Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Poder Legislativo supeditado al Ejecutivo; falta contrapeso a excesos de autoridades

Redes sociales, únicas “figuras” que juegan como contrapeso, son más interactivas y difíciles controlar por Gobierno: Víctor Andrade

Rafael Melndez Tern Xalapa, Ver. 27/08/2018

alcalorpolitico.com

En la actualidad no existen poderes, espacios, grupos o sectores que puedan servir como contrapeso a los excesos de las autoridades; sostuvo el investigador del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana (IIH-S UV), Víctor Manuel Andrade Guevara.

El especialista manifestó que en los últimos doce años ha habido un declive que tiene que ver con varios aspectos, pero específicamente se observa en el Poder Legislativo que ha estado supeditado al Ejecutivo. Dijo que los congresos del Estado no funcionaron como un mecanismo de contrapeso para evitar los excesos en los que incurrieron los gobernadores.

Del mismo modo, aseguró que esta falta de autonomía fue notable mayormente en los sexenios de Fidel Herrera y Javier Duarte.



La falta de un contrapeso, afirmó, se origina por la baja capacidad de lectura de los ciudadanos; lo que a su vez provoca que los medios de comunicación no puedan vivir de sus ventas, sino de los contratos discrecionales que tienen con las autoridades en turno.

"Esto motivo para que no haya un compromiso con su público, sino una tendencia con respecto al poder político y eso genera falta de dependencia de los medios", advirtió.

Andrade Guevara puntualizó que en esos últimos 12 años hubo una clara disminución del periodismo crítico; una parte por los apoyos económicos, pero por otro lado debido al acoso y restricción que había a la libertad de expresión.



Mencionó que las redes sociales son las únicas “figuras” que están jugando un papel de contrapeso, dado que son más interactivas y más difíciles controlar por el Gobierno. No obstante, admitió que esta “libertad” también genera la posibilidad de emitir noticias falsas o que personajes utilicen boots para inducir una opinión pública artificial; “por supuesto que hay ese riesgo”.

A pesar de las desventajas, defendió que, por mucho, las redes sociales son los foros de expresión en los que la población puede evidenciar las malas prácticas e irregularidades con mayor apertura.