Ir a Menú

Ir a Contenido

Temporada de lluvias
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Coronavirus y Economa

Similitudes y diferencia entre las dos crisis

Recuperación de la producción en Europa desde 2008 fue detenida y agravada por pandemia

Theodora Welhemmer 02/05/2020

alcalorpolitico.com

La crisis del año 2008 era una crisis doble, la financiera y la de producción, pero yo sólo quiero reflexionar sobre la de producción, al tener ciertas similitudes con la situación actual.
 
En los últimos años, aunque la economía se ha recuperado aparentemente, la crisis de producción no estaba superada porque la tasa de paro no llegó a unos niveles que corresponderían a una potencia económica como España. (Deberían ser unos 5-6 %).
 
La crisis del sector productivo empezó en los años 2004-2005 con el desarme arancelario, y se aceleró en 2007 y 2008. Los acuerdos internaciones entre la UE y China no han sido respetados y en 2008 se produjo el colapso. Los gobiernos sabían que esta globalización extrema –deslocalizar gran parte de la producción de Europa hacia China– va a producir una cadena de cierres de empresas pero nadie tomaba medidas.
 
En España la situación ha sido especialmente dura, al tener una legislación laboral de 45 días de sueldo por años trabajado de indemnización por despido. Los políticos/comisarios establecían las reglas, causaban el caos, y los empresarios tenían que pagarlo. (Y después también los trabajadores) Estás viendo perder tus mercados, sin tener culpa, y no puedes despedir tus trabajadores.
 
Sí, podías hacer un ERE y un concurso de acreedores, ambos eran procesos largos, complicados y muy costosos. La única meta era la globalización, los empresarios estábamos completamente solos. A nadie importaba cómo van a soportar las empresas estas importaciones colosales, la gente querría comprar barato, tener 5 pantalones al mismo precio que antes costaba uno.
 
En algunos foros de discusión –con políticos e intelectuales de universidades– se intentaba hablar y discutir, a donde va a llegar esta política extrema pero si no eras partidario de la globalización eras un retrógrado. La falta de los lobbies nuestros en Bruselas era evidente.
 
¿Cuál es la diferencia entre la crisis de ahora y la crisis de 2008? Ahora, a la semana de empezar el confinamiento, todo el mundo empezaba a exigir ayudas al Estado. Trabajadores, empresarios, autónomos, sindicatos, etcétera.
 
Inmediatamente surgió la idea de la ERTE, promesas de subvenciones, créditos, ayudas, aplazamiento de impuestos y sólo estamos hablando de unos meses de falta de negocio, no como en 2008 cuando se cerró completamente el horizonte para un sector, porque no tenía marcha atrás.
 
Ahora, los gobiernos inmediatamente reaccionaron, confusamente pero al menos intentaron prever lo que puede pasar. ¿Por qué este cambio de actitud? Porque los gobernantes ahora temen que pase lo mismo que pasó hace 10 años, la radicalización de la política, el surgimiento de los partidos extremistas, más descontento general de la población que dura desde 2008 hasta hoy.
 
Y ahora los políticos de turno no saben qué ofrecer para que la gente se calle, pero estas ofertas del gobierno no pueden ser creíbles porque no hay suficiente dinero, ni en España ni en la UE.
 
Las consecuencias de la globalización radical han sido:
 
1. Muchos parados de larga duración –la tasa de paro después de la crisis– no ha bajado a unos niveles aceptables.
 
2. Desmantelamiento casi total de la producción nacional de un sector muy amplio llegando a no poder fabricar ni unas mascarillas. (Ahora las mujeres están produciendo mascarillas con su máquina casera en casa)
 
No me gusta referir a mi experiencia personal, pero menciono que yo, por ejemplo, he regalado 70 máquinas de cocer a las fábricas donde estábamos produciendo en aquellos años en los países de Europa del Este y el resto en España he vendido a Marruecos a 50 € la unidad. Algunas máquinas eran realmente caras. Las máquinas no tenían ningún valor.
 
En aquellos años yo pensaba: qué ventaja tienen los empresarios –de hoteles, restaurantes, turismo en general– cuyas actividades no pueden ser globalizadas y pueden seguir teniendo los mismos clientes de siempre a los que han conseguido con muchos años de trabajo. Además, una de las promesas de China para “compensar” la pérdida de producción europea, era prometer que mandarán muchos turistas de China (hablaron de 10 millones) en los próximos años.
 
Lo terrible es que ahora estamos, sin industria productiva nacional de una gran parte de artículos, sin turismo, y sin los avances tecnológicos que nos pronosticaron los expertos (que tanta falta nos haría ahora).
 
Los chinos han fomentado su producción textil –el sector considerado como no propio en países industrializados– dando trabajo a una parte de la sociedad menos preparada y así disponer de más medios para avanzar vertiginosamente en tecnología. En una palabra: China nos ha aventajado y Europa ha quedado anticuada.
 
Es verdad que España es mucho más que sector manufacturero y turismo, pero si el 35 % de la población está en paro y no crea ingresos, el resto no puede mantener esta parte improductiva. Y no decir que necesitamos más recursos para investigación, educación, sanidad y bien estar en general.
 
En 2008 no querríamos Estado, ahora parece que el Estado es el único que nos puede salvar del desastre.
 
*Economista (Universidad de Málaga) y empresaria
  • Toca cuidarse
  • Ipax
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Salon de usos multiples
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado