Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: Nacional

Revés legal a Trump: conteo no para; Biden avanza

- Mandatario estadounidense insiste en que hubo fraude; prevé “numerosos litigios”
- Batalla continúa cerrada en Estados que definirán al ganador de las presidenciales

El Universal Washington 06/11/2020

alcalorpolitico.com

Sigue la larga agonía tras las elecciones en Estados Unidos. Mientras el presidente Donald Trump insistió ayer en que hubo fraude y su equipo de campaña presentó una serie de demandas para detener el conteo de votos, sin lograrlo hasta ahora, el candidato Joe Biden se mostró confiado, pidió calma y dijo que él y la senadora Kamala Harris serán “los ganadores”.
 
Con la contienda cada vez más cerrada en los Estados que faltan, la campaña de Trump pidió a un tribunal federal que detenga el conteo de todos los votos en Pennsylvania y se anotó un pequeño triunfo cuando otra corte ordenó mantener separadas algunas papeletas en ese Estado.
 
La nueva querella de Trump, la séptima que ha presentado hasta ahora en Estados clave en las elecciones, está relacionada con otra que interpuso este miércoles para conseguir que los observadores de su campaña pudieran supervisar más de cerca el conteo de votos en la entidad.
 
Una corte estatal de Pennsylvania dio la razón al Presidente y pidió que se permitiera a esos observadores acercarse más a las mesas donde se lleva a cabo el cómputo pero la campaña de Trump denunció horas después que no se les estaba garantizando ese acceso. Con ese argumento, la campaña del Presidente pidió a un tribunal federal estatal que emita una orden de emergencia para evitar que “se siga contando cualquier papeleta” en ese Estado mientras no haya observadores de su equipo presentes.
 
En Filadelfia, un juez determinó que la campaña de Trump y Biden tienen derecho a 60 observadores, cada uno, donde se cuentan los votos en esa ciudad. La campaña de Trump también ha presentado demandas para desafiar el escrutinio en otros tres estados clave, Nevada, Michigan y Georgia, aunque en los dos últimos territorios los tribunales han desestimado sus querellas; mientras que en Wisconsin, el equipo del Presidente pidió un recuento de los votos.
 
Por el momento, con ninguna de sus querellas ha logrado detener el recuento en los Estados. Ni siquiera en Pennsylvania, donde una tenía el potencial de afectar el escrutinio: aunque una juez estatal ordenó a los condados separar algunas papeletas de ciudadanos que votaron por primera vez y no han presentado la identificación necesaria, no han sido descartados.
 
Que se cuenten todos los votos es crucial, en momentos en que en varios Estados la diferencia con Biden es de unos miles de votos. Como en Georgia, donde Trump supera a Biden por apenas mil 800 votos, según el reporte de medios estadounidenses hasta las 23:00 horas. Un vuelco a favor de Biden se preveía más que factible. Sin embargo, dada la mínima diferencia, habría un recuento, por lo que difícilmente Biden será declarado ganador ahí por ahora.
 
Otro Estado clave, Nevada, con seis votos electorales, tardará hasta por lo menos el fin de semana en contar la mayoría de los sufragios aún no escrutados. La secretaria de Estado de Nevada, Barbara Cegavske, informó ayer que aproximadamente quedan 190 mil 150 sufragios por contar en el Estado, de los que 90% se concentran en el condado de Clark, donde está Las Vegas y de tendencia demócrata.
 
Unas horas antes, en una rueda de prensa, el responsable del escrutinio en el condado de Clark, Joe Gloria, dijo que espera que la mayoría de sufragios se hayan contado “el sábado o el domingo” y que el viernes darán a conocer el escrutinio de 51 mil.
 
De acuerdo con Associated Press, Biden está a seis votos de lograr los 270 electores que necesita para ganar la presidencia. La agencia declaró Arizona como estado ganado por el demócrata, con lo que tiene 264 votos electorales. Pennsylvania, con 20 electores y donde Trump también aventaja por la mínima, es otro estado definitorio. Si Biden logra darle la vuelta, aun perdiendo Arizona (con 11 votos electorales) tendría ya la cifra mágica de 270.
 
Biden hizo un llamado a la calma, insistiendo en que “cada papeleta debe ser contada”.
 
“Seguimos sintiéndonos muy bien sobre cómo están las cosas y no tenemos ninguna duda de que cuando el escrutinio acabe, la senadora (Kamala) Harris y yo seremos los ganadores”, pronosticó.
 
El exvicepresidente marcaba así un contraste con la actitud de su rival, el presidente Donald Trump, quien ayer insistió, sin presentar pruebas, que “la maquinaria corrupta” de los demócratas le quiere robar la elección con un fraude masivo.
 
El mandatario dijo que, por ello, “prevé numerosos litigios”. “Gané fácilmente si cuentan los votos legales”, aseveró, sin sustento pero “si cuentan los votos ilegales, pueden robarse la elección”.
 
Algunas de las principales cadenas de televisión en EU, incluyendo MSNBC, NBC News y ABC News, así como Univision, cortaron su mensaje. Brian Williams, de MSNBC, dijo que la decisión de cortar el mensaje se debió a que éste “no se basa en la realidad y este momento en el que está nuestro país es peligroso”. Incluso Fox News, afín a Trump, advirtió que el mandatario tendrá que demostrar, con pruebas, sus palabras.
 
Nancy Cordes, corresponsal de la cadena CNN, señaló, respecto al argumento de Trump de que iba ganando en los conteos y de repente éstos dieron un vuelco, que “no hubo ningún milagro. Todos los analistas decían, desde antes de la elección, que eso iba a pasar, porque los votos en persona serían contados primero y eso haría parecer que el Presidente iba adelante, hasta que se empezaran a contar los votos por correo”, donde se preveía ventaja para Biden.
 
Republicanos se desmarcan
 
Algunos republicanos igualmente se desmarcaron de los dichos del Presidente. Marco Rubio, senador por Florida, quien hace poco habló en un evento de campaña de Trump, tuiteó, sin mencionar directamente a Trump, que si algún candidato cree “que un estado viola las leyes electorales, tiene el derecho de impugnar en una corte y presentar evidencia que respalde sus señalamientos”.
 
Rubio había declarado horas antes que “tomarse días para contar los votos legalmente emitidos no es un fraude”.
 
Desde el retiro, el exsenador republicano Jeff Flake, por Arizona, fue mucho más directo: “Ningún republicano debería estar de acuerdo con las declaraciones del Presidente en este momento. Inaceptable. Punto”.
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Ipax
  • Seguimos trabajando
  • Salon de usos multiples