Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Las palabras de la Ley

Sor Teresa Benedicta de la Cruz

Salvador Martnez y Martnez Xalapa, Ver. 10/05/2023

alcalorpolitico.com

A la memoria de Guillermina Martínez de Martínez, mi madre.

El 24 de julio de 1942 se lee en todas las iglesias católicas de Holanda una carta pastoral de los obispos en la que condenan la persecución y deportación de los judíos. Como represalia, el comisario del Reich ordena la deportación de todos los judíos católicos. El 2 de agosto la Gestapo se lleva a Edith Stein [O Sor Teresa Benedicta de la Cruz] junto con su hermana y las deporta a Auschwitz, donde el 9 de agosto son asesinadas en la cámara de gas.

El legado de Sor Teresa Benedicta de la Cruz lo sintetiza algún autor del siguiente modo: Propuestas de Edith Stein para el mundo de hoy: La búsqueda de la verdad; reconocer el potencial; el reto de ser mujer; la intimidad con Dios [para creyentes]; una vocación contemplativa; su vida, síntesis de los dramas de un siglo.



Hoy, según la Constitución Política de México (Artículo 1°, Párrafo tercero) “Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.”.

El pasado viernes 5 de mayo de 2023, quien esto escribe inició la mediación del curso de Epistemología jurídica en el Doctorado en Derecho de la Universidad de Xalapa. Después de algunas críticas al programa de estudio, en aquella primera sesión se intentó plantear un conjunto de problemas propios de la disciplina.

Desde el principio se abrió el debate entre los asistentes. Se trata de un grupo de Maestros sumamente participativo. Un grupo que pronto mostró sus anhelos de concluir el posgrado con éxito. Lo asistentes a dicha sesión fueron: Andrea Graciela Araujo Viggiano, Carlos Flores García, Gabriela Flores Liahut, Ariel Isidro González Reyes, Yolanda Olivares Pérez, Odette Ortiz Olivas, Nyldia Karimme Pérez Salas e Isidro Pulido Reyes.



Bajo la idea de que para hacer una proposición es necesario adoptar una posición, entre las participaciones, el mediador comentó que desde hace años Eugenio Raúl Zaffaroni adoptó una posición que llama realismo marginal. Por esto, en el marco de las posiciones mostradas (el escepticismo, el empirismo, el racionalismo, el idealismo, el realismo) se comenzó por hablar del realismo, sin adjetivos.

Del grupo, sin embargo, llegó la pregunta difícil, un auténtico “torito”, pues se pidió al mediador que ahondara sobre los factores de actualidad del realismo y se recordó que: Mariano de la Maza, en un artículo titulado “Edith Stein, la profundidad espiritual, filosófica y heroica de una santa para nuestro tiempo” nos informa: “Edith Stein nace en el seno de una familia judía el 12 de octubre de 1891, en la entonces ciudad alemana de Breslau, capital de Silesia, que después de la Segunda Guerra Mundial pasaría a pertenecer a Polonia. Su nacimiento coincide con la conmemoración del Yom Kipur, día de la expiación, el perdón y el arrepentimiento sincero. Fue la menor de 11 hijos de un comerciante en maderas que murió antes de que ella cumpliera los dos años, por lo que su madre se encargó de dirigir el comercio y educar esmeradamente a sus hijos, de los cuales Edith fue la preferida, entre otros motivos, por la significación religiosa del día en que nació.”

Agrega este autor que, antes de la conversión al catolicismo, entre 1918-1919, Edith desarrolla una intensa actividad política como miembro del recién formado Partido Democrático Alemán, haciendo un giro desde un inicial patriotismo conservador a un constitucionalismo liberal abierto a reformas sociales. Con su compromiso aportó al éxito de la lucha por el derecho al voto femenino en Alemania, reconocido en 1919. Y continúa diciendo que: la experiencia decisiva para su conversión la tiene en el verano de 1921, durante una visita de unas semanas en Bergzabern (Palatinado), la finca de Hedwig Conrad-Martius, ex miembro del círculo fenomenológico de Gotinga que, junto con su esposo, se había convertido al catolicismo.



En ese lugar [Edith Stein] lee la autobiografía de Teresa de Ávila y se convence de adherir a la fe católica. El 1 de enero de 1922 es bautizada, y añade a su nombre el de Hedwig, en honor a su amiga, que ofició de madrina. Esta conversión es incomprendida por su familia y causa un gran dolor a su madre, pues la siente como una traición a su pueblo judío. Pero Edith considera que su inserción como católica, lejos de robarle su identidad como judía, más bien le da cumplimiento y un sentido más profundo, pues encuentra en Jesucristo el sentido de toda su fe y su vida como judía.

Anticipando las enseñanzas del Concilio Vaticano II, considera también que, más allá de la Iglesia visible, todo buscador sincero de la verdad, aunque no sea cristiano ni creyente, puede alcanzar la salvación. Así lo refleja la carta que dirige años más tarde a la hermana Adelgundis Jaegerschmidt, quien acompaña a Edmund Husserl en su lecho de muerte: “No tengo preocupación alguna por mi querido Maestro. He estado siempre muy lejos de pensar que la Misericordia de Dios se redujese a las fronteras de la Iglesia visible. Dios es la verdad. Quien busca la verdad, busca a Dios, sea de ello consciente o no.”

La parte más importante para este escrito, divulgadas por Mariano de la Maza, son las siguientes:



“Pero Edith no solo defiende los derechos de las mujeres, también denuncia las injusticias que se cometen contra la población judía con la llegada al poder del régimen nazi con Hitler en marzo de 1933. Los siguientes párrafos son suyos contenidos en una carta dirigida al sumo pontífice de la iglesia católica:

“Como hija del pueblo judío que, por la gracia de Dios, desde hace once años también es hija de la Iglesia católica, me atrevo a exponer ante el Padre de la Cristiandad lo que oprime a millones de alemanes.

Desde hace semanas vemos sucederse acontecimientos en Alemania que suenan a una burla de toda justicia y humanidad, por no hablar del amor al prójimo. Durante años, los jefes nacionalsocialistas han predicado el odio a los judíos. Después de haber tomado el poder gubernamental en sus manos y armado a sus aliados —entre ellos a señalados elementos criminales—, ya han aparecido los resultados de esa siembra del odio. [...]



Todos los que somos fieles hijos de la Iglesia y consideramos con ojos despiertos la situación en Alemania nos tememos lo peor para la imagen de la Iglesia si se mantiene el silencio por más tiempo. Somos también de la convicción de que a la larga ese silencio de ninguna manera podrá obtener la paz con el actual régimen alemán.”

Sor Teresa Benedicta de la Cruz es una mártir religiosa, sino también una mártir de la defensa de los Derechos Humanos.

[email protected]