Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Pidió el Arzobispo de Xalapa a los padres enseñar a sus hijos el camino hacia Jesús

Hipólito Reyes dijo que este el papa Francisco declaró al 2016 como el año de la misericordia 

Sara Atanasio Xalapa, Ver. 03/01/2016

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Como cada domingo, el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, envió su mensaje a los feligreses. En esta ocasión indicó que este 2016 es el año de la Misericordia tal y como lo proclamó el Papa Francisco.

Expresó que hoy se manifiesta otro de los misterios que se llama La Epifanía, la manifestación, el cual se realizó cuando el Ángel se apareció a los pastores y les dijo: “Les anuncio una gran alegría que es para todo el pueblo, hoy les ha nacido en la ciudad de Belén un niño que es el Mesías… les ha nacido un salvador”.

Señaló que en este día se acentúa que Jesucristo no sólo venía a la tierra a salvar al pueblo de Israel, sino que salvaría a todas las naciones, es por eso que los Reyes Magos son el símbolo de que, guiados por la estrella, llegan a reconocer y dar a conocer el nacimiento de Jesús.



“Es importante que los que somos cristianos, los que somos bautizados, conozcamos a Jesucristo, y lo reconozcamos como el Mesías, como el salvador, como el señor, como el hijo de Dios… como aquel que da todo sentido a mi vida”, recalcó Hipólito Reyes durante la homilía.

Exhortó a todos los hijos a darles las gracias a sus padres, ya que son quienes los han hecho conocer a Jesucristo. A través de ellos, a quienes calificó como estrellas, han sabido quién es Jesús.

Los catequistas también difunden la historia del salvador a los pequeños “y han tratado de que tengamos una experiencia”. También hizo hincapié en los pastores y aquellas personas que en algún momento han mencionado la palabra de Cristo.



Incitó a los hijos, que ahora también son padres, a enseñarles a sus hijos el “camino hacía Jesús, conocerlo y amarlo”.

Aseveró que la Virgen María es quien conduce a los seres humanos a amar, ya que “es el aspecto materno, la ternura, el amor, la cercanía, la intercesión”, es por ello que siempre exhorta a ser íntimos amarla y alabarla para que así cada ser humano se convierta en una estrella de los que nos rodean.