Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Secretaría de Salud pagó millones a empresas dedicadas a otros giros

- PRI exhibió que constructora vendió tinas antibacteriales a la dependencia

- Otra dedicada a bienes informáticos recibió 34 millones por batas y overoles

- Hasta empresa de medicamentos veterinarios le vendió fármacos para humanos

- Contratos fueron legales, por decreto ante pandemia: Ramos Alor

Jos Topete Xalapa, Ver. 06/12/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
El diputado Marlon Ramírez Marín exhibió contratos presuntamente al margen de la ley celebrados entre la Secretaría de Salud y empresas dedicadas a otros giros, incluso a la venta de medicamentos pero para animales, que accedieron a varios millones de pesos.

Al respecto, el titular de la dependencia, Roberto Ramos Alor, comentó durante su comparecencia ante el Congreso del Estado que se avalaron los contratos como resultado de la adjudicación directa a dichas empresas para no demorar en la atención de la ciudadanía a razón de la llegada de la pandemia por COVID-19.

Sostuvo que estas empresas tenían en ese momento los insumos que la Secretaría necesitaba para hacer frente a la emergencia sanitaria y reprochó al legislador que de haber estado “en el territorio minado de COVID” al que él se enfrentó, habría hecho lo mismo.



Y es que de acuerdo con Ramírez Marín, la dependencia dio contratos a Infraestructura y Construcción Lumi, empresa dedicada a la obra civil y pesada pero que le vendió a la dependencia algunas tinas antibacteriales, por un monto de 392 mil pesos.

Araly Rodríguez Vez, quien fue beneficiada con 7 contratos para la venta de batas quirúrgicas y overoles, por un monto superior a los 34 millones de pesos, cuando su rama principal es la de bienes informáticos, bienes mobiliarios y otros.

Un contrato más fue el brindado a Sopricom Comercializadora y Servicios, cuyo giro es la venta de medicamentos veterinarios pero que ahora le vendió medicamentos para humanos a la Secretaría, por un monto de un millón 700 mil pesos.



Ramos Alor indicó que sí tuvo conocimiento de estos contratos pero justificó que las compras se basaron en un decreto para no demorar las adquisiciones en esta pandemia.

“Las compras directas efectuadas al amparo de dicho decreto se han realizado conforme a su vez lo exige la Ley de adquisiciones de nuestro Estado y siempre ponderando, escúchenlo bien, el derecho humano a la salud de las y los veracruzanos”, dijo.

Por ello, Ramos Alor afirmó que las compras hechas a estas empresas “no deben estigmatizarse” o verse como designaciones arbitrarias, pues la Secretaría a su cargo ha garantizado las adquisiciones con los mecanismos jurídicos que dispone, pues han permitido que se cuente con todas las herramientas e insumos necesarios para la atención a los ciudadanos.



“No existieron ni existirán las acciones basadas en beneficios personales; la mayor garantía que podemos brindarle a los veracruzanos es el abasto de los insumos que requieren los pacientes que sufren el padecimiento ocasionado por el virus SaRS CoV-2 en todas las unidades médicas”, dijo.