Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Se acumulan las quejas contra Jueza de Palma Sola por abuso de poder y malos tratos

Se trata de Erika Rivera Herrera, adscrita al Juzgado de Responsabilidad Juvenil

Wilber Vzquez Veracruz Ver. 17/01/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
La jueza Erika Rivera Herrera, quien labora en el distrito judicial de Palma Sola, adscrita a la etapa de juicio del Juzgado de Responsabilidad Juvenil para el Estado de Veracruz, sigue acumulando quejas en contra de sus procedimientos; ahora con el caso del expediente marcado con el folio JJ/02/2021.

Se trata del caso de un joven identificado como Gabriel "N" para resguardo de su verdadera identidad, quien fue acusado y procesado por el ilícito de lesiones hacia una persona mayor de edad.

Los hechos quedaron delimitados como lesiones que por su naturaleza no pusieron en peligro la vida, incluso lo establecía así el dictamen médico y como corresponde a la materia de justicia juvenil, tal acción no ameritaba la sanción de reclusión. Así lo señaló el abogado del menor.



Turnado el asunto a la etapa de juicio, dijo el defensor, la jueza Erika Rivera Herrera que en contubernio con el fiscal en turno violentó los principios de igualdad procesal e imparcialidad que debe regir en todo proceso; pues cambió la acusación en perjuicio del adolescente y sin justificación legal alguna decidió agravar el delito para el efecto de imponerle la sanción privativa de la libertad por dos años, sin que los hechos y la clasificación original ameritaran tal condena.

En otro caso más, un adolescente acusado de un delito grave llegó a la etapa de juicio con una medida cautelar de prisión preventiva por un lapso de cinco meses, plazo máximo establecido en materia de justicia para adolescentes.



Por disposición normativa, vencido dicho lapso la jueza debió variar la medida para que el adolescente siguiera el juicio en libertad pero no fue así; Erika Rivera Herrera, en un abuso de autoridad, decidió prolongar la medida privativa de libertad a pesar de que no existía justificación legal para ello.

Personas que la ubican laboralmente temen represalias, pues señalaron que la situación no solamente la viven los adolescentes sino también todo el personal a su cargo. Han dicho que la jueza toma por encargo a sus subordinados y de manera perversa busca que sean despedidos por el Consejo de la Judicatura, inventándoles cualquier falta, o los acosa psicológicamente de tal manera que no les queda más que renunciar.

Comentaron que es la misma jueza quien goza de ufanarse de que hasta ahora lleva más de quince personas que han estado bajo su mando y que por su intervención han sido despedidos.



El pasado 2 de julio del 2020, la Magistrada fue acusada de haber resuelto el asunto penal de otro joven sin siquiera haber asistido a las audiencias y, en octubre de 2019, la mamá de un joven procesado dio a conocer tratos discriminatorios para dejarlo tras las rejas con dolo.