Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

UV, ¿y los escritores?

Sergio Gonzlez Levet 30/10/2018

alcalorpolitico.com

Hace un año o dos, cualquier xalapeño de la culta capital de Veracruz podía darse el lujo de caminar por la calle de Enríquez y saludar de repente a un ganador del Premio Cervantes que otorga la Corona Española, y que es considerado el más importante de la literatura en castellano, una especie de Premio Nobel para los escritores que usan nuestra lengua.

Sergio Pitol, que además de autor magnífico también era una gran persona, todo amor literario él, devolvía con una sonrisa el saludo, o se detenía en la calle y contestaba amablemente lo que le dijeran o preguntaran o hasta le reprocharan (se llegó a dar el caso).

Gracias al abrigo de la Universidad Veracruzana, muchos narradores veracruzanos de gran relieve terminaron viviendo en Xalapa, y vinieron para darle aún mayor lustre a la fama cultural de la ciudad; un lustre, por cierto, que empezó con la odisea editorial que forjó Sergio Galindo en los años 50, y de cuyas glorias ha seguido sobreviviendo la fama literaria de nuestra máxima casa de estudios.



Galindo se instaló a vivir en su natal Xalapa allá por los años 80, y antes ya lo habían hecho el orizabeño Emilio Carballido (autor de varias novelas y cuentos, además de su consabida fama de dramaturgo) y el porteño Juan Vicente Melo, al igual que Juan Rulfo celebrado por su corta obra narrativa.

Uno tras otro, nuestras celebridades literarias se fueron desgranando con el paso de los años y nos dejaron en una orfandad total, porque nadie ha venido a ocupar el lugar que dejaron.

El minatiteco Luis Arturo Ramos, por ejemplo, se da sus vueltas por la capital de vez en mes, pero sigue empecinado en vivir en El Paso, donde es maestro emérito de la Universidad de Texas.



De los poetas no hablo, porque tenemos varios y grandes nacidos en Veracruz, como Jorge Brash y Francisco Hernández y Ángel José Fernández y José Luis Rivas, pero narradores de peso y con reconocimiento nacional, en Xalapa no hay ya.

¿Qué estará pasando? ¿Será que se acabó la imaginación de los veracruzanos? ¿O que las nuevas tecnologías han ganado la batalla y han mandado al rincón del olvido a la prosa de ficción?

¿O tal vez las autoridades universitarias actuales encabezadas por Sarita han olvidado cómo mantener el esplendor de nuestra cultura?



Quienes vivíamos en Xalapa, quienes vivimos en Xalapa en esas épocas gloriosas, ahora bajamos discretamente la voz y enunciamos una especie de murmullo como respuesta cuando alguien nos pregunta en dónde están los grandes escritores veracruzanos.

¿Será que se acabaron para siempre?