Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac
?Nos dijeron que las tierras ya eran nuestras?

Tras violento desalojo en El Milagro, 70 familias viven como animales en galeras y en un viejo cine

- En pisos de tierra, comederos de vacas y caballos, hombres, mujeres y nios se tienden en catres para dormir - El Ayuntamiento nada ha hecho para defenderlos y darles un espacio digno - Llevaban 10 aos de gestiones ante la SRA que prometi apoyarlos y pagar al particular el predio, pero nunca cumpli - En la expulsin, policas les destruyeron y robaron sus pertenencias; claman ayuda al Gobernador

Ignacio Carvajal Veracruz, Ver. 17/06/2009

alcalorpolitico.com

Despus de haber sido desalojados hace una semana por elementos de la Secretara de Seguridad Pblica, las 70 familias que habitaban el predio El Milagro, de este municipio, ahora viven en galeras para ganado.

El pasado martes, unos 300 elementos de la SSP, por una orden judicial, llegaron al predio mencionado (tambin conocido como Santa Regina), y haciendo uso de la fuerza, con maquinaria pesada, y camiones de carga, arrasaron las humildes viviendas de los campesinos, que no pudieron hacer nada por defenderse: los hombres estaban fuera, trabajando, y las mujeres, ni rogando a dios hubieran contendido el choque.

Debe recordarse que estas personas llegaron a vivir a El Milagro hace 10 aos, y desde entonces entraron en negociaciones con la Secretara de la Reforma Agraria, y recientemente con gobierno del estado, para pagar el predio. Sin embargo, las partes oficiales no cumplieron su promesa y los abandonaron a su suerte, dice Jos Luis Vergara Muoz, el lder del grupo.

Hemos buscado que nos expliquen en gobierno del estado porque nos hicieron esto, si se supone que las tierras ya eran nuestras, nos las haban prometido y el dueo estaba esperando solamente el pago. En Mxico en Reforma Agraria tambin nos dijeron lo mismo, que las tierras ya eran nuestras, pero no nos cumplieron y nos mandaron ac a vivir de esta forma, expuso.

Las pertenencias de los labriegos que no fueron destrozadas, las subieron a varios camiones y patrullas y las arrojaron en las instalaciones de la Unin Ganadera Local, un campo de bodegas, galeras y comederos para vacas, caballos y asnos, denunci.

Es un sitio a la intemperie, construido para animales, que cada ao es usado para celebrar la feria ganadera de la zona, pero ahora es un albergue para 40 familias de campesinos que se quedaron sin casa. Las otras 30 fueron enviadas al cine viejo, en el centro de Rodrguez Clara, cuyo inmueble est a punto de caerse, en condiciones insalubres y hacinadas.

Pero podra decirse que de los dos grupos, a los que mandaron a la sala cinematogrfica les fue mejor. Tienen piso de concreto y cuando menos pueden tender sbanas y cartones al suelo para dormir. Los de la ganadera estn en la tierra y sin paredes.

Bien conocida es esta zona del sur del estado por los chaparrones que a cada rato se dejan caer. En el momento ms intenso del aguacero los caminos se cierran, no se ve nada y en algunos casos hay que detener la marcha. Jos Luis Cuenta que su gente, mientras siga en estas galeras, sin paredes, correr el riesgo de contraer enfermedades respiratorias por las lluvias.

En el grupo hay unos 20 nios, no van a la escuela, y lo que complica su indefensin es que por las noches, si llueve, siempre se mojan. Por ms que se acurruquen entre los comederos del ganado, que han habilitado como camas, no escapan al glido abrazo de la lluvia con viento.

Jos Luis:
Al segundo da que llegamos, se nos vino un fuerte aguacero, pusimos unas lonas, bolsas, costales, pero no pudimos contener el golpe de la lluvia. Entonces, todos jalamos a la bodega que est ac junto, es un mejor edificio porque tiene piso, techo y las cuatro paredes.

Para la maana, ya tenamos ac a la gente de la Unin Ganadera, los dueos de todo esto, y los que le hicieron el favor a la alcaldesa Amanda Gaspern (PRI) de prestarle este espacio para nosotros, y nos dijo que no podamos quedarnos all, que nos regresramos a los comederos, porque all se renta para hacer fiestas.

An as, los colonos tratan de llevar su vida dentro de la normalidad, las mujeres cuidan los pollos, los hombres salen a buscar trabajo en los campos pieros aledaos y los nios corretean todo el da con los juguetes que pudieron rescatar.

Dentro del galern, recargado sobre unos costales de alimento para vaca, se mira a Jesucristo en la cruz, all mismo un atril y algunos utensilios de la eucarista. El conjunto formaban el altar de la iglesia de El Milagro, misma que fue demolida por la maquinaria pesada.

Mientras este es centro de oracin de los fieles desalojados. Cuando estaban en su comunidad, un padre iba a oficiarles misa una vez por mes, con eso se sentan satisfechos. Quienes queran fortalecer la fe cada ocho das se iban a la cabecera de Rodrguez o a otro templo.

Mara Flix Prez Pea, morena, de rasgos indgenas, era la encargada de la Tesorera de la iglesia de El Milagro, a pesar de que dice ser muy catlica, pide fortaleza a Dios para perdonar en estos momentos:

Esos policas adems de que tumbaron nuestras viviendas, se robaron nuestras cosas, trastes nuevos, lo que les serva y podan esconder. A m me sacaron 12 mil pesos de mi casa, se metieron remiendo el candado. El dinero era de la rifa de unos zapatos que haban donado para mejoras del tempo. Cada uno de nosotros compramos un nmero y se juntaron los 12 mil pesos, ya no tenemos iglesia ni dinero.

El grupo que se qued en el edificio que ocupaba el cine de Rodrguez Clara, estn en un inmueble viejo, caluroso y hmedo. Son 30 familias que hacen grandes esfuerzos por comer, baarse y tener una vida normal. Cuentan con un solo bao para todos y el drenaje no sirve. Los olores ftidos se concentran y lo menos que siente uno es ganas de permanecer en su interior.

Las mujeres y los hombres se concentran afuera, a tomar aire, y de vez en cuando se ve a alguna llorar. No pueden creer que se quedaron sin tierra, sin casa y sin techo. La mayora de los campesinos se miran fuertes, de manos correosas y curtidas por las labores del campo; sin embardo, al verlos a los ojos se les descubre tan endebles porque tambin sollozan, y sin ocultar las lgrimas.

Lo nico que nos queda es esperar a que gobierno del estado nos d una respuesta de por qu nos sacaron, por qu no se pagaron esos terrenos a los dueos, si supuestamente para all iban las negociaciones, y porque nos tienen en estos sitios tan poco dignos para vivir, concluy Jos Luis Vergara Muoz.