Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Cultura

En Jltipan

Proyectan este año concluir Centro de Documentación del Son Jarocho

- Los Cojolites y Natalia Lafourcade produjeron disco para apoyar la obra

- Anterior edificio quedó dañado por el sismo de septiembre de 2017

Arturo Benjamn Prez Xalapa, Ver. 15/06/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos

Los terremotos ocurridos el 7 y el 19 de septiembre de 2017 en Jáltipan de Morelos, al sur del Estado, provocó grietas que la sociedad civil todavía se esmera en cerrar. Ejemplo de esto último es la reconstrucción del Centro de Documentación del Son Jarocho que, para este fin de año, se espera su reapertura.

Ricardo Perry Guillén, fundador del grupo Los Cojolites compartió todo el esfuerzo desplegado para rehabilitar el edificio, del apoyo brindado por la gente del lugar, amigos y conocidos de otros lares que con su respaldo han contribuido a levantar el proyecto.

Los Cojolites



La creación del Centro de Documentación del Son Jarocho, en 1994, tiene su origen con músicos veracruzanos, conscientes de que la enseñanza de sus expresiones artísticas perpetúa su cultura regional.

Este proyecto inició cuando Ricardo Perry Guillén encabezó la dirección de Expresión y Difusión Cultural del Ayuntamiento de Cosoleacaque, palabra náhuatl que quiere decir “en el cerro de los cojolites”.

Al finalizar el siglo XX, la modernidad casi acaba con tradiciones como el telar de cintura, la elaboración de cestería con fibras regionales o la ejecución del son jarocho, solo tocados por viejitos, músicos ancianos que perpetuaban su tradición en diciembre, durante la celebración de Navidad o fin de año.



Fue en este momento en que surge el Taller de Los Cojolites, cuyos maestros eran los integrantes del grupo Chuchumbé, responsables de impartir las clases de son jarocho. Muchos de aquellos primeros alumnos son los integrantes de la agrupación Los Cojolites, con Ricardo Perry en la dirección general.

Al terminar el proyecto con el ayuntamiento de Cosoleacaque, se trasladan a Jáltipan para construir, con recursos propios, las bases del centro cultural. Ese fue el inicio, cuando se levantan las primeras bardas, con clases y talleres, la difusión del son jarocho, pues.

Lo importante es conservar y compartir la historia, para que los jóvenes entiendan cuál es su origen, por eso les enseñan a estudiar la música, no solo el contexto geográfico, su historia y la naturaleza que les rodea, todo eso importa.



Los terremotos del 2017 derrumbaron lo levantado. Como suele ocurrir en este tipo de sucesos, las autoridades quedan sorprendidas, sin saber qué hacer. La organización se da con el pueblo, la gente se organiza, empieza la reconstrucción.

Son más de 400 videos que Los Cojolites han colocado en la plataforma de YouTube, la mayoría grabados por Ricardo Perry, con música de la agrupación. Su primer álbum, titulado “El conejo”, fue incluido por la directora de la película “Frida”, Julie Taymor, filme que obtuvo el Óscar por mejor banda sonora, en la ceremonia de los 75° Premios de la Academia.

Centro de Documentación del Son Jarocho



Hablar del Centro de Documentación del Son Jarocho es hablar del trabajo callado de Ricardo Perry y Los Cojolites, binomio inseparable, que ha dado vida al centro cultural que trabaja en la formación de nuevas generaciones de músicos y bailarines. Y no sólo eso, también capacitan –con maestros de la región─ en la elaboración de cestas, para incentivar la industria textil regional; además de la alfarería, el arte culinario y otros conocimientos del pueblo veracruzano.

La gente participa con entusiasmo en la reconstrucción del edificio. En las jornadas de trabajo o para recaudar fondos que permitan continuar. Al conversar con la gente, al cuestionar por qué apoyan, se percibe que la cultura no es sólo una expresión particular, es lo que viven cotidianamente, es perpetuar su forma de vida. Conservar su cultura, es conservar su forma de vida.

Para Los Cojolites eso es lo importante del Centro, el único que documenta la conservación cultural, no sólo regional. Es un lugar único en el país que trabaja en la conservación cultural a partir del son jarocho.



Un canto por México

Los Cojolites como grupo han colaborado con cantantes de la talla de Eugenia León y, en fecha reciente, con la veracruzana Natalia Lafourcade, con ella produjeron el disco “Un canto por México”, cuya venta se destinó para reconstruir el Centro de Documentación del Son Jarocho, dañado por el sismo del 7 de septiembre de 2017.

Cuando conocieron a Natalia Lafourcade en un concierto, la cantante mostró su interés por apoyar. Pero solo quedó en eso. El tiempo pasó, “hasta el día en que Natalia me habló, ella estaba en España, le mandé un video del director de Protección Civil que dictaminó que el edifico se dañó estructuralmente, que teníamos que abandonarlo, pedía que no hubiera gente dentro, pero cómo, si ahí vivíamos, teníamos todo en el centro. Lo que hicimos, en una esquina del mismo patio, compramos lámina, todo lo que teníamos, para levantar un cuartito, una recámara, para guardar cosas, mientras se decidía que hacíamos. Fue cuando ella me habla, cuando me pregunta que pasó, momento en que tomé la determinación de hacer el Centro de Documentación de nuevo.



“Natalia es aferrada, quiere hacer las cosas bien, planear todo, es bien meticulosa en el trabajo. Vino y ensayamos, antes del concierto, en el 2017. Primero me escribe, faltando unos días para Semana Santa, para avisar que vendrá a conocer el Centro de Documentación. Realizamos un seminario de estudios de son jarocho, con más de 20 talleres, se hacen conferencias, exposiciones, fandangos, a partir del seminario. Ella se enamoró del proyecto, de todo lo que hacemos. A partir de ahí ha venido varias veces, encantada, presentando la raíz”.

Además de ser un disco, “Un canto por México” también es el nombre del concierto realizado en la ciudad de México para recaudar fondos, para reconstruir el Centro de Documentación del Son Jarocho (CDSJ).

CONTINUARÁ...