zona del desastre congelaron sus intenciones: temían que el tanque de gas que había en la cocina fuera a explotar.

Después de un rato llegaron Bomberos para controlar el percance.



Tras enfriarse un poco, entró para observar cómo el fuego consumió su pequeña cocina, baño, recámara y sala en su casa de 5 por 9 metros aproximadamente.

Las láminas del techo mal formadas tras derretirse, colchones en su puro esqueleto, paredes cuarteadas, el cableado chamuscado y carbón mojado por todo el suelo.

“Todo se quemó, la estufa, cama, el refri, y el ropero donde guardaba lo ropa de mi esposo y mi nieta todo se quemó, hasta el baño y los trastes, la tele que estaba en la sala se ve entera pero no prende por el calor que le llegó se hecho a perder, la sala tampoco le llegó pero apesta a quemado, ya no sirve, (…) los papeles de nosotros y hasta los útiles que le acaba de comprar su mamá se quemo, creo se gasto como mil pesos en eso”, dijo doña Rosa.



Indagando un poco, habría sido el refrigedor lo que provocaba aquel ruido extraño por lo que los vecinos ya no entraron a sofocar las llamas pues quedó completamente derretido con todo en su interior.

Mientras doña Rosa relataba, al menos tres “conocidas” llegaron a su domicilio ubicado en calle Álamo entre Aucarias y Encinos para darles colchas, algunas ropitas, rollos de papel y demás cosas; como una vecina que le ofreció una estufa de 2 hornillas que ya no ocupa, le dijo que pues ya se compró una mejor para su negocio de comida.

Agradecida con ellos, orgullosa relata que es bien conocida en esa colonia Amapolas, pues se dedica a lavar ajeno y limpiar casas, lo que le ha generado buenas amistades.



Sabiendo que no será fácil superar la situación, Rosa mantiene la esperanza, su casa necesitará desmantelarse por las cuarteaduras tras el intenso calor, los papeles como actas de nacimientos, documentos de salud y escolares, sin olvidar ropa y los útiles escolares para la nieta que está a días de entrar a segundo de primaria.

Las causas que provocaron el incendio las desconocen, pero pudo tratarse de un falla eléctrica, dice que por ahora cuenta con el número de teléfono de su hija por si alguien tiene a bien contactarla: 229 490 0455 y en su domicilio antes mencionado.