Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Restauranteros de Villa del Mar, en Veracruz, descartan abusos a turistas

- Aseguran que mantienen el precio de platillos y dan buen servicio para que visitantes regresen

- Sin embargo, Gustavo Díaz comentó que en palapas de Boca del Río un caldo de camarón está hasta en 380 pesos

Wilber Vzquez Veracruz, Ver. 04/04/2023

alcalorpolitico.com

Restauranteros de la zona de Villa del Mar del puerto jarocho descartaron abusos contra turistas en estas vacaciones de Semana Santa y recordaron que el fin de semana que inició el periodo de asueto tuvieron muy buenas ventas.

Debido a ello esperan que en la semana mayor, que comprende del Jueves Santo al Domingo de Resurrección, están seguros que tendrán afluencia de 100 por ciento de visitantes y ventas, tomando en cuenta estos últimos números.

Dijeron estar conscientes de que deben dar precios competitivos para atraer gente y dar buen servicio para que éstos regresen.



Por tal razón, Gustavo Díaz Blanco, del restaurante de mariscos “El Costeño”, aseguró que mantiene el precio de los platillos pese al alza que registran los productos e insumos en este año.

“Yo esta carta la tengo desde el 2022. Como de ahí por agosto del año pasado. Sí se incrementaron un poco los precios pero 10 pesos en ese momento, pero ahorita no he subido los precios, los he mantenido. Yo lo que quiero es venta. A mayor venta, mayor volumen. Para qué quiero que vengan 5 o 6 clientes. Prefiero 20 o 30 clientes, porque por ahí vi que en una palapa de Boca del Río hasta en 380 te dejan un caldo de camarón”, detalló.

Díaz Blanco se refirió a lo ocurrido hace unos días en la playa Santa Ana de Boca del Río, donde clientes de una palapa se quejaron del servicio y que les dejaron una mala impresión al aplicar la doble carta para confundir a los clientes e inflar los precios.



El restaurantero dijo que tan sólo el fin de semana atendieron a visitantes de la Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Tamaulipas y Chihuahua, principalmente, sin descartar de otros estados y extranjeros.

“Yo tengo incluso unos clientes que llevan 3 días viniendo porque les ha gustado la sazón que le metieron al negocio mis empleados, que se fueron a un curso de alimentos, a capacitación y traen innovación, nuevos platillos. Modifiqué varias cosas y al turista le ha gustado”, finalizó.