Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Tras pleito por barco de Oceanografía, corrieron a tripulación y no le pagaron

La empresa quedó a deber 9 millones de pesos a 22 trabajadores del barco “Caballo Marango”

Cinthia Ziga Veracruz, Ver. 14/08/2018

alcalorpolitico.com

El inspector de la Federación Internacional de Trabajadores Marítimos (ITF), en Veracruz, Enrique Lozano Díaz, comentó que 22 trabajadores del barco “Caballo Marango” fueron obligados a abandonar la embarcación sin siquiera recibir el pago de sus salarios.

Explicó que esta embarcación pertenece a la empresa Oceanografía, aunque era peleado por la empresa que lo construyó, Sáhara Maritain, misma que ya lo recuperó; por lo que obligó a los tripulantes a dejarla y partió rumbo al puerto de Gálveston, Texas, Estados Unidos.

Lozano Díaz detalló que los tripulantes fueron abandonados en el puerto de Coatzacoalcos, pese al adeudo de 9 millones de pesos que dicha empresa tiene con ellos, por concepto de salarios.



Señaló que aunque la salida de la embarcación del puerto fue legal, se debió anteponer la situación de los trabajadores, quienes por años han trabajado paraOceanografía.

"Un Juez fue el que decidió el resultado del pleito entre las dos navieras, pero lo que no fue legal es lo de los salarios de los trabajadores; los obligaron a abandonar la embarcación de forma ilegal", dijo.



El inspector de ITF remarcó que se está procediendo legalmente, sin embargo, reconoció que no todos los trabajadores han demandado, pues algunos siguen esperanzados en recibir su pago.

"La denuncia es contra Oceanografía y Sáhara Maritain por despido injustificado", agregó y al mismo tiempo dijo que en estos casos, lo más beneficioso para los trabajadores es que la empresa se declare en quiebra y se vendan los barcos para que de ese dinero se les pague su salario.

Asimismo, recordó que en el Puerto de Veracruz hay media decena de embarcaciones que están en las mismas condiciones que "Caballo Marango", es decir, tienen problemas legales con la empresa Oceanografía, a la que prestaban diversos servicios, pero lamentablemente jamás recibieron el pago por los mismos.